Una jornada en el calcio: Cerci, Di Francesco, Rudi Garcia…y Gattuso

Escudo Roma, Maximus'78

Quinta jornada del Calcio. Jornada entre semana para demostrar que nada está escrito. ¿Que el Sassuolo pierde 0-7? Pues cuatro días después saca un empate del campo del líder, el Nápoles, jugando un buen partido. ¿Que Gervinho no marca un gol nunca? Pues gol del marfileño. ¿Que el Milan pierde y se hunde? Pues dos goles en los últimos cinco minutos, como en Turín, y saca un empate sin Balotelli en el campo del Bolonia (3-3). Algo es algo, pensarán los milaneses después de esa jornada que deja a la Roma de Rudi Garcia como gran protagonista. Los romanistas cierran una semana maravillosa: en seis días, renovación de Totti, victoria en el derbi contra la Lazio y triunfo en el campo de la Sampdoria por 0-2: 15 puntos de 15, mejor inicio de toda la historia en la Serie A y liderato en solitario. Una jornada de nuevo con muchos goles y protagonistas, con la Juve ganado sin brillar al Chievo (1-2) con polémica arbitral y Llorente titular de nuevo. Aunque no sea fin de semana, nos toca gozar de Italia en un día maravilloso.

Un desayuno con… Alessio Cerci. Con cinco goles en cinco jornadas, el canterano de la Roma parece haber encontrado por fin su sitio en el Torino. El ‘toro’ firmaría no sufrir, pues el sueño de volver a Europa parece demasiado ambicioso, pero ha firmado un buen inicio de temporada pese al empate con el Verona de esta jornada (2-2). Cerci, que no despuntó ni en su Roma ni en la Fiorentina, pareció dar un paso atrás marchando al Torino. Fue un acierto. Aquí es la estrella, juega, manda y gana. Y le recuerda a Prandelli que es una opción para la selección. En Torino ha encontrado la complicidad del entrenador más veterano de la Serie A, Giampiero Ventura. Se conocían de la temporada 2007/08, cuando Ventura y Cerci casi le dan el ascenso a la Serie A al Pisa.

Una comida con… Eusebio Di Francesco. Si el Sassuolo perdía en el campo del líder, Di Francesco tenía muchas opciones de ser el primer entrenador destituido. Pero el modesto Sassuolo sumó su primer punto en la Serie A en San Paolo contra un Nápoles cansado después de una semana muy dura. Y no sólo sacó un punto. Gustó y con contras letales buscó ganar. Di Francesco, que fue un centrocampista de nivel, modificó su equipo después de perder 0-7 con el Inter: sólo cuatro jugadores repitieron y uno de ellos, Kurtic, fue un azote para Cannavaro. En una tierra de buena comida como es la Emilia Romagna, Di Francesco nos tiene que contar si el Sassuolo puede mantener esta línea y soñar con la salvación.

Una cena con… Rudi Garcia. Expulsado por primera vez en Italia, el francés llegó a una Roma convertida en una casa de locos y pocos meses después la tiene líder con el mejor inicio de temporada de toda la historia. Ni Capello, ni Liedholm, ni Spalletti: con Rudi Garcia, 15 puntos de 15. La Roma no jugó bien en el campo de la Sampdoria, con algunas rotaciones, con Totti suplente y De Sanctis sacando muchos balones, pero el romanismo sueña, como se vio al final, con hinchas y jugadores celebrando unidos el triunfo. Garcia ha impuesto un estilo, mezcla buenos minutos con otros de contemporización y se ha ganado la complicidad de Totti. Me lo llevaría a esos restaurantes cerca del viejo ghetto romano para devorar la comida tradicional romana, que era comida de pobres… y soñar con una Roma rica.

Unas copas con… Gennaro Gattuso. Gattuso duró siete partidos oficiales en el Palermo: seis de liga y uno de copa. Después de perder 2-1 con el Bari, el propietario del club siciliano, Maurizio Zamparini, lo fulminó. Con tres derrotas en seis jornadas de la Serie B, Zamparini explotó sumando una nueva muesca a su larga trayectoria como presidente con menos paciencia del mundo. Zamparini se ha cargado 42 entrenadores en 26 años en 2 equipos diferentes: Venezia y Palermo. Gattuso, que en seis meses suma dos destituciones como entrenador (Sion y Palermo), nos tendría que contar con unas copas delante qué piensa de todo esto.

Una resaca con… Ricky Álvarez. Después de una noche de copas con Gattuso, tenemos el cuerpo dolido, la barriga destrozada. Nos recuperamos como podemos, nos vamos a Milán y acabamos el día eufóricos con el Inter-Fiorentina (2-1). Un segundo tiempo alocado deja al Inter segundo en la tabla y de pas, deja a la Fiore dudando sobre una defensa incapaz de jugar al mismo nivel que Rossi. En el Inter, el equipo conecta con el waltermazzarrismo. Un equipo pasional, alocado, por momentos roto y con un juego por las bandas eléctrico. Nagatomo y Jonathan se comen el mundo y marcan goles. Y Ricky se siente estrella por primera vez en Europa. Volcó el juego del Inter por la derecha en el primer tiempo, centró en la jugada del 2-1 por la izquierda, encaró, apareció y gustó. Criticado la última temporada, se siente estrella. Y si nuestra barriga aguanta, nos contará cosas de este Inter. ¿Que techo tiene? ¿No tendrá un bajón después de jugar sus cartas demasiadas veces al corazón?

Foto de portada: Maximus’78

Related posts

Deja un comentario

*