La tragedia de Parma

Parma - verdi85

“Esto no es una salumeria!”, gritó el alcalde de Parma, Federico Pizzarotti. La bella ciudad de Parma vive días intensos. Su club de fútbol, esa entidad que celebró el centenario hace un año y fue grande en los 90, se encuentra a un paso de la desaparición. Colista, con deudas y sin poder pagar sueldos, el club se hunde mientras cambia de manos. Al final, el alcalde ha alzado la voz pidiendo seriedad. En una ciudad conocida por sus ricos manjares, el alcalde quiso recordar que el Parma es algo más que una empresa privada. Representa una ciudad, unos valores, unos sentimientos. Los hinchas, grandes víctimas del drama, le han preguntado al alcalde por qué reacciona ahora, tarde. El Parma, seguramente, desaparecerá. Falta decidir como. Puede desaparecer, dejar de jugar y perder los partidos que quedan en un despacho por 3-0. O puede acabar la liga, desaparecer y como quiere la Federación, crear una nueva sociedad de forma ordenada. Sea como sea, se bajará el telón.

Città di Parma

Federico Pizzarotti, alcalde de Parma. Foto: Città di Parma

Contamos en su momento la decadencia del club en tres actos. Sin imaginar que el cuarto sería una tragedia peor que el final de Aida de Verdi, el hijo ilustre de la ciudad. El Parma podía empezar, la próxima temporada, en la cuarta división. O la quinta. Si el alcalde consigue salvar los muebles, el Parma jugaría en la Serie B. El ayuntamiento y la Federación quieren poner 5 millones que permitan acabar la temporada. Cerrar el club vender los derechos a un nuevo propietario y que este devuelva los 5 millones en la Serie B. Sería la mejor noticia del actual colista, sancionado con un punto por no pagar sueldos. Y listo para recibir en las próximas horas la extrema unción.

Por primera vez, un partido de la Serie A se ha suspendido por falta de dinero. El duelo entre el Parma y el Udinese no se juega ya que el Parma no tiene dinero para pagar los empleados de seguridad y de control de accesos del Ennio Tardini. El Parma pidió jugar sin público para poder ahorrar, pero la Federación Italiana dijo que era imposible: la pelota no rodará este domingo. La Federación ha explicado que la decisión se tomó después de que el sindicato de jugadores y la asociación de entrenadores expresasen su descontento. Los jugadores del Parma no han cobrado en meses. El plazo fijado para cobrar por la Federación se ha superado y los hinchas se preguntan en manos de quién está el club, pues ha cambiado de manos dos veces en los últimos dos meses.

El Parma, un gigante durante los 90, sufrió un golpe muy duro en 2004, cuando el grupo agroalimentario ‘Parmalat’, el principal de la ciudad, sufrió problemas con la justicia, en medio de una crisis financiera terrible. Calisto Tanzi, el fundador de la empresa que llegó a ser líder mundial en la producción de leche, acabó en la cárcel por falsificar cuentas y documentación. Más de 10 directivos fueron juzgados y encarcelados cuando se descubrió un agujero contable superior a los 10.000 millones de euros. Parlamat controlaba el club de fútbol y el hijo de Calisto, Stefano, era el presidente. Ese 2004 dimitió y la nueva directiva, liderada por el comisario extraordinario Enrico Bondi, nombrado por el Gobierno para tratar de reflotar a Parmalat, vendió a los mejores jugadores para cuadrar los números. En 2007, un joven empresario de Brescia, Tommaso Ghirardi, compró el club y prometió recuperar la grandeza. Pagó parte de las deudas y se gastó 11 millones en jugadores como Radek Petr, Reginaldo, Alfonso de Lucia o Stefano Morrone. Y el Parma perdió la categoría. Aunque se pasó una sola temporada en la Serie B, ya que ascendió al año siguiente.

Parma - verdi85

La afición del Parma sufre por el futuro de su equipo. Foto: verdi85

Los años de Ghirardi pasaron, sin gloria, sin títulos La última temporada fue la mejor, con una sexta posición que significaba el retorno del Parma a Europa por primera vez en 8 años. Aunque el sueño se rompió en mil pedazos meses después, cuando la Alta Corte de Justicia Deportiva italiana negó al Parma la licencia UEFA para jugar la Liga Europa y repescó en su lugar al Torino, alegando que el Parma no pagó 300.000 euros del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de algunos fichajes. Sin jugar en Europa y cada vez con más deudas, Ghirardi decidió vender un club caótico, pues el Parma tiene cedidos por el mundo más de 200 futbolistas profesionales, 71 de ellos en régimen de copropiedad con otros clubes. En 2013, por ejemplo, llegó a ceder 19 jugadores a un mismo club, el ND Gorica esloveno, entrenado por Luigi Apolloni, exjugador del Parma.

Ghirardi acabó vendiendo el Parma a Dastraso Holdings, un conglomerado chipriota con capital ruso, que nombró como presidente a Ermir Kodra, un albanés de 29 años. Luego, estos vendieron el Parma por 1 euro al grupo esloveno Mapi Group. Con tantas deudas, el club dejó de tener valor. Y los eslovenos pagaron un euro, comprado una entidad hundida. Mapi Group ha puesto de presidente a Giampietro Manenti, un tipo que prometió pagar sueldos y de momento, no los paga.

El alcalde, pues, ha alzado la voz. El caso de Parma es significativo porque fue la primera gran alcaldía conquistada por el movimiento ‘5 estrellas’ del cómico Beppe Grillo. Pizzarotti, un alcalde que usa un coche eléctrico de segunda mano después de vender los coches oficiales de lujo del consistorio, ha pedido iniciar el proceso de defunción tutelada del club, colaborando con la justicia para conseguir refundar el club en la Serie B. El presidente Manenti decía que el Parma no moriría, pero no paga, y ya han llegado tres notificaciones judiciales que piden pagar deudas. La desaparición, pues, parece el destino final. “No es una salumeria, es un club de fútbol. Si esta gente ni tiene una cuenta corriente en Italia para poder pagar sueldos, será que nos engañan”, decía el alcalde.

La foto de Alessandro Lucarelli

Este domingo, los hinchas se concentrarán delante del estadio a la hora en que tocaba ver un partido. Alessandro Lucarelli, uno de los jugadores que no cobra y sigue poniendo la pierna como el primer día, lo ha resumido todo en las redes sociales colgando una foto de una vieja pelota y un pequeño texto. “Te han hundido, amiga mía”.

Foto de portada: Parma – verdi85

Related posts

9 comments

Una pena la verdad, grandes clubes que se hunden producto de la mala gestión de sus dirigentes. Por cierto, grandísimo artículo Toni, como siempre. Saludos desde Chile.

En este club jugó el gran Burrito Ortega, Crespo, Verón, entre tantos otros, qué tiempos aquellos. Ojalá vuelva algún día a ser lo que era. Saludos Toni desde Santiago, Chile.

Deja un comentario

*