Pjanic abrió el camino

Escudo Roma, Maximus'78

No era un partido agradable. El Milan aguantaba replegado ante una Roma que iba creciendo a medida que pasaban los minutos. Después de un inicio igualado, De Rossi encontró a sus compañeros y los centrocampistas de la Roma se juntaron para tocar. Combinaban De Rossi, Pjanic, Totti y Ljajic entre líneas, trabajaba Nainggolan y rompía Gervinho al espacio. Dominaba el conjunto capitalino, pero tampoco terminaba de inquietar a Abbiati. El Milan, en cambio, iba retrocediendo. Aunque lograba que faltara algo de fluidez en la circulación de su oponente: cometía una faltita en el medio cuando la Roma superaba una línea de presión, protestaba Balotelli tras cualquier decisión del colegiado, infracciones rutinarias de Muntari… El Milan terminaba cortando el ritmo de la Roma, pese a que combinaran sus futbolistas más asociativos. Hasta que apareció Pjanic. El centrocampista bosnio se inventó una jugada mágica en la que dejó atrás a tres rivales. Se marchó de Muntari, se coló entre el centro del campo y la defensa y pasó el balón por debajo de las piernas de Rami tras una sensacional finta con el cuerpo. Después definió con frialdad ante Abbiati. 1-0 al descanso.

Miralem Pjanic (Foto: Fieldoo.com)

Miralem Pjanic abrió la lata. Foto: Fieldoo.com

Reaccionó tímidamente el Milan al inicio de la segunda mitad, cuando Kaká enlazó tres acciones seguidas en ataque. Pero fue un espejismo. Honda siguió sin aparecer, Balotelli estaba más cerca de la expulsión que del gol y Taarabt tampoco tuvo su día. Las mejores ocasiones del equipo de Seedorf llegaron en disparos lejanos del mediapunta marroquí o de Montolivo, pero tampoco pusieron en muchos apuros a De Sanctis. Controló el ritmo del choque la Roma tras la reanudación, mandaron Pjanic y de Rossi y golpeó Gervinho después de empujar a la red un disparo de Totti que Abbiati no fue capaz de blocar. La fe de Gervinho le permitió llegar al lugar adecuado en el instante que la jugada requería, mucho antes que los defensores del Milan, especialmente pasivos en la acción del segundo tanto. No necesitó demasiado la Roma para sentenciar el encuentro, pues sólo Rami oponía resistencia. El central francés corrió por tres hombres y a menudo ayudó a Constant y Mexès a la hora de defender en el perfil zurdo de la zaga, muy lejos de su posición de partida (central diestro). Pero no bastó. Por el camino también gustaron la sobriedad de Toloi, que terminó lesionado tras una entrada de Robinho, y la notable actuación de Ljajic.

De este modo el equipo de Rudi Garcia rompe la racha de cinco triunfos consecutivos del Milan y enlaza nueves victorias seguidas. Suma 85 puntos a falta de tres jornadas para el desenlace liguero. Una cifra histórica que, probablemente, no le servirá para superar a la Juventus de Conte. No obstante, su temporada es un éxito rotundo.

Foto de portada: Maximus78

Related posts

3 comments

Buena crónica. Ayer el bosnio se marcó un partidazo, suena fuerte para el Barça (que lo quiso fichar hacer dos temporadas) tambiñen me encanto muchisimo el lateral izquierdo, Dodo, facilidad ofensiva, bien posicionado y solidario. Nunca había jugar a Ljajic y sinceramente me dejó buenas impresiones. Tras la derrota y verles jugar, el AC Milan no conseguirá hacerse con un puesto de la Europa League.

Que por cierto es central. Curiosa la historia, la Roma se fue a Brasil a fichar a Castán, y incluyeron en la operación a un jovencísimo de talento (Marquinhos) y a un total desconocido, también muy joven, Dodô. Al final fueron a por 1 central, y se llevaron 3, probablemente una de las operaciones a la postre más rentables de la historia reciente!!

Deja un comentario

*