Luca Toni no lo fue todo

Luca_Toni

El gran logro de la historia del Hellas Verona llegó contra todo pronóstico. Fue el Scudetto conquistado en el año 1985, en un curso en que clubes como el Nápoles de Maradona o la Juventus de Platini eran solo un ejemplo de la pléyade de estrellas mundiales que militaban en distintas entidades italianas, como era el caso de Zico, Sócrates o Rummenigge. Un 24 de agosto de 2013 el Hellas Verona volvió a ser noticia por dar una sorpresa, por vencer en el partido inaugural de la Serie A 2013/14 al Milan.

El conjunto de Verona ha anotado ya tres goles en competición oficial (uno al Palermo en Copa y dos al Milan en liga), todos con la firma de Luca Toni, eterno goleador, Bota de Oro y campeón del mundo en 2006. Su primer tanto al Milan hizo reaccionar al Hellas, muy tímido durante la primera media hora de juego. A partir de ese momento, sin embargo, el guión dio un giro. Renunció, en cierto modo, el Hellas Verona a presionar arriba al Milan. Dejó que avanzase. Y en ese avance, el Milan se acabó encontrando una y otra vez con Massimo Donati, un exmilanista que cuajó una notable actuación este sábado y que fue una pieza clave como mediocentro único en el 4-1-4-1 que propuso Andrea Mandorlini en el Marcantonio Bentegodi. Estuvo inmenso Donati en tareas defensivas, recuperando balones, dando órdenes, ejerciendo de líder en esa parcela del campo, siendo intenso y y no entorpeciendo en absoluto las gestaciones de los contraataques del Hellas.

Funcionó bien el plan de Mandorlini para la banda izquierda, donde ubicó como lateral a Michelangelo Albertazzi -cuya posición natural es la de central- y por delante a Raphael Martinho. El juego del brasileño, que hizo daño con su velocidad y verticalidad, permitió al Verona ser ancho. También vertical fue Rômulo, situado como interior, donde aprovechó su permanente trabajo de ida y vuelta, pero acusó su falta de pausa a la hora de tomar de decisiones. Toda la que le sobró al otro interior del equipo, a Jorginho, capaz de jugar en todo momento con muchísimo criterio.

Los titulares en la prensa y los elogios fueron, con toda justicia, para Luca Toni. Pero él no lo fue todo en el triunfo del Hellas Verona en el partido inaugural de la Serie A. Su victoria no fue precisamente casual, sino consecuencia de un muy buen trabajo colectivo en todas las líneas.

El Milan también perdió el curso pasado en la primera jornada de liga frente a un recién ascendido (Sampdoria/Hellas). Y tardó tres meses en reaccionar, puesto que sumó 15 puntos en las primeras 13 jornadas. Esta vez, sin embargo, el Milan no dispone de tres meses para mejorar, sino de tres días, que es exactamente lo que tardará en recibir al PSV Eindhoven en la previa de la Champions League. 1-1 en la ida y mucho en juego, tanto deportiva como económicamente.

Foto de portada: F. Tronchin

Related posts

3 comments

Las claves fueron 2:

1)Ningún desmarque de los tres atacantes del Milan, recibiendo al pie y con poco esfuerzo por las rupturas

2)Colocar a tres hombres (Rómulo, Donati y Frello) alrededor de Montolivo, bloqueando cualquier atisbo de verticalidad limpia (hacia Balo) o diagonales (hacia Faraone o Niang, que tenían que bajar mucho y atacar en estático) y jugando como si fuera un ventilador. Poli jugó hasta que marcó el gol, después de disolvió como un azucarillo ante la jaula del centro del campo, y Nocerino es Nocerino, ni tiene el derroche carismático de Muntari ni ruptura ni nada para ser titular.

Estuvo mal Allegri con el once, y los que metió de suplentes debieron ser titulares. Pero le faltaba los dos hombres más profesionales de la plantilla (De Jong y Boateng) y se notó la falta de Ambrosini respecto a la temporada pasada. El entrenador tiene un problema con las bajas, como si no tuviera un plan b. Le pasó la temporada pasada, salvado por dos individualidades (Faraone una mitad, Balotelli la otra) mas tres currantes (De Jong hasta lesión, luego Ambro y siempre Boateng y Abate).

Y lo que nunca puede ocurrir es que un recién ascendido luche, corra y se vacíe más sobre el cesped que un jugador con la camiseta del Milan.

No pude ver el partido, pero según te leo se cumplió el mejor de los guiones para el Verona. Al equipo de Mandorlini le gusta correr, partidos de ida y vuelta son un placer para su estilo, así es como solucionaron una parte importante de los partidos en Serie B.

Me llamó la atención que Donati jugara en vez de Halfredsson, un fijo en el funcionamiento de la medular el año pasado. Aunque con el alineamiento de Donati significa que Jorginho tiene mayor libertad creativa y combinativa como interior. Y eso, con el tridente (menos ofensivo de lo normal) que eligió Allegri para el centro del campo, era un más que probable déficit.

A ver el miércoles qué pasa, porque las dudas en este momento son lo peor para una previa de la Champions.

PD: si falla Toni, ahí estará siempre la opción Cacia. Un cazabalones natural, pichichi la temporada pasada.

Deja un comentario

*