Partido Polish Boyfriend: El derbi del queso

Parma verdi85

Vivir es un arte y la vida es una comedia. O sea, la comedia es un arte. Y los italianos dominan este escenario mejor que nadie. ¿Vieron cómo dimitió Renzi? Una comedia maravillosa, citando la belleza. ¿Y han visto ‘La Grande Bellezza‘ de Sorrentino? Esa forma de convertir un funeral en una exhibición pública es una delicia.

La rivalidad, pues, es un arte en Italia. Aquí existe el fenómeno del “campanilismo”, ese fenómeno que enfrenta a las ciudades italianas con sus vecinas compitiendo por ser mejor en todo, incluso en el campanario de la iglesia. Así nació la expresión. Se trata de tener un campanario más alto que el vecino, así lo pueden ver. Y se compite por todo. Siempre es bueno recordar que muchas de las ciudades italianas, especialmente en el norte o el centro, fueron hasta hace pocos siglos repúblicas o ducados independientes. Así que en ocasiones, cuando Siena y Florencia o Bolonia y Módena se enfrentaban lo hacían recordando la época cuando tenían ejércitos y eran ciudades-estado enemigas.

Lunes 19 de diciembre, 20:45h: Reggiana-Parma

En la zona de la Emilia, los libros de historia dicen eso. Cada ciudad tenía su región y su espacio. Las rivalidades futbolísticas, pues, reproducen viejas guerras basadas en motivos económicos. Una leyenda afirma que Módena y Bolonia se llegaron a enfrentar en una guerra por culpa de un cubo robado, aunque no es cierto. Y en el caso de Reggio Emilia y Parma, la rivalidad tiene muchas razones, aunque hoy en día sobrevive especialmente gracias al fútbol y el queso. Sí, el queso.

El queso. Foto: Claudio Manenti. Bajo licencia Creative Commons 2.0.
El queso es uno de los motivos de la rivalidad entre Reggiana y Parma. Foto: Claudio Manenti. Bajo licencia Creative Commons 2.0.

El próximo lunes, la Reggiana, el equipo de Reggio Emilia, se encuentra con el Parma 20 años después en el llamado derby dell’Enza, en referencia al río Enza, que traza la frontera entre las provincias de Reggio Emilia y Parma. El primer derbi se jugó justo después de la Primera Guerra Mundial, en 1919, y pese a este vacío de 20 años es muy sentido. Cuando las dos hinchadas vieron que se verían las caras de nuevo, jóvenes que nunca han visto este partido ya lo vivían. Y sus padres y abuelos empezaron con las frases de siempre: “Nos copiaron el queso”. Reggio Emilia y Parma se disputan la paternidad del queso más famoso de la zona: el grana. En los años 50 se pactó crear la denominación “Parmigiano Reggiano” para poner paz, aunque en Reggio Emilia les molesta que Parmesano lidere la denominación. El derbi también se conoce en ocasiones como el “derby dell’grana”, cómo no.

El Parma ha ganado más y es más famoso. Así que muchos se pueden sorprender cuando descubren que en estos momentos pierde en el historial del derbi, aunque sea por poco. La Reggiana ganó en 26 ocasiones, el Parma en 24, y se produjeron 25 empates. Una igualdad máxima, aunque en Reggio Emilia ha dolido ver cómo el Parma se consolidaba en la Serie A en los años 90. Y ellos, no.

Aunque es precisamente el Parma el equipo que llega al derbi en la Lega Pro italiana (el equivalente de la Segunda B) gracias a un ascenso desde una categoría inferior. Al derbi llega el Parma Calcio 1913, el club que mantiene la bandera del viejo Parma y la temporada anterior ascendió, solamente un año después de ver cómo un juez decretaba la defunción de la entidad. Los hinchas vieron cómo los trofeos o los muebles del vestuario salían a subasta pública (algunos aficionados los compraron y los salvaron), mientras los últimos propietarios intentaban saltar del barco. Todo empezó en 2004 con el escándalo que destrozó al grupo agroalimentario ‘Parmalat’, el principal de la ciudad. Calisto Tanzi, el fundador de la empresa que llegó a ser líder mundial en la producción de leche, acabó en la cárcel por falsificar cuentas y documentación. Y con los problemas de los Tanzi empezó el drama del club, controlado por ellos. En 2007 llegó al Parma el empresario Tommaso Ghirardi, en su momento el presidente más joven de la Serie A. Ghirardi sufrió un descenso, un ascenso y cuando metió al club en Europa por primera vez en 8 años, la Alta Corte de Justicia Deportiva italiana negó al Parma la licencia UEFA para jugar la Europa League y repescó en su lugar al Torino, alegando que el Parma no pagó 300.000 euros del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de algunos fichajes. Sin jugar en Europa y cada vez con más deudas, Ghirardi decidió vender un club caótico a Dastraso Holdings, un conglomerado chipriota con capital ruso, que nombró como presidente a Ermir Kodra, un albanés de 29 años. Luego, estos vendieron el Parma por 1 euro al grupo esloveno Mapi Group. Mapi Group puso de presidente a Giampietro Manenti, un tipo que prometió pagar sueldos y acabó en la cárcel por deudas. En 10 años, pasó todo esto. Y finalmente, el Parma desapareció con más de 200 millones en deudas.

La fidelidad de su masa social es uno de los grandes valores del Parma. Foto: verdi85.
La fidelidad de su masa social es uno de los grandes valores del Parma. Foto: verdi85.

