Una jornada en el Calcio con…Benítez, Montella, Pjanic y Belotti

Benitez Focus

4a jornada de la Serie A. Juventus y Roma se escapan. Ya le sacan 4 puntos al Inter, que derrotó al Atalanta con golazos de Osvaldo y Hernanes, la Sampdoria de Mihajlovic, que sigue sin perder antes del derbi genovés, y el Verona, que rescató un punto contra el Genoa pese a los errores defensivos de Rafa Márquez. El Genoa, con dos goles de Matri y paradones de Perin, parecía capaz de ganar en Verona, pero con goles de Tachtsidis y Ionita, el primer moldavo que marca en la Serie A, el Verona empató y el Genoa llegará un poco más triste al derbi.

La Juve se sacó de encima el Cesena sin problemas, con un buen Arturo Vidal y un error grave de Morata, que se quedó cerca de su primer gol. La Roma sufrió más en el camp de un Parma mejorado. Ljajic marcó el primer con una asistencia de Totti y Pjanic marcó un golazo de falta en el 88. Los dos equipos han sumado los 12 puntos en juego y dejan lejos al Milan, que pinchó en el campo del Empoli con el primer gol de Torres (2-2). El Milan se queda con 7 puntos, por delante  de una Fiorentina incapaz de marcar goles sin Rossi y Gomez. Empató 0-0 con el Sassuolo (segundo empate sin goles en casa) y solamente ha sumado 5 puntos, con un gol en 360 minutos. Aunque peor lo tiene el Nápoles. Empató 3-3 con el Palermo en casa y con 4 puntos, se queda ya a 8 puntos del liderato. El equipo de Benítez aún no ha ganado en casa esta temporada en la Serie A y la presión es temible. La misma presión que tiene Zeman. Su Cagliari tiene mala pinta y perdió 1-2 con el Torino. Después de casi 300 minutos sin marcar un gol, Glik y Quagliarella marcaron en tierras sardas y el equipo de Ventura respira un poco.

PD: En la jornada, cómo no, Torres tiene su protagonismo. Aunque ya le dedicamos a Torres y el partido del Milan este artículo.

Artículo relacionado: “El Empoli asusta, Torres ilusiona”, por Toni Padilla

Benitez FocusNo es el mejor momento de Rafa Benítez en Italia (Foto: Focus Images Ltd)

Un desayuno con..Rafa Benítez. El entrenador español vive su peor momento en el Nápoles. Ciudad visceral, Benítez es ahora criticado por esos que lo cubrieron de elogios. El entrenador ha anulado el día de fiesta previsto este jueves y el Nápoles prepara el partido de ese fin de semana contra el Sassuolo contra las cuerdas. Los datos son horribles: 4 puntos, 11 goles en contra, ni un partido sin encajar goles, eliminado de la Champions, a 8 puntos de liderato, derrotado en casa por el Chievo e incapaz de ganar delante de su público. San Paolo sólo ha visto la victoria en Europa League contra el Sparta, pero ha sufrido los empates contra el Athletic y el Palermo. El ambiente, cuentan en Nápoles, es muy negativo. En el vestuario se argumenta que la negativa de Di Laurentiis, el presidente, de poner más dinero en el mercado de fichajes ha ayudado en el pesimismo de los jugadores. Como si fuera una señal, como si implicara que el propietario no cree demasiado en el proyecto. Di Laurentiis grita y afirma que se ha gastado demasiado los últimos años, aunque cierto es que las incorporaciones de esta temporada son de perfil bajo. Benítez dio descanso de salida a Higuaín contra el Palermo, en un partido en que el equipo local atacó bien pero defendió de una forma horrible. Fue un desastre. Un 3-3 doloroso que deja al Nápoles triste. Di Laurentiis se ha ido a su casa de Estados Unidos, los periodistas critican las decisiones de Benítez y la actitud de los jugadores. Y el equipo jugó sin cohesión contra los sicilianos. El Nápoles quería competir contra la Juve y, de momento, no le puede ganar a los equipos más modestos.

