Mazzarri asume la inferioridad… y casi gana el partido

Walter Mazzarri (Foto: www.thesportreview.com).

Un Inter-Juventus es un partido que suele entenderse como un enfrentamiento de fuerzas más o menos equilibradas. Habrá años en los que uno estará mejor que el otro, pero pocas veces, antes de empezar, habrá habido tanta unanimidad como ahora para considerar que una de las dos plantillas es tremendamente superior a la otra. En muchas quinielas y porras se considera que incluso el Nápoles o la Fiorentina son más rivales de la Juve en la pelea por el Scudetto que el campeón de Europa de 2010. La sensación generalizada es que a este Inter le falta. Le falta calidad en varias posiciones importantes. Es un gigante continental porque la dimensión social e histórica no se pierde de la noche a la mañana, pero su plantilla ahora mismo está a años luz de las de esos tres o cuatro equipos que pensamos que son los que se van a jugar la Champions.

Quizá siendo consciente de ello, el Inter firmó a un entrenador prestigioso y reconocido por el gran rendimiento que suele sacar a sus equipos planteando muchos partidos al contragolpe. Walter Mazzarri es, desde hace más de una década, sinónimo de 3-5-2 y de complicarle la vida a los grandes saliendo en transiciones fulgurantes. Y esa idea, la de siempre, la aplicó también este sábado en un Inter-Juventus en el que su equipo era el local. Pero no había nada de lo que avergonzarse: la Juve ahora mismo es más y Mazzarri gana así.

 

Walter Mazzarri (Foto: www.thesportreview.com).
Walter Mazzarri (Foto: www.thesportreview.com).

En realidad, más que un 3-5-2 fue un 3-5-1-1 lo del cuadro nerazzurro. La idea básica: cerrar los espacios por dentro ante un rival que juega sin extremos y que te amenaza con muchos futbolistas que aparecen desde zonas interiores (Vucinic, Tévez, Vidal, Pogba). Blindaje extremo en el medio: tres centrales (Campagnaro, Ranocchia, Juan Jesús) y tres centrocampistas centrales (Cambiasso, Guarín y Taïder). Por delante de los dos bloques de tres, un media punta: Ricky Álvarez, para ayudar si fuera necesario (y vaya si ayudó, el 1-0 de Icardi nació de un robo suyo). En punta, un delantero móvil, un especialista de los espacios: Palacio. En total, ocho jugadores en posiciones centradas y sólo dos en los costados: Jonathan y Nagatomo. “Ellos nos atacan con dos carrileros largos y ya; así que yo los voy a defender con dos carrileros largos -menos largos que los suyos- y ya”, debió pensar Mazzarri.

Y todo estaba saliéndole bien. Pirlo, que no recibió la presión insistente de Guarín como el año pasado en el histórico triunfo del Inter de Stramaccioni en Turín, sólo envío un par de pases a la espalda de los centrales. El primero pudo ser gol de Pogba, pero respondió bien Handanovic. A Mazzarri no le importaba demasiado que Pirlo pudiera iniciar: le obsesionaba más que Pirlo no encontrara con quién jugar en corto. Así que las dos que generó las generó jugando en largo.

Mediada la segunda parte, el cambio para ganar el partido: Icardi por Taïder; Ricky un poco más atrás. Roba el ex de Vélez y envía al espacio para el atacante también argentino, que la temporada pasada ya le marcó dos golazos con la Sampdoria a la Juve en Turín -ese día se ganó el fichaje por el Inter, intuimos-. La finalización de Icardi fue la propia de lo que él es, un depredador del contragolpe, un huracán que te destroza si no debe pensar demasiado. El Meazza se veía con nueve sobre nueve y Mazzarri debía estar disfrutando de que todo estuviera saliendo según el guión previsto. Pero entonces pasó lo que podía pasar: el carrilero largo juventino (Asamoah) le gana el uno contra uno al carrilero no tan largo interista (Jonathan). El desborde provoca una descolocación de todas las piezas, que basculan hacia ese sector para frenar la ofensiva. El ghanés logra enviar la pelota al interior del área, por primera vez no herméticamente controlada. Un balón suelto, segunda línea, invitación para llegadores. Arturo Vidal, number one de este arte en la actualidad, la recoge y da las gracias. 1-1 y buen punto para la Juventus.

Related posts

3 comments

Hola Alex, te siguo desde muchisimo tiempo.

Tu analisis del partido es impecable.

Un abrazo desde Cerdeña.

Eres un crack!

Deja un comentario

*