Sin imaginación

Gervinho Roma - Focus

Faltaron muchas cosas en el Roma-Milan. Para empezar, faltaron goles. Pero no sólo eso. Faltaron detalles técnicos de calidad en un partido con futbolistas de nivel sobre el césped. Y también faltaron mayor cantidad de ocasiones, sobre todo por parte de un Milan que no llegó a intimidar a un dubitativo De Sanctis. Pero, sobre todo, faltó ritmo e imaginación en ambos conjuntos. Especialmente en el local, pues faltó creatividad en una Roma que se dejó gran parte de su frescura y atrevimiento en una dura noche de octubre. El balón circuló a baja velocidad y las jugadas ofensivas eran previsibles. Se jugó a cámara lenta, a la velocidad en la que Totti y Honda ejecutan sus acciones. Incluso las piernas de los atacantes pesaban más de la cuenta en los contragolpes.

Este panorama se vio reforzado por la apuesta inicial de Rudi Garcia, que plantó un centro del campo bastante físico, con Keita, De Rossi y Nainggolan. Notable para chocar y solo correcto si al equipo le toca proponer. No estuvo muy inspirado Florenzi, que partió desde la banda derecha y no aportó demasiado en el juego de una Roma que tampoco supo cómo atacar a un Milan muy bien plantado. Inzaghi dio continuidad al esqueleto ofensivo que ganó al Nápoles el pasado fin de semana, pero sobre todo llamó la atención cómo se defendieron los rossoneri. Compactos en el centro del campo, no concedieron recepciones cómodas entre líneas y cuando detectaban dudas en la salida de balón romanista subían unos metros la presión y provocaban pérdidas peligrosas. Aunque le faltó mordiente en ataque. Sus posesiones no eran tan largas como el pasado domingo y únicamente inquietaba cuando Bonaventura encontraba a Ménez con metros por delante. El delantero francés dejó los mejores detalles del equipo visitante, pues saca oro de cada intervención. Provoca faltas, saca al central de zona, tira paredes o controla balones imposibles rodeado de rivales. Cayó a menudo por la banda izquierda, buscando la espalda de Maicon, pero se topó con un sensacional Manolas. La batalla entre el francés y el griego fue muy bonita.

Roma vs Milan - Football tactics and formations

Planteamientos iniciales.

Si Ménez era quien rompía la monotonía en el Milan, Gervinho fue el futbolista más desequilibrante de la Roma. Sobre todo en la primera mitad, cuando encaró en varias ocasiones a Bonera y provocó faltas y ocasiones de peligro. Esa banda derecha del Milan, con Bonera como lateral y Honda como extremo, es uno de los principales puntos débiles del equipo de Inzaghi y el costamarfileño lo aprovechó durante algunas fases del choque. Consiguió retar a Bonera en el uno contra uno con cierta frecuencia y como respuesta a menudo era necesario que De Jong ayudara en esa zona. Así, poco a poco el Milan fue minimizando el impacto de un Gervinho fresco, activo y atrevido por el perfil zurdo del ataque giallorosso.

Las carencias de la Roma se acentúan tras la expulsión de Armero

Si en líneas generales le costó horrores progresar a la Roma, sus defectos quedaron aún más a la vista después de que Armero viese la segunda tarjeta amarilla en el minuto 70 por tocar el balón con la mano en el centro del campo. Una acción que el lateral colombiano se podría haber ahorrado, sin duda. Con un jugador menos sobre el campo, el Milan perdió toda opción de amenazar a De Sanctis (salvo genialidad de Ménez) y la Roma se volcó en ataque. Respondió Garcia dando entrada a Destro y retrasando a Totti para que intentara tocar entre líneas. Pero el Milan se encerró, no concedió ningún espacio para que el capitán romanista se girara o encontrara un hueco para controlar y asistir a sus compañeros. Holebas y Maicon (después Torosidis) se incorporaron aún más en ataque, pero no pusieron más de dos centros decentes al área. Sin el sancionado Pjanic unos metros por detrás para organizar el ataque, la Roma se atascó.

Roma vs Milan - Football tactics and formations

Así quedó el partido tras la expulsión de Armero.

La ocasión más clara llegó ya en el descuento, cuando Yanga-Mbiwa le devolvió, de tacón, una pared a Gervinho dentro del área y apareció Diego López para salvar al Milan. El guardameta visitante completó una actuación bastante buena, con la excepción de centro lateral que midió mal y que le pudo costar caro. La Roma terminará el año a tres puntos de la Juventus, que ganó el pasado jueves, y el Milan al menos se situará a tres puntos del Nápoles, tercero a falta de los resultados que cosechen Genoa, Lazio y Sampdoria en sus complicados compromisos de domingo. Los resultados del equipo de Inzaghi no son ninguna maravilla, pero sólo Juventus, Roma y Sampdoria han perdido más encuentros que los milanistas (3) en liga. Con la excepción del desastroso tropiezo contra el Palermo, el Milan compite todos los encuentros. Que al menos es un punto de partida a partir del que progresar. Porque del Milan en el que jugaba Inzaghi sólo queda la familia Berlusconi.

“36 puntos en 16 partidos no son poco botín, si consideramos que hemos jugado la Champions y hemos tenido tantísimas dificultades en término de lesiones”, De Sanctis.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Porque hay un punto blanco cerca de De Sanctis en la segunda imagen.. jeje.
Con respecto al partido pues poco que decir, bastante flojo y aburrido. El Milan se va al paron despues de sacar 4 ptos de 6 posibles contra dos rivales duros y no es poca cosa. Se lamentan los ptos perdidos contra equipos flojos como Empoli o Cesena. En la segunda vuelta a levantar y El Shaarawy titular.

Es el expulsado, que no me dejaba borrarlo del campo. Pero sí, creo que el Milan sale reforzado de estos dos últimos choques y que puede extraer conclusiones bastante positivas.

Deja un comentario

*