Un instante de lucidez de Dybala

Paulo Dybala of Juventus during the UEFA Champions League match at Ramon Sanchez Pizjuan Stadium, Seville
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
08/12/2015

La Juventus persigue de forma incansable al Nápoles en una Serie A que se puede convertir en una carrera con solamente dos candidatos. Pincha el Inter, convertido en una broma en este 2016, y sueña la Fiorentina, aún lejos. Solamente la Juve, con 11 victorias consecutivas, persigue de cerca a un Nápoles que visita precisamente la Juve dentro de tres jornadas. La Juve, con Pogba y Dybala en racha, no tiene miedo. Y eso que su partido contra la Roma no fue el mejor. Ni del equipo, ni de Pogba, ni de Dybala. Aunque el argentino, ahora mismo, marca diferencias. Le sale todo. Un instante de lucidez suyo decidió el partido.

La Roma llegaba a Turín triste y magullada. Rudi García, un tipo poco amado en la Juve, ya no está. Ahora manda en la Roma Spalletti, y su misión era conseguir que la Roma no fuera vapuleada por una Juve muy superior. Lo consiguió: la Roma plantó cara y por momentos amenazó con romper la racha de victorias de los campeones. Aunque no pudo ser, pues Dybala no falló en una de las pocas ocasiones de un partido bronco en que la Juve sufrió en ataque. En defensa, poco. La Roma quiso sobrevivir y sobrevivió 78 minutos. Pero Buffon fue un espectador más.

Salió la Juve con un equipo muy titular, con Barzagli, Chiellini y Bonucci imperiales atrás. Evra y Lichsteiner ocuparon las bandas de una Juve magnífica durante sus primeros minutos. La Roma acabó encerrada, sufriendo, pese a la apuesta de Spalletti por un centro del campo duro, con Vainqueur ayudando a Pjanic. Y con De Rossi como tercer central, con Manolas y Rudiger de escoltas. En los primeros 15 minutos De Rossi y Rudiger ya fueron amonestados, Rudiger por atropellar rivales y De Rossi por soltar una coz a Mandzukic en una discusión.

Daniele De Rossi fue el tercer central de la Roma. Foto: MarcadorInt.
Daniele De Rossi fue el tercer central de la Roma. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

El dominio de la Juve era total, con Pogba y Dybala entre líneas, tocando muchos balones, buscando los movimientos por la derecha de Khedira y con mucha continuidad en el juego gracias a las recuperaciones de balón de Marchisio. A la Roma, muy defensiva, no le duraba la pelota. Y si recuperaban una, Pjanic estaba demasiado lejos. Solamente alguna carrera generosa de Florenzi por la derecha permitía a los romanos respirar.

Pero la Roma aguantó la salida de la Juve. Sí, los chicos de Allegri controlaron como quisieron el juego durante 25 minutos, aunque sin ocasiones muy claras. La última línea defensiva romana aguantó y el recurso local fueron disparos lejanos. Poco a poco, la Juve se cansó y la Roma pudo tocar el balón hasta igualar la posesión, aunque la pelota fue un arma defensiva: la Roma la tocaba para evitar ataques de la Juve, no para atacar ellos. Salah parecía un medio defensivo y arriba, solo, Dzeko firmaba un parte horrible. Chiellini y Barzagli lo controlaron siempre. Spalletti inicia su periplo en la Roma priorizando la defensa y la autoestima. Ahora tocará atacar bien.

En la segunda parte la Roma siguió provocando un corte de digestión en la Juve, con faltas, posesiones largas, con piernas que siempre aparecían al final. Vainqueur trabajó mucho, Nainggolan ayudó y la Juve se empezó a poner nerviosa. Dybala fue eclipsado y Pogba retrasó su posición, impotente.

Pogba se fue diluyendo con el paso de los minutos. Foto: Focus Images Ltd.
Pogba se fue diluyendo con el paso de los minutos. Foto: Focus Images Ltd.

Allegri apostó por Cuadrado. El colombiano entró por la derecha, en lugar de Lichsteiner, y ayudó. La Juve tomó el timón otra vez, apostó por esa banda, y creando espacios por la otra, casi marca en una jugada que acabó con un disparo de Evra a la barriga de Szcsezny. Pero la Roma aguantaba. Sufría, sobrevivía.

Sí, la Juve sumó su undécima victoria consecutiva, aunque no atacó bien y el gol llegó cuando Florenzi perdió una pelota cuando salía a la contra, creando un espacio que descubrieron rápidamente los juventinos. Mandzukic se llevó a la defensa hacia el otro lado, Dybala cruzó hasta la zona donde debería estar un Florenzi desesperado y Pogba le puso al argentino una pelota deliciosa: Dybala la cruzó. 1-0. 12 goles del argentino en Serie A. 11 partidos consecutivos ganando. Un jugador de 10.

La Roma buscó empatar sin demasiada fe. Ni usó los tres cambios y solamente creó peligro con una falta provocada por unas manos involuntarias de Evra. Pjanic no la pudo transformar, símbolo de un partido en que la Roma mejoró como bloque defensivo, aunque a nivel individual casi todos los romanos decepcionaron, con excepción de Vainqueur y un De Rossi siempre al límite de la roja, aunque siempre en su sitio.

Con Morata en el campo por Dybala, el partido acabó entre discusiones y peleas, fruto del recuerdo de los duelos de las últimas temporadas, cuando la Roma intentaba plantar cara. Ahora solo puede aspirar a ser tercera. No pudo parar a una Juve en racha, aunque le costó, al equipo de Allegri. La Juve gana gustando y sufriendo. Y sigue a dos del Nápoles gracias a una pequeña genialidad de dos chicos traviesos: Pogba y Dybala.

¿Ganará el Nápoles la liga? ¡Consulta aquí las cuotas de los aspirantes al título y aprovecha el BONO de 50 EUROS* para nuevos usuarios de bwin!

Foto de portada: Focus Images Ltd.
*Bono sujeto a términos y condiciones. Las cuotas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda jugar con responsabilidad y advierte que todos los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos a mayores de 18 años.

Related posts

Deja un comentario

*