Rafael amarga el debut de la Roma

Edin Dzeko asistió en el 1-0 y marcó el 2-0. Foto: Focus Images Ltd.

La Roma necesitó que la golpearan para reaccionar. Que la despertaran con un cubo de agua helada para acercarse a una versión óptima de su juego en la medida que lo permite la primera jornada de liga, en pleno agosto. Pero no fue hasta la última media hora cuando la necesidad apremió a los giallorossi, que por momentos parecían dejarse llevar por la corriente de desidia que los fue alejando de la Juventus la pasada temporada hasta poner en peligro su presencia en la Champions League. Pese a las esperadas novedades de Dzeko y Salah en el once, los dos fichajes estrella de los romanistas no pesaron en exceso en el juego del conjunto de Rudi Garcia. Por este motivo el extremo egipcio fue una de las primeras sustituciones del técnico francés, por ejemplo.

Con la llegada de Edin Dzeko esta temporada parece que el protagonismo de Francesco Totti -a punto de cumplir los 39 años- en la Roma decrecerá, pues la figura del delantero bosnio es completamente distinta a la de la leyenda romanista. Con un ariete de área, alto y corpulento, la Roma gana una referencia para los centrales. Los fija y los empuja hacia su portero. Esto sucedió en el debut ante el Hellas Verona. En contra, el Hellas Verona reculó cuando no tuvo la pelota, juntó la defensa y el centro del campo, dejando a Luca Toni solo arriba, y cerró los espacios entre líneas para que la Roma no progresara. Esto ahogó a Gervinho y Salah, que lucen más con metros por delante, y por otro lado provocó que el plan del subcampeón italiano fuese más rudimentario, pues se multiplicaron los envíos en largo hacia su enorme delantero bosnio, tanto desde los centrales como desde las bandas, demasiado fáciles para Rafa Márquez y Moras. En paralelo, también llamó la atención la cantidad de disparos lejanos de los centrocampistas romanistas. Como la defensa reculaba para tapar a Dzeko, el tiro desde la larga distancia era una alternativa para intentar abrir el sistema defensivo de los de Mandorlini.

La llegada de Dzeko deja en un segundo plano a Totti, que vio todo el debut de la Roma en liga desde el banquillo. Foto: Focus Images Ltd.
La llegada de Dzeko deja en un segundo plano a Totti, que vio todo el debut de la Roma en liga desde el banquillo. Foto: Focus Images Ltd.

Por otro lado, no siempre la Roma tuvo la pelota, pero cuando la recuperó no fue capaz de transitar a través de la velocidad de Gervinho y Salah gracias al buen trabajo de un Hellas Verona que plantó cara. Llamó especialmente la atención el rendimiento del islandés Emil Hallfredsson en el interior zurdo del 4-5-1 veronés, pues estuvo presente en todas las fases del juego: ayudó en defensa, tapó opciones de pase, se entendió bien con Juanito Gómez Taleb y se descolgó con peligro en ataque. Buscó con especial insistencia aparecer por sorpresa en el sector derecho de la defensa de la Roma, a la espalda de un Florenzi que actuó como lateral derecho. Y de hecho el islandés fabricó el gol en una acción de este estilo, cuando centró desde la banda izquierda para que Jankovic rematara a la espalda de Torossidis y adelantara al Hellas Verona.

A partir de ese momento reaccionó la Roma, que empujó con mucha más convicción. La pelota circuló con mayor fluidez, Pjanic y Nainggolan despertaron y Florenzi empató con un zarpazo, un disparo lejano en el que Rafael podría haber hecho algo más, momento que coincidió con la entrada de Keita y Falque al terreno de juego. Por otro lado, el portero brasileño del Hellas se terminó convirtiendo en el protagonista absoluto de la última media hora de juego, pues realizó hasta cuatro intervenciones decisivas para negar a la Roma la victoria en su debut en la Serie A 2015-16. Aumentó el caudal ofensivo del elenco de Rudi Garcia, que generó multitud de ocasiones pero que nunca terminó de transformarlas. Los disparos lejanos fueron más precisos, Pjanic apareció en la frontal del área en buenas situaciones para rematar e incluso Nainggolan vio cómo un cabezazo franco se frustraba por una estirada del arquero brasileño, que ha jugado con el Hellas en Tercera, Segunda y Primera división. Rafael se encargó de frenar a la Roma, que arranca la liga con un punto.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*