Las jugadas de estrategia condenan al Hellas Verona en Milán

Walter Mazzarri (Foto: www.thesportreview.com).

Venció el Inter de Mazzarri ante el Hellas Verona (4-2) con tres goles anotados en jugadas de estrategia, en tres córners. Se puso 2-0 muy pronto, marcó el tercero poco después de la reacción del Hellas a través de Martinho y amplió la ventaja a 4-1 al inicio de la segunda mitad. Aun así, el Hellas luchó hasta el tramo final, quizás porque marcaron el segundo a falta de unos 20 minutos para el descuento o porque Luca Toni, pese a sus 36 años, todavía intimida en el área ajena. Hoy regaló dos asistencias magníficas jugando de espaldas.

El Inter jugó muy bien en la primera media hora. Con la formación ya habitual desde que llegó Mazzarri, lo más interesante fue el comportamiento de los cuatro centrocampistas. Kovacic partía ligeramente por delante de Guarín, Cambiasso y Ricky Álvarez, pero una vez el balón llegaba al campo rival las piezas empezaban a moverse. Cambiasso mantenía la posición mientras Guarín se descolgaba hacia arriba, cayendo a menudo a la banda derecha junto a Jonathan. En cambio, Ricky Álvarez hacía el movimiento inverso y bajaba a recibir casi a la altura de su compatriota Cambiasso. Kovacic, por su parte, también retrasaba ligeramente su posición, de tal manera que acababa jugando casi en paralelo a Guarín.

Los cuatro centrocampistas del conjunto de Mazzarri superaban en cantidad (y calidad) a los del Hellas Verona en esa parcela del campo (4 contra 3) y lo aprovecharon para combinar con cierta facilidad. Y si había alguna dificultad, aparecía Rodrigo Palacio para dar continuidad a la jugada con inteligentes toques entre líneas. De vez en cuando el Inter apostó por algún balón en largo buscando a Palacio a la espalda de los centrales. El delantero argentino está pasando por un momento muy dulce y se nota. Cada vez que coge el balón genera peligro. Aunque al final tres de los cuatro goles llegaron a balón parado, Rodrigo asistió en uno de ellos y apareció en el área pequeña para aprovecharse de un rebote en otro de los tantos. Marcó sin querer, pero lo gritó como si hubiera anotado un golazo.

Walter Mazzarri (Foto: www.thesportreview.com).
La pizarra de Walter Mazzarri fue decisiva frente al Hellas Verona (Foto: www.thesportreview.com).

Mención especial para el Hellas Verona, que partía como cuarto clasificado al inicio de esta jornada. En el peor de los casos la terminarán como sextos, algo que tiene bastante mérito para un recién ascendido. No jugaron mal, pero defendieron fatal las jugadas de estrategia y lo pagaron caro. Aun así, pusieron en problemas al Inter con sus futbolistas de banda derecha (la de Nagatomo). Primero con los centros de Cacciatore y después con las incorporaciones de un activo Rômulo. El conjunto de Mandorlini, ex futbolista del Inter en los 80, acabó con tres zagueros, dos carrileros largos, dos centrocampistas, un mediapunta y dos delanteros. Lo intentó a través de un Iturbe demasiado obsesionado con disparar desde lejos y con lo que pudiese generar el temor que infunde Toni cuando le cuelgan un balón al área. Sin fortuna.

No pudo marcar un tercer gol, pero el Hellas se marchará del Giuseppe Meazza con la cabeza alta. Tras nueve jornadas, sólo ha perdido tres partidos: Roma, Juventus e Inter. Frente a tres de los cuatro primeros clasificados de la Serie A. No son un equipo cualquiera.

Related posts

1 comments

La gasolina del Hellas Verona llegará hasta que empiecen la lesiones, sanciones y la fatiga. No me sorprendería que después del parón invernal empiecen a caer. Ojalá que no, ya que estas ‘sopresas’ son muy gratas en el fútbol.

Deja un comentario

*