El nuevo Parma: un acto de amor en la Serie D

Ennio Tardini Parma verdi85

Renacer es un arte. En Italia lo saben bien. Durante las últimas décadas hemos visto cómo las llamas del infierno quemaban las camisetas de Nápoles, Fiorentina o Siena. La lista es muy larga si añadimos a clubes menos mediáticos pero que también han conocido la Serie A. En una tierra en la que uno de los textos capitales de la cultura local ya habla de un tipo que se pasea por infierno, purgatorio y paraíso, renacer es casi un acto de normalidad.

En su vertiente más burocrática, cada verano en los despachos de la Federación se cierran carpetas con ascensos, descensos y bancarrotas. El Brescia, del que contamos su drama, descendió por primera vez en décadas a la Lega Pro (la vieja Serie C1, equivalente a la Segunda B). Aunque ahora recupera su lugar ya que el Parma, descendido de la Serie A, no ha sido inscrito en la Serie B. Mal de unos, alegría de otros. Tras la caída en bancarrota del club parmesano, el Parma se quedó con una única salida si quería seguir: ser refundado bajo un nuevo nombre y jugar en la Serie D, la quinta división del fútbol italiano.

El lío puede parecer monumental, aunque en Italia ya se asume con normalidad no poder cerrar calendarios cuando falta poco tiempo antes del debut oficial de los equipos. En la Serie B se investiga a dos conjuntos, al Catania y al recién ascendido Teramo, por supuestas implicaciones en casos de compra de partidos y apuestas, motivo que podría significar su descenso administrativo. Y también que dos clubes más puedan jugar en Serie B. En el caso del Catania, se asume que la implicación de la sociedad siciliana en el caso es tan evidente que difícilmente salvaría su plaza en Serie B. Veremos.

Además, el Parma no es el único club famoso que se ha refundado este verano. Dos sociedades de cierto peso, la Reggina de Reggio di Calabria y el Venezia, han sido refundadas y empiezan en la Serie D. El Varese, protagonista en las últimas temporadas de buenas campañas en Serie B, de momento ni se apunta a la Serie D y podría empezar incluso en categorías más modestas. Cada drama abre las puertas a otros clubes. En pocos sitios como Italia los calendarios dependen tanto de los despachos. Pese a la mala fama, la legislación del fútbol italiana es más dura que en otros sitios con los clubes que no cubren presupuestos o no pagan a sus trabajadores. Por eso, cada año muchos clubes se refundan. El Venezia vive ya su cuarta refundación en 15 años. Ahora afirman que un empresario americano pondrá dinero. Antes dijeron que era uno ruso.

Articulo relacionado: La tragedia de Parma.

Articulo relacionado: El declive del Parma en tres actos.

El AC Parma, por su parte, pasa ahora a llamarse Parma Calcio 1913. Desde marzo, cuando el Parma no jugó dos jornadas de liga pues no podía pagar a sus trabajadores, la única esperanza era la aparición de un inversor nuevo. La sanción de puntos al colista condenó al Parma al descenso, así que se luchó por encontrar el dinero suficiente para poder competir en la Serie B. Y se fracasó. Se publicó el interés de dos inversores: Giuseppe Corrado, dueño de la cadena de cines The Space Cinema, y el exjugador de béisbol Mike Piazza, apoyado por unos socios. Los dos renunciaron al proyecto y el Parma cayó a la Serie D.

El nuevo Parma

Sin dinero, el Parma renace gracias a sus viejos héroes. El presidente será Nevio Scala, exentrenador del club en sus años buenos, asumiendo el legado de Arrigo Sacchi y ganando títulos europeos y locales en los 90. Scala lidera un proyecto con el apoyo de empresas locales y del ayuntamiento. El director deportivo es Lorenzo Minotti, capitán del Parma de los años 90. Y si en el palco encontramos a un viejo héroe, en el banquillo hay otro: Luigi Apolloni, clave en la defensa del club en los 90. Apolloni, de momento, entrena con un grupo de 10 jugadores, esperando los primeros fichajes. El capitán seguirá siendo Alessandro Lucarelli, pues el defensa toscano decidió no abandonar el barco y seguirá jugando en Parma meses después del descenso. El nuevo responsable del sector juvenil es Fausto Pizzi, otro protagonista en ese Parma de inicios de los años 90. Scala, Apolloni, Minotti y Pizzi vivieron en primera persona la Recopa del 1993, conquistada en Wembley, el primer gran éxito del Parma, con primer gol de Minotti, precisamente. Ahora, se suman al proyecto. Pequeños actos de amor en un club que en su primer día de vida vio como 4.000 personas se sacaban el carnet de socio.

Parma, Reggina o Venezia renacen. El Ennio Tardini vivirá partidos de Serie D. Y los hinchas fieles animarán igual, aunque el rival ya no sea la Juve o el Inter sino el Fortis Juventus o el Imolese.

Foto de portada: verdi85.

Related posts

Deja un comentario

*