Una jornada en el Calcio con… Benítez, Rudi García, Mancini y Pippo Inzaghi

Milan Inzaghi 2 -  Amil Delic

27a jornada de la Serie A. Señores y señoras, la Serie A está preciosa. No en su lucha por ganar la liga, ya en manos de la Juve. Está preciosa en la lucha por la segunda y la tercera posición. La Roma, en una noche desafortunada, ha fallado mil goles contra una Sampdoria que mereció perder y ganó con goles de De Silvestri y Muriel. De repente, tenemos cinco equipos en cinco puntos. La Roma, en crisis (1 victoria, 8 empates y 1 derrota en las últimas 10 jornadas), es perseguida por la Lazio, el Nápoles, la Fiorentina y su último verdugo, la Sampdoria. La Lazio, en plena racha, se ha puesto a un solo punto ocupando la tercera posición en solitario, pues el Nápoles pinchó otra vez, derrotado en Verona. Ahora le tocará luchar por jugar la Champions cuando parecía destinada a ser segunda. Y todo con Fiorentina y Sampdoria, grandes ganadores del lunes, por detrás. La Fiore, con un Joaquín brillante, hundió un poco más al Milan (2-1) en otra jornada negra del fútbol milanés. El Inter empató en casa con el penúltimo, el Cesena, y la posibilidad de una temporada sin fútbol europeo en Milán toma peso.

En la lucha por no bajar, el Parma fue goleado en el derbi de la Emilia-Romaña por el Sassuolo (4-1) justo el fin de semana en el que fue sancionado con dos puntos más por no pagar. El Cesena, con su punto en San Siro, sigue a cuatro puntos de la salvación, empatado con un Cagliari que en el retorno de Zeman pinchó con el siempre competitivo Empoli (1-1). Como los veroneses han reaccionado, con un Luca Toni maravilloso derrotando al Nápoles y un Paloschi crecido en el Chievo derrotando al Genoa, el Atalanta queda como posible candidato al descenso, perseguido por Cesena y Cagliari. Los bergamascos no pasaron de un triste 0-0 con el Udinese. Y sufren.

La jornada nos dejó un golazo de Morata y grandes actuaciones de Fiorentina, Lazio y Sampdoria. También la dignidad del Cesena y del Empoli. Pero por encima de todo, la jornada ha puesto en aprietos a entrenadores de clubes muy grandes. Pasaremos el día con ellos.

FIL CHELSEA PC BENITEZ 05Rafa Benítez. Foto: Focus Images Ltd.

Un almuerzo con… Rafa Benítez. El entrenador español vive en un constante estado de bipolaridad. El equipo se encuentra a un paso de la final de Copa, cerca de los cuartos de final de la Europa League y con opciones de jugar Champions. Los buenos resultados en Europa y la Copa han chocado estas últimas semanas con una mala racha de resultados en la Serie A, con 4 puntos de los últimos 15. El equipo ha desaprovechado la gran oportunidad de atrapar a la Roma y ocupar la segunda posición… y ahora ha caído hasta la cuarta posición. La buena racha de la Lazio, su rival en las semifinales de Copa (empataron 1-1 en Roma la ida), ha pasado factura a un equipo derrotado por 2-0 en el campo del Hellas Verona. Aunque la pelota siempre la tenían en los pies los jugadores de Rafa. Castigados por la veteranía de Toni, los napolitanos volvieron a casa donde las tertulias más pasionales y menos racionales ya criticaban las rotaciones del entrenador español. En el campo del Verona, Higuaín, Callejón y Gabbiadini fueron suplentes, y Benítez admitió que no esperaba un partido así. “Jugamos buenos partidos contra la Lazio, el Inter y el Dinamo de Moscú, pero no parecemos poder mantener la intensidad”, admitió. Benítez siempre consigue que sus equipos compitan, siempre gana algo (de momento, la Supercopa) y trabaja duro. Pero el fantasma de la Champions lo persigue. El gran objetivo del Nápoles es jugar la Champions. Y fueron eliminados en la previa por el Athletic primero. Y ahora, peligra su presencia en la próxima edición.