Una comida con…Vincenzo Montella. Toca sacar a Montella de su casa o la sede de la Fiorentina. Llega el otoño y aunque no sea como la Primavera, la Toscana está preciosa. Que le toque el sol, un buen vino y carne. Y que se anime. La Fiorentina es el equipo que menos goles marca de la Serie A. Un solo gol en 4 jornadas. Tremendo, pues es un equipo ofensivo que ataca y muerde. Sin Rossi, lesionado durante meses, y Mario Gómez, que estará tres semanas sin jugar, la Fiorentina no tiene gol. De nuevo, Montella no puede disponer de esta delantera que sería maravillosa en forma. Contra el Sassuolo apostó por Babacar, con Joaquín y Cuadrado por detrás, entrando como puñales por las bandas. Con ellos, el equipo toscano mereció el gol. Se topó con el palo, la red lateral, el portero y la falta de puntería. Borja Valero lideró el equipo y buscó el gol, también sin suerte. Babacar se dejó el alma corriendo, pero le falta instinto goleador. Montella apostó en el segundo tiempo por el joven talento local Bernardeschi e Ilicic. Sin suerte. El partido acabó 0-0 y la Fiorentina, con un gol, es la peor delantera del torneo… junto al Sassuolo. Sí, el equipo de Zaza, Berardi, Floro Flores… Zaza, después de enamorar con la selección, fue suplente y Berardi estaba sancionado. Cosas de la vida, dos equipos con fama de ofensivos no marcan goles ni por casualidad.

Pjanic Roma (romazone)Pjanic, de lo mejor de la Roma (Foto: romazone)

Una cena con…Miralem Pjanic. El partido de Parma era una trampa para la Roma. Al jugar Champions acumula más partidos y el Parma siempre es un rival complicado. Además, la Roma llegaba al partido sin los lesionados Astori, Balzaretti, Borriello, Castan, De Rossi, Iturbe, Strootman y Uçan. El partido parecía destinado al empate hasta que Pjanic marcó su golazo de falta. “¿Cómo crear peligro sin Totti? Fácil, le das el balón a Pjanic y marca”, bromeó Rudi Garcia después. La Roma volvió a casa contenta, con pleno de victorias, aunque el calendario es complicado: ahora llega el siempre competitivo Verona, luego toca ir al campo del Manchester City y acto seguido visitar a la Juve. Conscientes de la dureza del torneo, los romanistas celebran este momento. En el vuelo de vuelta a casa se sacaron una foto dentro del avión, con Totti, que dejó grandes detalles de calidad en Parma, en medio de la foto, cómo no. Y detrás, Miralem. “Siento debilidad por él, es nuestro principito”, dijo Totti. Menudo principito, la Roma acertó al subir el sueldo del bosnio, que marca diferencias y aporta multitud de recursos. La Roma mantiene el nivel competitivo de la última temporada, ¿pero será eso suficiente para sacar tajada de estadios como los del City, el Bayern o la Juventus? Aquí estamos debatiendo del tema en la mesa del restaurante romano con Miralem, cuando aparece Totti. En mis noches romanas, siempre aparece Totti. Sea en forma de chiste, anécdota o broma.

Artículo relacionado: “Ilusión y confianza giallorossa”, por Sergio Santomé

Unas copas con…Andrea Belotti. Con 20 años, Belotti marcó sus dos primeros goles en la Serie A en un escenario imponente: San Paolo. Este delantero lombardo se ha convertido en uno de los nombres de moda en el Palermo. El club siciliano lo fichó cuando era un jugador juvenil y jugaba en el Albinoleffe, el segundo equipo de Bérgamo (aunque fundado por la fusión de dos equipos de poblaciones vecinas). Belotti, cosas de la vida, no pasó una prueba con el Atalanta, equipo que suele detectar el talento, y Belotti acabó en el Palermo. El año pasado, en la Serie B, marcó sus primeros goles. Y de momento, la nueva temporada lo está situando entre los candidatos a mejor jugador joven del torneo. Ya juega con la selección sub’21, con la que marcó dos goles en los últimos partidos. Y en la Serie A frustró la defensa del Nápoles con sus primeros goles en Primera, uno de buen testarazo. Belotti es un delantero de área, listo, travieso, con cierta técnica y carácter. Con un chico joven que celebra los goles imitando con la mano la cresta de un gallo (un gesto de complicidad con un amigo), sólo puedo imaginar tomar copas. No me imagino estar en una mesa de un buen restaurante y que se ponga a imitar un gallo. Aunque si quisiera, podría. Belotti es puro descaro. Apunta maneras.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

Nunca vi jugar a Belotti. Tengo muchas ganas de ver a Palermo por Dybala y el “Mudo” Vázquez, pero no he tenido tiempo. Ya me lo apunto.

Ayer hicieron lo que quisieron contra el Napoli. Hasta que el tecnico queria mantener el empate saco a Dybala y se acabo el ataque del Palermo.

Deja un comentario

*