Una jornada en el Calcio con Crespo, Llorente, Inzaghi y Candreva

Crespo es el nuevo entrenador del Modena. Foto: 10. Internationale Sportnacht Davos 2012.

24a jornada de la Serie A. La Roma se empeña en empatar. Ha empatado 6 de los últimos 7 partidos de la Serie A. Y empató con el Feyenoord. Incapaz de ganar y gustar, se dejó 2 puntos en el campo del Hellas Verona. Y justo antes de jugar en casa contra la Juventus se queda a -9 puntos de los hombres de Allegri. La Juve, pensando más en el Borussia Dortmund que en el Atalanta, derrotó a los bergamascos por 2-1, con un gol liberador de Llorente y una maravilla de Pirlo. La Roma se aleja de la Juve y se le acerca el Nápoles. Si la Roma se ha dejado empates durante estas semana, el Nápoles suma de tres en tres. Derrotó al Sassuolo por 2-0 y encadena 6 victorias en 7 partidos. Solamente su derrota en Palermo evitó que ya sumase los mismos puntos que la Roma. Tres puntos los separan. La emoción estará aquí.

Con el derbi genovés suspendido por la lluvia, la lucha por jugar en Europa presenció una buena victoria de la Lazio contra el Palermo (2-1) y un frustrante empate de la Fiorentina con el Torino (1-1). El Inter visitó al Cagliari y el conjunto de Roberto Mancini sumó su tercera victoria consecutiva en la Serie A. En San Siro, el Milan por fin reaccionó e incluso no anda lejos de la zona europea: derrotó al Cesena por 2-0. Los caballitos de mar quedan en zona de descenso, muy tocados, y lejos del que posiblemente sea el equipo más admirable del torneo: el Empoli de Maurizio Sarri (perfil de este entrenador peculiar). Los toscanos, con un presupuesto ínfimo, ganaron por 3-0 al Chievo y ya tienen un colchón interesante con la zona de descenso. Ni Atalanta, ni Chievo, ni siquiera el Verona, pese a su empate, se pueden confiar.

Y todo en la jornada más triste que recordamos en años en la Serie A. Por primera vez un partido no se pudo jugar, debido a que un club no puede ni pagar el sueldo de los trabajadores del estadio. El Parma camina hacia la desaparición. De momento, el partido figura como suspendido, aunque nadie sabe si el equipo parmesano podrá jugar la próxima jornada en el campo del Genoa. Esta historia ya la contamos aquí, por si alguien quiere saber más del tema.

Un almuerzo con…Hernán Crespo. Si, con Valdanito. El argentino vivió grandes días en el Parma y volvió al equipo del Ennio Tardini. Aquí entrena al equipo juvenil, el Primavera. Crespo ha visto con angustia cómo en los últimos meses ni él ni sus ayudantes cobraban, ha visto cómo muchos jugadores pedían marchar pues el club se desmoronaba. Incluso cómo un día, el agua salió fría pues no se pagaban facturas de la ciudad deportiva. Y pese a todo, Crespo ha seguido trabajando con el juvenil, que jugó su partido contra el Carpi esta semana, ganando por 1-0. Al final del partido, sabiendo que el primer equipo no disputaría su partido, Crespo explotó. “No sabemos si podremos encontrar dinero para jugar el próximo partido. Pero si nos toca pillar nuestros coches e ir así, iremos al partido con nuestro dinero”, dijo. Crespo, con los padres de los jugadores del juvenil, no se quiere rendir. Quiere acabar la temporada con el Primavera de un club que desaparece. Curiosamente, el próximo partido lo enfrenta al juvenil de la Sampdoria en Génova. Y el entrenador del Primavera de la Sampdoria es otro tipo que marcó muchos goles en el Parma, Enrico Chiesa. Pues bien, el presidente de la Sampdoria, el peculiar Massimo Ferrero, ha comunicado que la Sampdoria financiará el desplazamiento del Parma. “El valor educativo y formativo del fútbol juvenil se debe respetar en nombre del Fair Play”, asegura el comunicado de los genoveses. El presidente de la Sampdoria incluso ha pedido a los otros dirigentes salvar como sea al Parma. Y los jugadores del primer equipo, que juegan contra el Genoa, también avisan de que pueden ir al partido en sus coches. La duda es saber qué sucederá después. El 7 de marzo el Parma jugaría contra el Varese. ¿Le tocará a Crespo ir en su coche? Suceda lo que sucede, la actitud de Crespo y la Sampdoria es un oasis de belleza en medio, ya me perdonarán ustedes, de la mierda. La mierda en forma de engaños y mentiras en los despachos del Parma.