El nuevo Parma fue fundado por la gente de la ciudad, los hinchas y el ayuntamiento. Y rápidamente llegó a los 10.000 socios después de ser fundado en un bar, entre cervezas y cafés. Su cara visible era Nevio Scala, exentrenador del club en sus años buenos, que asumió el legado de Arrigo Sacchi ganando títulos europeos y locales en los 90. Scala fue proclamado presidente por los socios del nuevo club, con el apoyo económico de la marca de pasta ‘Barilla’, garantizado la estabilidad de una entidad que enroló como director deportivo a Lorenzo Minotti, capitán del Parma de los años 90. Y en el banquillo llegó otro exjugador muy amado, Luigi Apolloni, clave en la defensa del club en los 90. En su primer año de vida, el nuevo Parma se paseó en campos pequeños y ascendió a Lega Pro.

Aunque esta temporada se ha roto un poco el encanto. Después de una derrota 1-4 con el Padova, la directiva decidió despedir a Apolloni. Scala y Minotti no lo aceptaron -defendien a Apolloni- y dimitieron, provocando un gran debate en los hinchas. En el momento de la destitución, el Parma había ganado 7 de los 14 partidos de liga, con 4 empates y solamente tres derrotas. No era un drama. Sea como sea, Apolloni fue despedido y el nuevo Parma se encuentra en la mitad de la tabla antes del derbi contra los “tèsti quedri” de la Reggiana. O sea, los “cabeza cuadrada”, como los insultan en Parma en su dialecto porque son cabezones.

La Reggiana ocupa la seguna plaza y aspira al ascenso directo. Después de años duros sin dinero, la Reggiana ha armado un proyecto interesante gracias a un inversor sorprendente: Mike Piazza, un jugador de beisbol de Estados Unidos que entró en el hall of fame de este deporte, ganando anillos de campeón. Una vez retirado, este descendiente de sicilianos ha decidido invertir en el fútbol. El reto es ascender este año a la Serie B, y en ello anda, luchando con el Pordenone y el Venecia, entrenado por Pippo Inzaghi y también con un presidente de Estados Unidos, Joe Tacopina.

En Reggio Emilia aún duele el derbi de 1990, cuando el Parma ascendió a Serie A por primera vez ganando precisamente un derbi. Aunque en 1993 la Reggiana también ascendió, y se vivieron 6 derbis en Serie A. La Reggiana, que en la temporada 1993/94 fichó a Futre, ganó uno de estos 6 derbis (2-0) en 1994. Luego le tocó volver a la Serie B e incluso a categorías inferiores. Y todo, por culpa de su estadio. En esos años 90 en los que el Parma ganaba la UEFA o la Recopa, la Reggiana también quería brillar en Serie A y lanzó un ambicioso proyecto de remodelación total de su viejo estadio Mirabello. El nuevo estadio era moderno, pues a diferencia de la mayor parte de recintos deportivos italianos de los 90 no tenía pista de atletismo, con las gradas cercanas. El estadio fue inaugurado en 1995 y costó tanto a una entidad modesta que las deudas marcaron el día a día hasta el año 1999, cuando descendió a la Segunda B local, con una plantilla muy modesta. Finalmente, en 2005, el club fue decretado en bancarrota y perdió el estadio. El equipo se refundó en cuarta, jugando y perdiendo un humillante derbi con el Brescello, equipo de un pueblo de 5.000 habitantes al lado de Reggio Emilia.

Los años duros de la Reggiana coincidieron con el ascenso de un proyecto ambicioso en una localidad no muy lejana llamada Sassuolo. El Sassuolo, sobradamente conocido ahora, tenía detrás la marca Mapei, una empresa química que había invertido en el ciclismo durante muchos años. La Mapei compró los derechos de explotación del estadio en 2013, coincidiendo con el ascenso del Sassuolo a Serie A. El campo del Sassuolo era muy pequeño, no válido para los partidos en Serie A, y este club decidió ir a jugar a Reggio Emilia, a 26 kilómetros, después de negociar con los administradores concursales del recinto. El estadio se había usado como escenario de partidos de muchos deportes de selecciones italianas y rebautizado como “Ciudad del Tricolor” en honor de la bandera italiana, creada en esta ciudad. Y ahora es la casa del Sassuolo, con un nuevo nombre: Mapei Stadium.

A los hinchas de la Reggiana todo esto les duele mucho. Juegan en un estadio administrado por un club vecino, y con su escudo en todos sitios. La Reggiana juega en este campo, cómo no, por un acuerdo entre todas las partes, aunque los ultras han provocado peleas en algún partido del Sassuolo, pues no les gusta ver otro equipo en su ciudad. Los mismos ultras que, unidos por una vez con sus enemigos del Parma, han conseguido que se modifique el horario del derbi, fijado inicialmente este lunes a las 14.30h. El domingo se juega en el campo un Sassuolo-Inter, así que se pasó el duelo al lunes. Los ultras finalmente han conseguido modificar el horario: lunes a las 20.30h para recuperar un derbi entre dos equipos que han sido refundados estos años, intentando encontrar su grandeza perdida en una región donde ahora mandan el histórico Bolonia, cosa normal, pero también el Sassuolo. Y eso duele en Parma y Reggio Emilia, dos urbes separadas por 30 minutos en coche, un queso y muchas más cosas.

Sassuolo. Foto: MarcadorInt/J.Naveira (Todos los derechos reservados).
El Sassuolo incluso ha jugado partidos de Europa League en Reggio Emilia. Foto: MarcadorInt/J.Naveira (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: verdi85.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*