Los goles se celebran mejor en el descuento

Gasperini - calciocatania

Enloqueció Marassi en el descuento. ¿Cómo no iba a enloquecer la afición del Genoa con una victoria contra la Juventus, vigente dominador patrio, en el descuento? Corrió Antonini de ese modo como se celebran los goles importantes, sobre todo en el caso de los suplentes, esquivando compañeros mientras se dirigía hacia el banquillo para abrazar al típico suplente que predijo que anotaría el gol de la victoria. Al final, como sucede casi siempre, lo placó un futbolista vestido con una camiseta del mismo color y terminó aplastado bajo el peso de varios de sus compañeros. En la última acción de ataque del Genoa, Bertolacci puso un pase muy bombeado en el área juventina, Matri tocó el balón con la punta de la bota y asistió a Antonini, que se encontraba solo en la frontal del área pequeña. Sólo tuvo que controlar el balón para dirigirlo hacia la portería de un batido Buffon, que cumplía su 500º partido con la Juve. Antonini no pareció creerse que el esférico le cayera a él, en ese minuto, en esa situación, y poco le faltó para fallar. Pero el balón entró. Y el Genoa ganó.

Buffon no pudo celebrar con victoria su partido número 500 con la camiseta de la Juventus.

No fue un gran partido. El ritmo lento y cansino presidió casi todo el encuentro. El Genoa esperó bastante atrás, replegado, mientras permitía que los centrales visitantes tocaran el balón todo el tiempo que quisieran. Pero la Juventus profundizaba poco. Los carrileros apenas incidieron en el choque, Marchisio no dibujó pases imposibles desde la posición de mediocentro ni Pogba y Vidal sometieron al adversario con su presencia física o sus llegadas desde la segunda línea. El balón era de los hombres de Allegri, pero las ocasiones escaseaban. Aun así, la Juve goza de suficiente calidad para hacer daño incluso cuando su juego no es fluido y obligó a Perin a intervenir en un par de ocasiones en la primera mitad. En una ayudó el palo para evitar el gol de Llorente.

Aunque peor fue la segunda mitad, con muchas más interrupciones y aún menos ocasiones. Hasta el minuto 65, cuando Morata sustituyó a un gris Llorente. El exdelantero del Real Madrid dinamizó el ataque turinés y desordenó a la zaga local en sus dos primeros toques. La primera vez que entró en contacto con el balón asistió a Tévez, pero el argentino vio cómo Mandragora bloqueaba su remate desde dentro del área. Unos segundos más tarde sería el propio delantero español quien, tras una buena conducción, se toparía con el joven Mandragora, mediocentro que a sus 17 años debutó en la Serie A como titular ante la Juventus y no dejó mala impresión. Morata aportó mayor movilidad a un equipo muy estático hasta ese momento y mejoró la cara de su equipo. Pasados sus primeros minutos de impacto, volvió a emerger en la recta final. Entonces su némesis fue Perin, guardameta local, que detuvo dos muy buenos lanzamientos del ex del Real Madrid. Por si acaso, hasta le paró una tercera ocasión clarísima que Morata remató en el área pequeña, aunque no valía porque se encontraba en posición de fuera de juego.

Morata Juventus Focus

Morata fue uno de los mejores futbolistas de la Juventus pese a solo jugar 25 minutos. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, pese al protagonismo de Perin, el Genoa logró que pasaran pocas cosas hasta el tramo final del encuentro. Logró que la Juventus se sintiera incómoda y se quedara sin marcar por primera vez esta temporada en Serie A. De hecho, el mes de octubre no ha sido bueno para el equipo de Allegri, que ha perdido dos partidos de Champions (Atlético y Olympiacos), ha empatado en Sassuolo y se ha dejado los tres puntos en Génova. En este último choque, el buen despliegue defensivo de los de Gasperini redujo sus posibilidades de hacer daño al contraataque, y como consecuencia los futbolistas de perfil ofensivo como Greco, Perotti o Pinilla apenas incidieron en el desarrollo del partido. No obstante, un pase bombeado de Bertolacci, en apariencia inocente, terminó en la red de Buffon. Generó poco peligro, pero fue más eficaz. Y el Genoa lo celebró como casi nunca, porque pocas veces los planes salen tan bien. Pocas victorias generan tanto placer como las que llegan en el descuento.

Foto de portada: calciocatania

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*