La Juventus sobrevive en San Paolo

La Juve de Allegri empezó perdiendo ante el Bolonia, pero remontó. Foto: Focus Images Ltd.

El Nápoles lo intentó todo pero no pudo doblegar a la Juventus, que sacó un valioso empate de su visita a tierras partenopeas. Los de Allegri se adelantaron muy pronto con un bonito gol de Khedira, que robó el balón en campo contrario, tiró una pared con Pjanic y superó a Rafael, titular ante la lesión de Pepe Reina, y luego los turineses supieron gestionar la ventaja. Replegados ante un rival que atacó con muchísimos efectivos, con los laterales proyectados en campo contrario, Insigne y Mertens aleteando por la frontal del área como abejas en busca de miel, y Hamsik y Allan empujando desde atrás, la Juventus supo sufrir en uno de los partidos más difíciles de la temporada.

Con Dybala renqueante después de su última lesión, Pjaca fuera para lo que queda de temporada, y con Cuadrado y Dani Alves entre algodones tras dos partidos exigentes con sus selecciones, Allegri se vio obligado a introducir cambios en su once tipo. Mantuvo a Mandzukic en la banda izquierda, pero sorprendió con la entrada de Lemina en el flanco derecho. El gabonés trabajó en defensa y se sacrificó por el equipo, que era lo que requería el partido, pero tampoco brilló. Asimismo, el entrenador juventino adelantó la posición de Pjanic para que Marchisio acompañara a Khedira en la medular. La Juventus sabía lo que este partido significaba para el Nápoles: a falta de 72 horas para repetir el mismo duelo en la vuelta de las semifinales de la Coppa, con los sureños exigidos en liga por el buen rendimiento de los dos clubes romanos, era un choque que iba mucho más allá del significado puramente deportivo de la cita, de las consecuencias de una victoria o una derrota en la clasificación. Era la primera visita de Gonzalo Higuaín desde que cambió Nápoles por Turín. Tocaba bajar al barro.

Nápoles 1 (Hamsik 60′)
Juventus 1 (Khedira 7′)

Juventus vs Napoles - Football tactics and formations

El público napolitano transmitió que no se trataba de un partido más, ni tampoco era otro duelo más de la larga rivalidad con la Juventus. Era mucho más que eso, así que el equipo también respondió ante lo que el encuentro pedía. Fue un choque encendido, con constantes disputas, pero el gol tempranero de la Juventus obligó al Nápoles a masticar un poco más las posesiones, a reflexionar antes de atacar para encontrar alguna grieta en el muro bianconero. Los de Turín se replegaron de forma intensiva, manteniendo las líneas muy juntas y muy cerca de su área, lo que repercutió en sus posibilidades para contragolpear con éxito. La Juventus recuperaba el esférico muy lejos del arco de Rafael, y tampoco disponía de la velocidad de Cuadrado para correr al contragolpe. Así pues, entre esta carencia de los visitantes y la intensa presión partenopea, el Nápoles logró convertir el encuentro en un asedio constante al área de Buffon. Con muchísimos hombres cerca de la frontal, los de Sarri provocaron algunas pérdidas en zonas peligrosas. Sin embargo, se trataba de una batalla de desgaste, de largo recorrido para erosionar la firma defensa juventina. Al Nápoles le costó encontrar huecos entre líneas, a pesar de que la insistencia local fue asfixiando a la Juventus y el perpetuo movimiento de Mertens abrió varias puertas. Pero siempre llegaba algún zaguero turinés para cerrarlas cuando parecía asomar una ocasión clara de gol.

El descanso llegó cuando mejor estaba el Nápoles, pero aun así la tendencia del primer tiempo se mantuvo en el arranque del segundo y los de Sarri encontraron la recompensa del gol. Hamsik culminó una fantástica jugada colectiva en la que Mertens sacó a Bonucci de su zona y luego asistió al eslovaco, que fusiló a Buffon. Antes ya había avisado Callejón con un gol (bien) anulado por fuera de juego y poco después Mertens se topó con el poste tras aprovecharse de una mala cesión de Asamoah, que puso a Buffon en un apuro.

Marek Hamsik of Slovakia before the UEFA Euro 2016 match at Stade Geoffroy-Guichard, Saint-Etienne Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 13/06/2016
Marek Hamsik anotó el 1-1. Foto: Focus Images Ltd.

Maurizio Sarri añadió más leña al fuego con la entrada de Zielinski y Ghoulam, mientras Allegri introdujo algunas de sus mejores armas para intentar ganar mayor presencia en ataque. La Juventus prácticamente no se desplegó con peligro en el segundo tiempo, aunque con la entrada de Cuadrado y la reestructuración táctica del equipo ganó un poco más de posesión. El técnico visitante retrasó a Pjanic, que pasó a jugar por detrás de Marchisio y Khedira para mejorar los primeros pases del elenco bianconero. Así la Juventus al menos encadenó algunas posesiones más largas que obligaron al Nápoles a retroceder unos metros, aunque luego la entrada de Dybala y Rincón apenas tuvo incidencia. Poco a poco se fue diluyendo el asedio local hasta que el colegiado indicó el final del partido, que deja a la Juventus con seis puntos de colchón sobre la Roma y al Nápoles a la misma distancia de los giallorossi y de la Lazio, a la que aventaja en cuatro unidades.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*