El Scudetto se acerca a Turín

Juventus Tévez Focus

Paso de gigante de la Juventus ante una AS Roma sin colmillos (3-0).

La AS Roma no materializó su buen arranque de partido

La AS Roma dominó el encuentro durante más o menos 35 minutos en el Juventus Stadium y eso es una novedad, nadie lo había conseguido hasta la fecha en la Serie A. Los de Rudi García se asentaron rápidamente en campo contrario: Pjanic manejaba el ritmo del partido, los laterales (Dodô y Maicon) intervenían con criterio en la elaboración y los tres puntas (Gervinho, Ljajic y Totti) presionaban la salida de balón de los tres centrales juventinos. Andrea Pirlo vagaba como un fantasma por el centro del campo y la solución local siempre era la misma: balón en largo, recepciones de espaldas de los dos puntas e incorporaciones desde segunda línea de Vidal y Pogba. La carta de presentación visitante estaba siendo muy buena, digna de elogio: la Roma le quitaba la pelota a la Juve mostrando muchísima personalidad e intentaba proponer, no esperar. Pero había que plasmar en el marcador esa superioridad y ahí los giallorossi mostraron carencias insalvables: Ljajic apenas tuvo peso en ataque y las diagonales de Gervinho acabaron siempre con el costamarfileño perdiendo la pelota. Tampoco hubo noticias de Totti -falso 9-, que se movió bien entre líneas pero no disparó ni una sola vez entre los tres palos.

Arturo Vidal y Carlos Tévez

Se llegó al cuarto de hora de partido y Conte no encontraba soluciones a la atrevida propuesta inicial de García; sin embargo, las individualidades desequilibraron el encuentro a favor de los locales. Tras 15 minutos muy decepcionantes a nivel colectivo, Tévez y Vidal se asociaron dentro del área y el chileno aprovechó una buena asistencia del Apache -y un despiste de Benatia– para plantarse delante de De Sanctis. No falló. Vidal definió con la clarividencia de un delantero centro y la Roma, que estaba rindiendo a gran nivel, ya caía en el minuto 17. Esa es la principal diferencia entre la Roma y la Juve: los capitalinos tienen un buen equipo, con individualidades de primer nivel, y los de Turín tienen un buen equipo con jugadores TOP, futbolistas absolutamente determinantes que son capaces de ganar un partido crucial por sí mismos o de cambiarle la cara a una situación comprometida. Habían defraudado en Estambul y esta noche no podían dejar pasar la oportunidad de asestar un golpe importante a su principal rival por el Scudetto (+8 puntos). No lo hicieron. El 1-0 no menguó a la Roma, que siguió siendo protagonista, pero despertó del letargo a una Juve muy vertical que se asomaba con peligro al área una vez que conseguía recuperar la posesión de la pelota. Las molestias de Pjanic en la rodilla, pasada la media hora de juego, sí desestabilizaron a los visitantes. Al descanso (1-0) se llegó con la sensación de que si la Roma no había conseguido ponerse por delante en el marcador tras mostrar sus mejores cartas, la remontada se antojaba una quimera.

FIL JUVENTUS INTER 19

 Arturo Vidal apareció para dar alas a la Juve. (Foto: Focus Images Ltd)
La sentencia, a balón parado

La segunda mitad siguió la tónica de los últimos diez minutos de la primera. La Juve se hizo con la pelota y no tardó ni cinco minutos en encaminar definitivamente el encuentro: Pirlo ejecutó una falta lateral al segundo palo y allí encontró a Bonucci, libre de marca. Todos los defensas de la AS Roma siguieron el movimiento al primer palo de los rematadores locales y el internacional italiano, solo, conectó con la pelota en una posición franca, a escasos metros de De Sanctis, para subir el 2-0 al marcador. Rudi García se vio obligado a retirar a Pjanic, mermardo, y situó a Destro en punta, pasando del 4-3-3 inicial a un 4-2-3-1 con Totti de 10. No cambió nada. El segundo gol fue una losa demasiado pesada para una Roma que veía como se le escapaba un partido que había tenido totalmente bajo control. Y lo peor aún estaba por llegar.

Dos expulsiones en el tramo final

La Juve es la constancia y el trabajo bien planificado. La Roma puede estar en el inicio de una aventura preciosa con Rudi Garcia. Es un partido espectacular. Lo tiene todo. También la polémica.

La Roma no digirió bien el 2-0 y esa tensión, siempre al límite, derivó en la expulsión De Rossi. Una entrada fea a Chiellini cerca del córner provocó que los visitantes se quedaran con 10 futbolistas en el minuto 75. Solo un minuto después, Castán evitó el tercer gol de la Juve con un manotazo al balón en la línea de gol. Roja y la Roma con 9. Vucinic, que había sustituido a Tévez, transformó el penalti y la diferencia se elevó a tres goles. Si perder ya era de por sí un palo importante para un equipo que no conocía la derrota en 17 jornadas, la expulsión de dos de sus pilares los deja muy tocados para recibir al Genoa el próximo domingo. La Juve renunció a ir a por el cuarto y se limitó a disfrutar de un triunfo que distancia aún más a su inmediato perseguidor. Fiesta en Turín.

Y sí, nos quedamos casi sin liga.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Una Roma atrevida al comienzo que lo intentó, jugando de igual a igual a la Juventus en su casa, pero que chocó contra el ''Muro de Turín''. Después del primer gol, lo siguió intentando pero no pudo, fruto de esto la impotencia del equipo en la segunda parte. La Roma fue un querer y no poder. La Juventus dio un golpe de autoridad.

Deja un comentario

*