Una comida con… Rudi García. La Roma no gana en casa desde el 30 de noviembre, con la única excepción de un partido de Copa contra el Empoli decidido en la prórroga. La crisis es tremenda. Una victoria en las últimas 10 jornadas, la segunda posición peligrando y la necesidad de llegar a los cuartos de final de la Europa League, como sea. Como sucede en Nápoles, en Roma existe un pequeño submundo de tertulias en televisiones malas, con chicas luciendo pierna y viejos periodistas de 70 años con trajes supuestamente elegantes pugnando con tipos jóvenes que intentan ir de guapos en torno a quién se mete más con el entrenador de su propio club. Si Benítez vive perseguido por el fantasma de jugar la Champions, la Roma vive perseguida por el fantasma de las declaraciones de Garcia, quien dijo que se podía ganar la Liga. Y ahora parece incapaz de defender la segunda posición, presionado por el viejo enemigo: la Lazio de Pioli. Aunque la Roma ha jugado un buen partido contra la Sampdoria, fallando muchos goles, el resultado es un mazazo. En las redes muchos piden la cabeza del entrenador francés. Su Roma, por momentos, recuperó buenas sensaciones en el primer tiempo contra la Sampdoria, aunque acabó nerviosa, con Keita expulsado y pocas ideas. Ahora sí, peligra la continuidad de García la próxima temporada. El reto está claro: acabar segundos y si se puede, llegar a la final de Varsovia de la Europa League. García afirma que el equipo “tiene una mentalidad de hierro”, pero el nerviosismo en Roma es evidente. Los ultras pidieron hablar con los jugadores, el equipo ha sido abucheado y García se siente solo. Cuando todo va mal, te puede suceder lo menos imprevisto. Incluso que disparen tiros al lado de tu casa. Aunque en este caso, era el propietario de un negocio disparando a dos ladrones. Nada contra Rudi.

Una cena con… Roberto Mancini. “No me esperaba esto, la verdad” decía Mancini después del empate del penúltimo, el Cesena, en San Siro contra su Inter. Los interistas fueron abucheados por una hinchada herida. El Inter sólo ha ganado 1 de los últimos 5 partidos oficiales, está eliminado de la Copa, tocado en la Europa League (deberá remontar un 3-1 contra el Wolfsburgo) y en la liga se encuentra a 8 puntos de la sexta posición. Además, Shaqiri tiene molestias y puede ser baja por lesión contra los alemanes. La imagen ofrecida contra el Cesena fue gris y el empate aleja las buenas sensaciones del punto rescatado en Nápoles, donde el Inter mereció perder. Con Mancini, el Inter tiene una media de puntos similar a Mazzarri. Si cae en Europa, le quedará solamente una opción si quiere jugar la próxima temporada en Europa: llegar a la sexta posición, ya que la final de Copa seguramente sería entre la Fiorentina y el ganador del Lazio-Nápoles. Con esta final, el sexto también se mete en Europa. El problema son estos ocho puntos. Mancini, tipo elegante, incluso ha perdido la calma. Con las manos en el rostro, desesperado. Su Inter, con buenos refuerzos en enero, sigue sin arrancar. El tiempo se acaba. Y la posibilidad de una temporada sin jugar en Europa asusta.

Unas copas con… Pippo Inzaghi. Sí, no jugar en Europa asusta. Y en el caso del Milan, serían dos temporadas consecutivas. El Milan han ganado 2 de los últimos 12 partidos en la Serie A, contra los dos últimos clasificados, y este marzo ha sumado 2 puntos de 9 con empates contra el Verona y el Chievo. Y la cruel derrota de Florencia. Aunque Destro ha marcado el 0-1 entrada la segunda parte, un gol que no hacía justicia al partido, el equipo toscano ha reaccionado con dos goles en los últimos minutos. El Milan se encuentra a 10 puntos de la sexta posición, perdiendo opciones de jugar la Europa League. Y esta semana Berlusconi ratificó a Inzaghi en el cargo aunque dejó ligado el futuro del entrenador a la presencia en competiciones internacionales. En la misma semana, Berlusconi ha sido absuelto en el caso Ruby (era acusado de fomentar la prostitución de una chica menor de edad), ha anunciado que vuelve a la política, ha mantenido reuniones con inversores asiáticos que pueden entrar en el Milan y ha decidido el futuro de Inzaghi. Lo curioso es que en ninguna de estas cosas su palabra es definitiva. Inzaghi puede perder el cargo y Berlusconi puede salir de la política. O ser juzgado de nuevo. Todo es posible en Milán, la ciudad con dos clubes en crisis. Inzaghi, mojado por la lluvia de Florencia, toma una copa triste. Pobre Pippo. Pobre Milan.

Foto de portada: Amil Delic.

Related posts

3 comments

Deja un comentario

*