Una jornada en el Calcio con Borriello, Saponara, Baselli y Balotelli

Mario Balotelli ha empezado con buen pie su andadura en el Niza. Foto: Focus Images Ltd.

jornada de la Serie A. El Inter lidera la tabla, feliz, después de derrotar al Milan en el derbi gracias a un gol de Guarín. Una jugada perfecta, pues le saca 8 puntos a la Juve, 7 al Nápoles y 6 al Milan después de solamente tres jornadas. El Inter de Mancini mejoró su propuesta y siente que esta temporada, las cosas pueden funcionar. El Milan, con su segunda derrota en tres jornadas, no jugó mal y en los últimos minutos buscó el empate con buenos minutos del bad boy Balotelli. Fue un derbi igualado que permitió ver cómo, poco a poco, este derbi recupera su grandeza. Aún queda trabajo.

Como le queda trabajo a una Juve desconocida. Algunos hinchas incluso abuchearon al campeón, que ha sumado 1 punto de 6 en casa contra Udinese y Chievo. El Chievo, crecido, sacó un punto y aguantó contra una Juve que empató de penalti y sigue sin encontrar el equilibro entre los nuevos jugadores y los de siempre. El campeón tiembla y observa como la Roma se escapa (le saca 6 puntos) después de ganar un inédito derbi de la región del lacio en el campo del Frosinone (0-2). El otro club romano, la Lazio, no falló con los dos primeros goles de Matri, contra Udinese.

La jornada fue bonita, con cuatro empates acabando en 2-2. El Torino evitó la derrota en el campo del Verona y es uno de los clubes con 7 puntos, como el Palermo, que no pudo dar el salto al liderado cediendo un empate en casa pese a loa dos primeros goles en la Serie A de Hiljemark y Djurdjevic. El Carpi les sacó un empate en el histórico primer punto del este club en la Serie A. Otro 2-2 dejó al Sassuolo sin el tercer triunfo, pese al tercer gol de Flore Flores. El Atalanta aguantó en un partido con dos penaltis fallados, uno por cada equipo, y con Pinilla marcando los dos goles visitantes, el primero de prodigiosa chilena.

Y en Empoli, un 2-2 significó el primer punto de los locales contra el club entrenador por su entrenador la última temporada, Maurizio Sarri. El Nápoles, en defensa, fue un desastre, con Saponara rompiendo su línea. Aunque en ataque, mereció más, con Insigne crecido y detalles de Mertens. El Nápoles suma 2 puntos de 9, aunque poco a poco, mejora su juego. Y en el otro campo toscano, la Fiorentina le ganó 1-0 al Genoa con gol de Babacar.

Maurizio Sarri Empoli (hellaslive)
El Nápoles de Sarri suma 2 puntos de 9 possibles. Foto: hellaslive.

Un almuerzo con… Marco Borriello. El delantero napolitano llegó al Carpi envuelto en un mar de dudas. Habían pasado casi dos años del último gol de este goleador famoso por su vida personal (su padre fue víctima de la Camorra y sus líos de faldas son numerosos). En octubre del 2013, con la Roma, Boriello inició su penitencia goleadora. Dos años sin goles no era la mejor tarjeta de presentación cuando llegó a un club, el Carpi, que en el año de su debut en la Serie A no se podía permitir el lujo de fichar tipos famosos si luego no rendían. Porque no andan sobrados de dinero. Así que la incorporación de Borriello generó algunas dudas. Pues bien, el Carpi consiguió su primer punto, empatando 2-2 en Palermo. Y Borriello marcó justo dos minutos después de entrar por Mbakogu. El Carpi, como contamos, es un club pequeño que lidera todas las apuestas sobre candidatos al descenso. En su debut, ya perdía 5-0 con al Sampdoria a los 37 minutos de juego. Luego, perdió 1-2 con el Inter y mejorando. Y en su tercer partido, casi gana en Palermo, con partidazo de Matos y un gol siciliano a los 87 minutos para dejar los tres puntos en uno. Sea como sea, Borriello aportó, con la ayuda de Matos, su gol. Y con 33 años, ya puede decir que ha marcado 98 goles profesionales y añade el nombre del Carpi a la larga lista de equipos con los que ha anotado en la Serie A: Milan (se formó en este club, su sueño roto), Empoli, Reggina, Sampdoria, Treviso, Genoa, Roma y Juventus.

