Una jornada en el Calcio con…Di Natale, Mancini, Zeman y Pogba

Zeman (storie di calcio)

12ª jornada de la Serie A. El partido con más cartel de la jornada fue, quizás, de los peores, aunque tampoco fue una sorpresa. La crisis del fútbol milanés es conocida y el derbi della Madonnina destacó más por sus errores que por instantes de magia. Mancini debutó con un punto que sabe a poco si lo sumamos a los anteriores partidos del equipo. Aunque tiene buen sabor si se plantea como primera etapa de un camino complicado. El Inter luchará por la tercera posición si Mancini consigue encontrar soluciones, pues todos los candidatos a la tercera posición se van dejando puntos. El Nápoles pinchó en casa contra ese Cagliari sinónimo de goles (3-3), en un partido más zemaniano que de Rafa Benítez. Zeman siempre nos deja goles y emoción, y los sardos, sin despegarse de las últimas posiciones, transmiten la alegría y electricidad que no vimos en San Siro, por ejemplo. Por momentos, parece que las sensaciones positivas las encontramos en plazas periféricas, en equipos segundones, exceptuando, cómo no, Juventus y Roma. Los dos candidatos al título siguen a lo suyo y ganaron en estadios complicados. Especialmente brillante fue lo de la Juve, que le dio un meneo a la Lazio en su casa (0-3) cuando sabía que la Roma había ganado en Bérgamo (1-2). El equipo de Rudi Garcia, con goles de Ljajic y Nainggolan, ha aprendido a sufrir. Desde que el Bayern lo humilló, vive en el alambre. Su mérito es seguir cerca de la Juve sin jugar bien como antes. Da la sensación de que la Juve se puede escapar antes de Navidad. Si la Roma aguanta el tirón, será meritorio. Pues ya ha jugado, por ejemplo, en el campo de la Juve y Nápoles.

Con estos equipos desatados, la Serie A se ha convertido en tierra fértil para las sorpresas. El Empoli ocupa el centro de la clasificación, el Cesena resiste orgulloso, el Chievo mejora y el Parma es colista, hundido y con tantos problemas en los despachos como en el campo. El Sassuolo también se levanta orgulloso, confirmado que poco a poco consolida su proyecto. En Empoli, Cagliari, Cesena y Sassuolo encontramos un compromiso, unos ojos vivos y un corazón palpitante, que no encontramos en algunas plantillas con fichas millonarias y técnica mas depurada.

Un desayuno con… Antonio Di Natale. El Udinese ha pagado una página de publicidad en los periodicos deportivos italianos con la imagen de Di Natale celebrando su gol 200 en la Serie A. Di Natale, que se quería retirar la última temporada, se ha unido al club de los goleadores históricos con 200 goles o más en la Serie A y lo celebró con esa sonrisa tan napolitana. Di Natale será recordado al lado de Silvio Piola (274), Francesco Totti (237), Gunnar Nordahl (225), Giuseppe Meazza (216), José Altafini (216) y Roberto Baggio (205). Nada mal. Totó, como lo llaman, es uno de los últimos símbolos de un calcio que busca nuevos ídolos. Totó, con ese acento que el Udinese ha puesto sobre la cifra de goles (2OÓ), eligió dejar su Nápoles para cazar goles al norte. Primero en Empoli. Luego en Údine. El Udinese ha ido perdiendo gas, dejándose puntos, pero celebra los goles de un delantero listo que ha conseguido, cada temporada, mejoras estadísticas y ganar en confianza.

