Una jornada en el Calcio con… Denis, Handanovic, Callejón y José Mauri

Callejón Nápoles Focus

30ª jornada de la Serie A. Sorpasso romano. La Roma empató en el campo del Torino y la Lazio, el mejor equipo de las últimas semanas, lo aprovechó. Cuando faltan 8 jornadas para el final del torneo, la Lazio, ya finalista de Coppa, le saca un punto a sus vecinos. Ahora mismo, jugaría la Champions sin pasar por la previa. Aunque queda un derbi por jugar y un solo punto es poco botín, la inercia es favorable al equipo de Pioli. Con la Juve pensando en la Champions, el interés es la lucha por jugar en Europa. Las dos plazas de Chmapions parecen destinadas a los dos romanos. El Nápoles, después de su horrible racha de resultados (2 puntos de 15), sacó pecho y abofeteó a la Fiorentina (3-0). El Nápoles ha vivido una semana dura, con rumores sobre el futuro de Benítez, pero jugó bien y, de momento, se pone cuarto por delante de una Fiorentina triste, pues en pocos días se ha quedado sin final de Coppa y sin sueño de llegar a la Champions. La Sampdoria sacó un punto de San Siro contra el Milan (1-1) y ocupa la sexta plaza. Un punto de oro, pues deja a los milaneses lejos. Tocados, sin moral. En espera del partido pendiente del Genoa (si derrota al Parma se pondría a cinco puntos de la sexta plaza), los seis primeros tiene un colchón de puntos cómodo. El Torino sacó un punto a la Roma, aunque sigue a seis puntos de Europa. El Milan, a siete. Y el Inter, aunque ganó en Verona, a 8.

En la zona de descenso, golpes muy duros contra el Cagliari y el Cesena. El Cagliari de Zeman perdió contra el Genoa (dos gols de un Niang en racha) y sigue sin ganar después del retorno del entrenador bohemio. El Cesena dejó escapar su tren perdiendo en casa con el Chievo, con gol del eterno Pellisier. Y el Parma protagonizó la machada de la jornada, derrotando a la Juve. No sirvió de mucho, pues el Atalanta, en un partido muy tenso, derrotó por 2-1 al Sassuolo. Y abrió brecha, dejando a tres equipos cerca del precipicio.

FIL CHELSEA PC BENITEZ 05Se ha hablado mucho de Benítez durante la semana (Foto: Focus Images Ltd)

Un almuerzo con… German Denis. El argentino encadenaba 9 partidos sin marcar ni un gol. El 18 de enero, un gol suyo le permitió al Atalanta derrotar al Milan en San Siro en un derbi lombardo. Entonces el equipo de Bérgamo parecía destinado a no sufrir, pero sufrió. Después de esa victoria llegaron cinco derrotas consecutivas. Y luego, tres empates consecutivos que dejaron al equipo al borde del descenso. El partido contra el Sassuolo, pues, era una final. El equipo no podía fallar. El día antes, los ultras aparecieron en el entrenamiento y pararon la práctica. Los jugadores escucharon cómo el jefe del grupo les decía que debían jugar con todo. Aunque luego todos le quitaron importancia, los que lo vieron se quedaron helados. Los jugadores, con la cabeza gacha, escuchando cómo ese tipo les decía que debían jugar con agallas, pues se perdona al valiente, pero no al cobarde. Sólo dos jugadores no fueron abucheados o juzgados. Denis y Moralez. Máximos goleadores del equipo y jugadores muy amados. Contra el Sassuolo, Denis rompió su racha de partidos sin marcar. El primero, con una chilena maravillosa. El segundo, de penalti. El Atalanta respira, con la segunda chilena en pocos días (esa de Pinilla no sirvió de nada, contra el Torino). Y los jugadores respiran. Por la clasificación y por las amenazas. La triste realidad del Calcio.

Una comida con… Samir Handanovic. La semana no ha sido la mejor en el Inter. Después de pinchar contra el Parma, Mancini dejó sin descanso a los jugadores. El domingo, en plena Semana Santa, entrenaron a las ocho de la mañana. Además, Mancini les dijo a sus pupilos que en caso de perder contra el Verona, las represalias serían más duras. El Inter, por suerte, ganó. Aunque, con 0-2, el Verona dispuso de un penalti. Lo tiró, cómo no, Luca Toni. Si lo metía, el Hellas volvía al partido y el veterano delantero, a las puertas de cumplir los 38 años, llegaría a los 16 goles esta temporada. Pero delante tenía a Samir Handanovic. El portero internacional se ha ganado la merecida fama de ser un especialista en los penaltis. Y le paró el lanzamiento a Toni. En total, ya ha parado seis de los últimos siete penaltis en contra en la Serie A. No está nada mal. Lo celebramos con una buena comilona. Que no lo vea Mancini, que se enfada…

Una cena con… José Callejón. El delantero de Motril por fin recuperó la puntería. No han sido días fáciles en el Nápoles. Eliminado de la Coppa y con malos resultados en la Serie A. Y no han sido días fáciles para Callejón, pues su último gol fue el 6 de enero, en el campo del Cesena (1-4). Después de ese gol, el único hasta ahora en el año 2015, encadenó una racha de 20 partidos sin poder marcar. Finalmente, contra la Fiorentina, la pelota entró. Y el Nápoles pudo gritar de alegría. O liberación. Durante la semana, después de perder las semifinales de Coppa, el presidente Aurelio De Laurentiis afirmó que algunos jugadores no se comportaban con seriedad. Los acusó, sin dar nombres, de salir de fiesta. Así que decretó que todos se concentrarían en la ciudad de Castelvortuno, a media hora de Nápoles. Como el equipo ganó, De Laurentiis tuvo un poco de piedad: les permitió pasar la noche del domingo en casa, aunque el lunes, ya estan de vuelta en Castelvolturno, donde Higuaín sigue maldiciendo que en la Serie A, esta temporada, aún no funciona la tecnología del ojo de Halcón. Metió un golazo, el balón entró, salió… y no subió al marcador. Por suerte, la próxima temporada esta tecnología llegará a la Serie A.

Unas copas con… José Mauri. Con sus 18 años, este jugador argentino criado en Italia, vivió, según afirmó “el mejor día de su vida”. Mauri se ha criado futbolísticamente en el Parma, el club que se hunde esta temporada. Sancionado por impagos, con propiedades incautadas y la losa en el cuello de ser colistas, el Parma lucha por su futuro en los despachos. Giampetro Manenti, el tercer presidente esta temporada del club, fue detenido por lavado de dinero negro y el Parma ha acabado en manos de dos administradores designados por la justicia, Angelo Anedda y Alberto Guiotto. Estos señores luchan por garantizar el futuro de la entidad, que pueda seguir jugando sin desaparecer. Con ellos se ha ganado un poco de estabilidad. Y el Parma, colista, ha ganado en cinco días dos partidos. El primero, contra el Udinese, ese partido que no se pudo jugar en su momento pues los trabajadores del estadio no cobraban. El segundo, contra la Juve. Sí, contra el líder, el campeón. Cierto es que la Juve piensa más en la Champions, pero fue una sorpresa. Y el gol lo metió Mauri, que corrió 30 metros para poder rematar la jugada del único gol. Con 15 hinchas en las gradas, el Parma quiere caer con honor. A 13 puntos de la salvación, parece destinado al descenso. Aunque ha sumado 7 de los últimos 9 puntos. Y los hinchas ovacionaron a sus jugadores. ¿Bonito, no?

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*