La mediocridad invadió Milán

Milan Inzaghi 2 -  Amil Delic

La mediocridad ha invadido Milan. Se nota en las caras tristes de los hinchas. En las conversaciones en las cafeterías, en las redes sociales, con un interista, Valentino Rossi, protagonista de la actualidad cuando se jugaba el derbi entre Inter e Milan. Milan, la única ciudad con dos equipos campeones de Europa, una urbe activa, imaginativa y ambiciosa, se frota los ojos ante tanta fealdad. Ante esta mediocridad.

El Milan, noveno, sacó un punto al Inter, décimo. Los dos clubes se anularon entre ellos en un derbi frustrante, en que lo mejor fue la coreografía de unas hinchadas que sufren las bromas de los aficionados de la Juventus, sorprendidos con el rendimiento indigno de plantillas que representan estos colores. Dos caricaturas ocultas debajo las camisetas del Inter y el Milan.

El derbi era una oportunidad. Ganar significaba mantener opciones de llegar a jugar la Europa League y hundir al vecino. Cómo no, empataron, como si los dos clubes se dieran la mano, se ataran al cuello una piedra y saltaran a un pozo. El empate deja a los dos equipos lejos de Europa y ni permite tener la consolación de un derbi ganado, pues esta temporada los dos acabaron en empate.

Milan vs Inter - Football tactics and formations

Dispositivos iniciales. Infografía: Sharemytactics.

Mancini e Inzaghi llegaban al derbi en situaciones parecidas, aunque peor lo tenía Mancini, por detrás en la tabla con mejores refuerzos en el mercado de enero. Los dos entrenadores llegaron al andén, esperando uno de los últimos trenes, con cara preocupada, entre bajas y jugadores fuera de forma. Así, Inzaghi le dio la titularidad al español Suso, quien poco a poco pide paso (esta semana marcó dos goles en un amistoso contra la Reggiana y gustó contra la Sampdoria) y dejó algunos detalles, como la jugada de un gol anulado por fuera de juego a Alex. Alex, por cierto, otro que volvía de una lesión.

El Inter fue mejor, aunque solamente con voluntad, no se ganan partidos. Mancini, sin Guarín o Brozovic, apostó por un chico de Costa de Marfil de 18 años, Gnoukouri, buscando un centro del campo con carácter que recuperara la pelota y golpeara rápido al adversario. Icardi, Palacio y Kovacic, con Hernanes con galones, dominaron los primeros minutos con aproximaciones a Diego López, aunque poco a poco el partido se igualó. El Milan, con Poli, De Jong y Van Ginkel en el centro del campo, poco a poco recuperó cierta seguridad, aunque Menez no tenía su día, jugando de falso nueve acompañado por Boventura y Suso. Durante el primer tiempo, el juego brilló por su ausencia, sin talento ni ambición. Al descanso, el Milan, aunque había sufrido durante los primeros minutos, había conseguido anular al rival, con líneas juntas y orden.

Tottenham Hotspur v Manchester City.Barclays Premier League

El Inter de Mancini se encuentra en una situación delicada. Foto: Focus Images Ltd.

En la segunda parte el Inter encontró por fin espacios contra un Milan que quería salir de su área, y acababa dejando espacios a los rivales. Aunque el Inter no atacó demasiado bien e intentó jugar su suerte al talento de sus atacantes, el equipo de Mancini mereció más. El entrenador acabó indignado con el colegiado del partido, pues anuló un gol a Palacio por fuera de juego de Icardi, no pitó dos manos dentro del área (una de Mexes y unas muy claras de Bonaventura después de un remate de Ranocchia) y anuló un gol en propia puerta de Mexes por falta de Palacio.

Mancini, indignado, apostó por Shaqiri, hoy suplente, por un Kovacic bastante entonado, uno de sus mejores jugadores desde que llegó Mancini. Obi entró por el debutante Gnoukouri, bastante firme en el centro del campo, aunque el Inter no pudo transformar sus llegadas en goles contra un Milan inoperante en ataque aunque entraron Cerci y Destro, por Poli y Suso, en la segunda parte. El Milan acabó firmando un empate con poco balón y para suerte del Inter, sus hinchas prefirieron abuchear al colegiado. Su equipo ocupa la décima posición. La décima. Y ni supera en la tabla al Milan más pobre de los últimos 25 años. Los chicos de Inzaghi, ordenados en la primera parte, no encontraron ni la calma ni su sitio en un segundo tiempo en que jugaron con fuego, permitiendo que jugadores claves del rival se encontraran más cómodos.

San Siro presenció un espectáculo mediocre. Son destellos puntuales, emoción por la tensión y un juego gris protagonizado por equipos sin confianza. La próxima temporada, salvo milagro, San Siro no tendrá competiciones europeas. El Milan encadena dos empates justo cuando se habla de la llegada de inversores chinos. Nadie tiene claro qué sucederá con Inzaghi, Berlusconi y el Milan en general.

El Inter suma 1 victoria en las últimas 9 jornadas. Sus hinchas no tienen claro si este empresario indonesio que compró el club está en su sano juicio. Seguramente, Thohir tampoco entiende al Inter.

Foto de portada: Amil Delic.

Related posts

5 comments

Insisto, me parece que el Milan tiene bastante materia prima pero esta temporada no han tenido un entrenador de verdad. Ojala para la nueva temporada que viene se traigan un entrenador, el sueño pues seria el bueno de Kloppo.

Suena duro, pero es la realidad de estos dos equipos. No necesitan experimentos en los banquillos, necesitan experiencia y dureza. Ninguno de los dos tienen buenos entrenadores, Tal vez Mancini tenga mas recorrido y mas demostrado , pero a mi no me gusta.
Mi argumento principal hacia sus equipos es la falta de personalidad, no sabes a que juegan. Están a medio camino de todo, ni son equipos que juegan el balón, ni contragolpeadores puros.

En cuanto a Inzaghi, no tiene un equipo como para ir noveno en la Serie A.

Por lo tanto el primer objetivo para que que vuelvan a su nivel alto y de competición necesitan buenos entrenadores, mientras eso no cambie no creo que su posición en tabla mejore.

Y repito siento la dureza.

Deja un comentario

*