Di Natale - Udinese - calciostreamingAntonio Di Natale no deja de marcar goles. Foto: calciostreaming

Una comida con… Roberto Mancini. Decía Mancini en la previa del derbi que le resulta un poco ‘deprimente’ llegar al Inter con la única idea de ser terceros. Al entrenador de Jesi le gusta presumir de palmarés, pues antes ha entrenado equipos capacitados para ganar títulos. Ahora, como no sea la Copa o la Europa League, lo tiene crudo. Su Inter mejoró, aunque por momentos, su partido fue gris. Como tantas veces vimos en sus equipos, cedió la pelota por momentos, esperando ordenado, aunque no quiso presionar ni disputar el balón a un Milan con Essien y Muntari en el centro del campo. Mancini apostó por una defensa de 4, cómo no, y su Inter fue más ordenado. Aunque pidió tanto trabajo defensivo a Palacio y Kovacic que ni los vimos atacando. Además, gastó 2 de sus 3 cambios en los minutos 90 y 92. Mancini sabe mover jugadores por el césped y así consiguió mejorar la actuación de su Inter en la segunda parte, aunque la apuesta por Obi de titular, por delante de M’Vila, no aportó demasiado. Sí, Obi marcó. Pero fue un destello que no puede ocultar que el Inter fue una sombra durante 40 minutos. A Mancini le tocará trabajar duro. La plantilla es la que es. Y el recuerdo de su Inter ganador no ayuda. El reto es mayúsculo. Aunque Mancini tiene puntos a favor: la hinchada acabó cansada de Mazzarri y valora con optimismo este punto, pues sienten que han mejorado. Algo es algo.

Artículo relacionado: El reino de los errores

Una cena con… Zdenek Zeman. Con un equipo joven y sin dinero, el Cagliari se ha convertido al zemanismo. Zeman, recuerdo de otros tiempos, viejo gruñón, se encuentra más cómodo en equipos de tamaño medio que en grandes. Su tiempo en grandes entidades ya pasó. Además, no tiene la cintura ni la diplomacia necesaria en grandes escenarios. Lo suyo es la provincia, lo suyo es un club más familiar, lo suyo es el reto con caras sin barba y ojos abiertos. Zeman, que nos enamoró en Pescara y nos horrorizó en Roma, ha conseguido generar cierta ilusión en Cagliari, pese al horrible inicio de temporada. De repente, este Cagliari, con un Ibarbo enchufado, se ha permitido el lujo de ganar en el campo del Inter, plantar cara a la Lazio en Roma y empatar en San Paolo. Fue un partido zemaniano: buscar el tercer gol cuando perdías 2-0 y has empatado…y que te metan el 3-2. Aunque al final arañó un punto en un partido marcado por las declaraciones de Benítez antes del duelo. Preguntado por si tenía opinión sobre las famosas declaraciones de Zeman, hace años, acusando la Juve de usar sustancias farmacéuticas en sus jugadores, entre otras cosas… Benítez dijo que Zeman tenía razón en todo. Y Zeman respondió que agradecía las palabras de Benítez, un hombre “de fútbol”. Dos estilos diversos, una misma pasión. Y como resultado, un partido precioso que aleja al Nápoles de la Roma y la Juve.

Pogba Juventus - calciostreaming

Pogba. Foto: calciostreaming

Unas copas con…Paul Pogba. Decía Totti antes del Lazio-Juventus que prefería cerrar los ojos, pues la Lazio es su eterno rival y la Juve, su rival esta temporada. Si Totti los cerró, no vio cómo Pogba se comía al equipo laziale. El francés parece sentirse muy cómodo con el nuevo módulo táctico, un 4-3-2-1 o 4-2-3-1 que permite a Pogba llegar más al corazón del área rival. Ayudar a los puntas, correr a la contra, marcar diferencias. Si en los primeros partidos de la temporada no metía goles, en los últimos 3 partidos ha marcado 3 dianas. La Lazio quiso ser valiente y con espacios, Pogba los destrozó. El francés rebaña balones, presiona, corre, dispara, manda. Allegri dice que aún puede mejorar. Y el mundo tiembla imaginado que sigue mejorando. De momento, la Juve lo tiene renovado y parece satisfecho en la ‘vecchia signora’, aunque admite que le gustaría una carrera como Zidane, un genio que vistió diferentes camisetas. La Juve se siente fuerte. Gana, gusta, manda. Allegri ha conseguido convencer a los hinchas y sus soluciones tácticas han permitido que jugadores como Pogba destaquen más. Brindemos por eso.

Foto de portada: storie di calcio

Related posts

Deja un comentario

*