La Juve, el club que convierte los problemas en oportunidades

Andrea Angelli. Foto: Focus Images Ltd.

Este año la Juve ha decidido presentar un nuevo escudo. No es la primera vez. Ni será la última. La capacidad de la Juve de evolucionar es sorprendente. En 2006, hace 12 años, la Juve debutaba en Serie B en el campo del Rimini. 12 años después tiranizan la liga después de convertir un descenso judicial en una oportunidad para modernizar el club más ganador de toda Italia. Donde los otros vieron un castigo, con razón, ellos vieron una oportunidad. Todo un acierto.

En 10 años, la Juve ha presentado un nuevo escudo, un nuevo estadio, un nuevo himno, una política moderna de comunicación en las redes. Han permitido que Netflix se meta hasta en el vestuario o el coche de Buffon para hacer un documental sobre la Juve actual y han pagado un documental sobre los Agnelli para que nadie pueda dudar de su pasado. Ha creado su equipo de fútbol femenino a lo grande (pueden ganar la liga el año de su debut, luchando contra el Brescia), una ciudad deportiva, equipos formativos con un nuevo estilo… casi todo. Y todo gracias a una nueva generación de directivos juventinos que aprovechó ese descenso para ocupar el sitio de viejos dirigentes, ganadores natos, pero anclados en el viejo estilo. Algunos de los personajes claves no tienen ni 45 años, como Andrea Agnelli, presidente de la Juve. Agnelli ha estudiado en Oxford, habla idiomas y se inspira en las empresas americanas. Admira a sus padres y abuelos y, como ellos en su momento, entiende que toca mirar hacia el futuro. Solamente entendiendo que los Agnelli inventan una y otra vez la imagen de sus productos, los coches, para seguir vendiendo, se puede entender como la Juve lo analiza todo. Y para mantener una tradición, rompe pequeñas tradiciones como los símbolos.

La Juve es modélica en su gestión económica, no ficha por fichar y apuesta por profesionales en áreas claves que llegan de fuera. Hace años, la Juve pedía el VAR. Ya lo tiene. Hace años la Juve pide que existan equipos filiales. Y la Federación y la Liga lo acaban de aceptar, con la condición que sean equipos con jugadores sub-23. La Juve es moderna y ganadora, y su principal problema ha sido el entorno: Italia. Durante años, la Juve lo gana todo aunque no controla los despachos federativos, con hombres más cercanos al viejo Milan de Berlusconi o Galliani. O Lotito, presidente de la Lazio, moviendo hilos en la sombra. Por eso algunas de las propuestas de la Juve, como los filiales, ha sido pospuesta durante años hasta ahora, cuando el desastre de no meter a la selección en el Mundial ha provocado un terremoto en el que la mayoría ha visto un drama, con razón. Menos la Juve, que ha visto una oportunidad. Los grandes empresarios siempre ven oportunidades.

The players of Juventus during training, ahead of their UEFA Champions League Final, at Juventus Stadium, Turin Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 01/06/2015
El nuevo estadio es uno de los iconos de la Juventus moderna. Foto: Focus Images Ltd.

Modernizar la Serie A es complicado. James Pallotta, con sus errores y aciertos, sufre en su propuesta de modernización de la Roma. Nápoles, Fiorentina o Sampdoria proyectan nuevos estadios, apuestan por un fútbol moderno y quieren evolucionar, aunque sus propios presidentes recaen en pecados del pasado con frecuencia. En Milán, la llegada del fútbol asiático es un desastre. Aunque pueda parecer raro, a la Juve le interesa, para potenciar el mercado, una liga italiana más igualada. Esta temporada, pues, ha sido un éxito: ganar y con emoción. Aunque en los despachos del club, se defiende, nunca en público, que el futuro será una liga europea con la Juve presente. Otra oportunidad empresarial donde otros hablarán, no sin razón, de un desastre.

Lee aquí los tres textos de nuestro especial sobre la Juventus campeón de la Serie A 2017-18

Y esa es una de las claves: los otros clubes dependen de personas concretas, de empresarios. Proyectos que pueden durar 5, 10 o 15 años. La Juve sigue en manos de la misma gente durante 90 años. Tiene una idea, tiene un plan, tiene gente formada.

La Juve ha sufrido estos años golpes, como la investigación sobre si Andrea Agnelli dialogó con la mafia calabresa (se demostró que habló con ellos sin saber que eran mafiosos, pues él pensó que eran ultras, cosa que también provocó una sanción), eliminaciones europeas o el caos federativo. Así que tampoco preocupa encarar un futuro incierto a nivel deportivo: tocará despedir a jugadores como Buffon o Chiellini. Los últimos años han despedido a Pirlo, por ejemplo. Y han seguido ganando. La Juve siempre encuentra la forma de ganar una y otra vez. Aunque toque apostar por una nueva imagen. La esencia es la misma.

Juventus coach Massimiliano Allegri (left) and goal keeper, Gianluigi Buffon, during a press conference at Allianz Arena, Munich Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 15/03/2016
A la Juventus no le preocupa encarar un futuro incierto a nivel deportivo. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*