Una comida con… Riccardo Saponara. Saponara está en la agenda de muchos. Conte medita dar una oportunidad a este mediapunta en la absoluta. Y gracias a su gol y su asistencia contra el Nápoles, el Empoli sumó su primer punto. Riccardo Saponara está jugando a un nivel muy alto en un club, el Empoli, que este verano ha perdido jugadores importantes como Valdifiori o Hysaj. Y a su entrenador de los milagros, Sarri, fichado precisamente por el Nápoles. En el retorno de Sarri, técnico clave en la mejora de Saponara, este jugador se salió y le negó el triunfo a su viejo maestro. Fabrizio Corsi, el presidente del Empoli, admite que Saponara “marchará el próximo año. Llegarán ofertas por Tonelli y Saponara , así que los hemos blindado”, asume. Ya que toca perder a un jugadorazo, el Empoli quiere cobrar. Saponara ya marcó contra el Milan en la última jornada, en un partido importante pues este club no le dio oportunidades. “La última temporada me costó arrancar ya que no tenía ritmo. En el Milan no me dieron muchas opciones, durante un año y medio jugué poco”, admite. Formado en clubes modestos, fue descubierto por el Empoli en la Serie B. Jugó a las mil maravillas y el Milan lo fichó. Y aquí se rompió el sueño. “El Empoli no me pasó factura. Este club me permitió fallar, admitió mi error, pues intentar dar el salto de la Serie B al Milan era duro”, reconoce, crítico. Sí, Saponara admite que quizás es mejor subir poco a poco. Y agradece que este modesto club, el Empoli, le abriera las puertas otra vez, aunque asume que lo perderá de nuevo. Saponara, tarde o temprano, tendrá minutos en un grande.

Saponara no tuvo oportunidades en el Milan, motivo por el que regresó al Empoli. Ahora está brillando. Foto: Amil Delic.
Saponara no tuvo oportunidades en el Milan, motivo por el que regresó al Empoli. Ahora está brillando. Foto: Amil Delic.

Una cena con… Daniele Baselli. Uno se pone a mirar los jugadores que han salido del Atalanta y se sorprende. Si el club bergamasco fuera rico, ahora podría jugar con Padoin, Montolivo, Zaza, Bonaventura o Pazzini. El Atalanta siempre saca buenos jugadores. Y luego, invierte el dinero en jugadores que mantienen el nivel como Denis, Moralez o Pinilla, el chileno de las chilenas imposibles. Uno de los jugadores que ha salido de este club es Daniele Baselli. Este verano, el Torino pagó unos 10 millones por Baselli y Davide Zappacosta. Y el impacto del centrocampista ha sido total, con tres goles en tres jornadas. El goleador Quagliarella y este centrocampista con llegada marcaron contra el Frosinone (1-2) y contra la Fiorentina (3-1). Y en Verona, con el partido 1-0, Baselli empató bajo la lluvia llegando al corazón del área, con intuición, como si fuera un goleador puro. Baselli, internacional sub’21, ya entra en las quinielas de Antonio Conte y podría debutar en la absoluta. Baselli ya marcó también en el partido de Copa contra el Pescara, también dentro del área, aunque uno de sus recursos es el disparo lejano, como demostró contra Fiorentina y Frosinone. La última temporada, solamente el 5% de los goles del ‘Toro’ fueron desde fuera el área. Con Baselli, el Torino dispone ahora de un francotirador polivalente.

Unas copas con… Mario Balotelli. Ahora que celebramos los 30 años de Super Mario, el videojuego, el otro Super Mario está de vuelta. El delantero, suplente por detrás de Bacca y Luiz Adriano en el Milan, entró por el colombiano justo después del gol de Guarín. Fue, cómo no, abucheado. Balotelli llegó en edad juvenil al Inter, aunque siempre se supo que era hincha del Milan. Por eso acabó, cuando pudo, cruzando la ciudad. En el Inter había trabajado a las órdenes de Mancini y su ayudante Mihajlovic, los dos entrenadores rivales ayer. Y Mancini no ocultó que le pidió a Balotelli volver al Inter. Al final, Balotelli eligió volver al Milan con Mihajlovic. El serbio confía en sacar el buen fútbol de un jugador díscolo, rebelde. En sus minutos, Balotelli jugó realmente bien. Situado por detrás de los puntas y con tendencia a caer primero a la izquierda, y luego a la derecha, pidió la pelota, la aguantó y forzó faltas. Los jugadores del Inter intentaron provocar sus reacciones de niño travieso, sin suerte. Balotelli no perdió el control. Además, disparó al palo y generó una buena ocasión en que Alex Telles casí se mete gol en su arco. Al final del derbi, saludo con una sonrisa a los trabajadores del Inter y Mancini. Aunque abandonó el césped agarrando la camiseta del Milan con el puño y besándola entre insultos de los ultras interistas. Balotelli is back.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*