Hernán Crespo - 10. Internationale Sportnacht Davos 2012

Hernán Crespo jugó en el Parma en dos etapas distintas (Foto: Internationale Sportnacht Davos 2012)

Una comida con…Fernando Llorente. A Llorente le vimos esta semana acompañado de hinchas del Athletic Club en Turín. Algunos no le perdonan su despedida. Otros sí y lo saludaron en la capital piemontesa. Llorente no lo ha pasado bien durante los últimos meses. Este año 2015 aún no había metido ni un gol. Ni uno. Tévez y Morata, sí. La pugna entre los dos delanteros españoles puede ser tremenda, y Morata parecía más en forma. Los últimos goles de Llorente eran esos contra el Parma un 9 de noviembre, cuando marcó dos en la goleada por 7-0. Contra el Atalanta, con el equipo perdiendo, Llorente pudo anotar el gol del empate, gritado con rabia. Justo antes del retorno de la Champions League, Llorente marcó un gol de los suyos, poniendo la pierna en medio de un bosque de jugadores. “Espero que sea el primero de muchos. Lo merecía”, dijo Andrea Pirlo, autor del segundo. Sea como sea, parece que si Llorente pudo jugar contra el Atalanta fue porque Allegri piensa en una delantera con Morata-Tévez contra el Borussia de Dortmund. La pugna entre Llorente y Morata puede ser interesante hasta final de temporada. Y el ganador del duelo puede ser, cómo no, la Juve. Nada mejor que la competencia interna…

Una cena con…Pippo Inzaghi. El Milan sumó la segunda victoria en liga en este 2015 contra el Cesena. Sin enamorar, sin sufrir demasiado. Con Diego López lesionado, Abbiati no falló en las ocasiones de los visitantes. Y Bonaventura, en el primer tiempo, y Pazzini, de penalti en el 90′, dejaron los puntos en San Siro. El Milan, sin gustar ni dejar buenas sensaciones, no anda lejos de la zona europea. La igualdad tiene estas cosas: sumando tres puntos, te sientes cerca de los mejores. Con un mito del Milan como Gullit en la grada, el Milan pudo superar al Cesena. Los dos únicos partidos ganados este año han sido contra los dos últimos clasificados, Parma y Cesena. Así anda un Milan del que se decía, antes del partido, que podía despedir al bueno de Inzaghi si no ganaba. Berlusconi, públicamente, siempre defiende a Inzaghi. Aunque por detrás el ruido de sables se podía escuchar por las instalaciones del club. Al final, Inzaghi gana un poco de tiempo y se lo toma con humor. “¿Berlusconi? Siempre ha sido muy afectuoso conmigo. Me llama y me cuida. Últimamente me llama más y el otro día llamó a las 7.30 de la mañana. Sí, aún dormía y me despertó”, dijo con una sonrisa. Despertar con una llamada de Silvio Berlusconi. A mí me asusta la idea.

Unas copas con…Antonio Candreva. La Lazio se ha situado en la cuarta posición y sueña a lo grande. Pioli ha armado un buen equipo, con centrocampistas que unen la delicadeza en el toque y el carácter aguerrido. Contra el Palermo, tocó sufrir pues Dybala aprovechó un error defensivo y marcó el 0-1, aunque los goles de Mauri y Candreva dejaron los tres puntos en la ciudad eterna. Lo que nadie esperaba era que Candreva se sumaría, sin querer, a una curiosa tendencia en el Calcio: el porrazo celebrando un gol. Le sucedió a Bonucci contra el Milan. Le sucedió en esta jornada a Bonaventura contra el Cesena. Y Candreva fue más allá. Después de marcar un precioso gol, se fue corriendo hacia la curva, buscando el calor de la hinchada. El problema fue que justo antes resbaló y sus huesos chocaron con la grada. En 30 segundos, Candreva decidió el partido y se marchó del partido, pues Pioli lo tuvo que sacar del terreno de juego. Candreva podrá jugar los próximos partidos: contra Sassuolo, Fiorentina y Torino. Tres partidos claves para saber cual es el techo de esta Lazio.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*