Una jornada en el calcio: Balzaretti, Allegri, Llorente…y Diego Milito.

Tommy Klumker

Cuarta jornada del Calcio. Jornada que certifica que estamos delante una temporada maravillosa. Bendita suerte ser italianista este año, después de tantas temporadas en el purgatorio. La tabla la lideran propuestas futbolísticas atractivas. Grandes equipos con grandes hinchadas. Nápoles y Roma han sumado 12 de 12. Juventus, Inter e Fiorentina, 9. Sólo pincha el Milan, hundido con 4 puntos. La jornada demostró que la liga se puede romper con estos cinco equipos escapados.  Y esto no se para. Esta semana jornada el miércoles y el jueves con un Inter-Fiorentina que puede ser una delicatesen.

Un desayuno con… Federico Balzaretti. Un desayuno en Roma. A Roma la amas o la odias. Un servidor la ama y Balzaretti finalmente la amó. Un derbi romano, como todo derbi, no es un partido normal. Un jugadorazo falla un tiro en un derbi y aunque sea muy regular caminará por las calles con el sambenito de inútil. Y un inútil marca un gol en un derbi y lo invitan a copas. Roma, ciudad complicada de entender, se ha levantado con el pueblo romanista, mayoría, eufórico: derbi ganado, final de copa de alguna forma vengada y liderato. Después de un primer tiempo horrible, en el segundo la Roma batió a su rival con el eterno Totti inventando la jugada del 1-0. Su jugada la remató Balzaretti con un precioso disparo. Celebrando el gol, Balzaretti, un piamontés, se encontró abrazado a uno de los dos grandes símbolos de la romanitá: De Rossi. Y De Rossi, hijo de un fantástico entrenador de juveniles de la Roma, lloraba de alegría. Así que Balzaretti, demasiado frio, demasiado metódico, demasiado constante…como todo buen piamontés…se romanizó…y lloró. Criticado siempre en el subgénero de las tertulias televisivas de canales romanos, esas en que un tipo gordo y otro vestido de forma extraña destripan a jugadores de la Roma mientras la cámara enfoca las piernas de la azafata, Balzaretti, un buen lateral, por fin se ganó su sitio en el santoral romanista. Como dijo Rudi Garcia usando un proverbio francés, la Roma ha devuelto la iglesia al centro de la ciudad. La Roma, que lloró de impotencia en la final de copa, lloró de alegría en el derbi. Y con Totti renovado, sueña.

Una comida con… Fernando Llorente. Benditos restaurantes, los de Turín. Aunque algunos de los mejores son esos con fotos de Mazzola, Meroni y otros ídolos del Torino, no faltan los feudos juventinos para premiar a Llorente por su primer gol. La Juve no jugó bien contra este Verona que ha vuelto a la Serie A con las ideas claras. Después de dos empates consecutivos (Copenhague e Inter), la Juve recibió algunas críticas. Así es este club: nacido para ganar. A Conte le mortificaron con preguntas sobre Llorente, especialmente después de esa portada del periódico turinés ‘Tuttosport’ donde se preguntaban por la falta de minutos del español. Conte recordó que Llorente jugó poco el último año, que necesitaba tiempo… pero lo puso de titular contra el Verona. Y Llorente marcó. Y lo que aún es más importante: sin ser su mejor partido se lo vio vivo, con participación, juego de espaldas, remates. Al final, se sumó al discurso de su entrenador, le dio la razón: me faltaba ritmo, he jugado poco los últimos meses, este juego es diferente… prudente y paciente, Llorente no se podía permitir no tener feeling con Conte después de su segundo año con Bielsa. Llorente se tiene que hacer amar por su nueva hinchada. Su primer gol y sus palabras muestran el camino. Todo el mundo sabe que aquí podemos tener una relación de amor, como esa de Martín Vázquez con el Torino de los 90. O quizás más larga, como la del soriano Luís Del Sol con la Juve. ¿Y si fuera como la de Luís Suárez con el Inter? Eso son palabras mayores. ¿Lo son, Fernando?

Una cena con… Massimiliano Allegri. El Nápoles ganó al Milan en San Siro por primera vez en décadas. Y aunque el equipo de Benítez tiene mejor equipo y vive un momento dulce, el Milan no ofreció una imagen horrible. Peor fue contra el Celtic, y ganó. Liderado por el carácter de Balotelli, creó sus problemas al Nápoles y convirtió a Reina en el héroe visitante. Sea como sea, sólo suma cuatro puntos y encajó su segunda derrota en cuatro jornadas. ¿Preocupante? Quizás. Allegri afronta de nuevo un momento complicado. El toscano se ha doctorado en un curso de cómo afrontar problemas en el Milan y mantiene la calma. Entre lesiones y falta de músculo económico –el fichaje más destacado este año sería Poli– su Milan parece perder la comparación con los equipos que lideran la tabla. Sería un buen momento para que nos cuente, con su acento livornés, qué pensó cuando se vendieron a Boateng, qué plan tiene para el partido de este miércoles en Bolonia sin Balotelli. Si realmente piensa que su Milan puede remontar, como la temporada anterior, hasta acabar tercero. Yo no los veo en Champions, ahora mismo. Demasiado Balotellidependencia.

Unas copas con…Diego Milito. Siete meses después de esa terrible lesión, el Príncipe volvió. Milito, el héroe de la final de Madrid, nació con el don del gol y en su retorno marcó dos de los siete goles del Inter en Reggio Emilia contra el modesto Sassuolo. Siete meses de trabajo, de dolor y de partidos con el equipo Primavera hasta que, por fin, Mazarri le dio minutos contra el Sassuolo. El Inter suma 10 puntos de 12, y los dos puntos se los dejó contra la Juve. En la semana en que se confirmó que el 70% del club pasa a manos indonesias, la ‘beneamata’ dio otro golpe sobre la mesa. Mazarri impone su estilo, el Inter de repente divierte y gana y recupera al Príncipe. Un retorno que significa algo más que un golpe anímico. Significa recuperar a un goleador. En esos bares de moda donde los propietarios cuidan a los jugadores en reservados, Diego nos podría contar qué ha sentido. Cómo ha trabajado. Nos podría contar cómo no prepara las celebraciones de los goles. Sólo grita. Como los goleadores de raza.

 

Foto de portada: Tommy Klumker

Related posts

4 comments

Llorente es un jugador tremendamente irregular y que ha realizado pocos buenos partidos. En los resumenes suele quedar bien cuando mete goles pero si se analizan los 90 minutos se le ve que no es un gran goleador y que le falta entrega.

Y parece que Ricky, por fin, con este sistema si que es más aprovechable,no? verle jugar es una delicia esperemos que siga siendo importante.

Fernando Llorente, es un buen jugador, un crack,sobre todo muy trabajador, hay momentos de mayor acierto o menor cara a puerta , pero es una gran persona, al final esto es lo mas importante. Quiero recordar que despues de ser Campeón del mundo con España sub-19, volvió al Athletic, y jugó una temporada con 18 años en tercera División, resultado:máximo goleador de la categoría,después en el primer equipo, triunfos importantes y con la Selección absoluta, disponible y en momentos muy importantes,ha aportado su granito de arena para ser campeones del Mundo. Después de un año parado, lógicamente tiene que coger forma ante una nueva liga y un nuevo equipo, no tengo duda de que triunfará como jugador en la Juve o en cualquier equipo en el que este.

Deja un comentario

*