Una jornada en el Calcio con… Di Natale, Paulo Sousa, Insigne y Morata

Morata fue el gran protagonista de la victoria de la Juventus. Foto: Focus Images ltd.

7ª jornada de la Serie A. Nunca antes, la Fiorentina había ganado 6 de sus primeros 7 partidos de liga. Nunca. El equipo viola lidera la tabla en solitario después de golear al Atalanta, con goles de Borja Valero y Verdú, en un partido que se puso de cara por la roja a Paletta ya a los 5 minutos de juego. Los toscanos sacan dos puntos a un Inter que evitó la segunda derrota consecutiva gracias al primer gol de Perisic. El Inter sufrió de lo lindo contra la Sampdoria, con Correa fallando un gol solo sin portero, el joven lateral portugués Pereiro gustando mucho y Muriel marcando el 1-0. Al final, Mancini acertó con los cambios y el Inter acabó cerca del 1-2, aunque Massimo Ferrero, presidente de la Samp, afirmó que “esto debía acabar 11-1”.

Tercera se pone la Lazio después de derrotar al Frosinone por 2-0 con goles de Keita Baldé y Djordjevic en los últimos minutos. El partido tenía morbo. Claudio Lotito, presidente de la Lazio, fue pillado la última temporada afirmando que el ascenso del Carpi y el Frosinone sería una ruina. Así que los 4.000 hinchas de este equipo de una ciudad no muy lejos de Roma insultaron durante todo el partido a Lotito. Y los hinchas locales aplaudieron, pues Lotito no es muy amado.

Por detrás llega la Roma. Si entre semana perdía 3-0 al descanso con el BATE y al final casi empata, en Palermo se puso 0-3 al descanso y, al final, casi se deja puntos. El Palermo recortó distancias con un gol de Gilardino, aunque Gervinho sentenció con el 2-4. El marfileño jugó un buen partido, metió dos, y la Roma se recuperó después de la derrota en Champions.

Dos equipos que empezaron fatal, poco a poco reaccionan. Después de pinchar en casa con el Udinese, el Chievo y el Frosinone, la Juve derrotó al Bolonia, aunque empezó perdiendo. Morata participó en todos los goles de la victoria por 3-1, marcando uno, forzando un penalti y regalando el 3-1 a Khedira, que se estrenó como goleador en una Juve que pudo dar un homenaje a Lichtsteiner, baja por problemas cardíacos. También despertó el Nápoles. En este caso, hace jornadas. Cuando Sarri apostó por un 4-3-3, el Nápoles empezó a ganar y ha derrotado en pocas jornadas a la Juve por 2-1, a la Lazio por 5-0 y ahora, al Milan por 0-4. El Milan es un chiste, sin defensa, y Mihajlovic ha empezado la liga peor que Inzaghi hace un año.

Contenido relacionado: El Nápoles golpea sin piedad a un Milan caricaturizado

La Juve de Allegri empezó perdiendo ante el Bolonia, pero remontó. Foto: Focus Images Ltd.
La Juve de Allegri empezó perdiendo ante el Bolonia, pero remontó. Foto: Focus Images Ltd.

En la parte baja de la tabla, el Carpi, en el primer partido con Sannino de entrenador, sumó su primera triunfo en la Serie A contra un histórico, el Torino, que podía llegar a ser líder esta jornada. Matos y Padelli, en propia puerta, marcaron los goles del Carpi. Así, el único club que aún no ha ganado es el Hellas Verona, que empató 1-1 su derbi con un Chievo que anda muy encima del club grande la ciudad.

Además, el Genoa sacó un punto del campo de un Udinese aún con problemas (1-1) y el Empoli, con gol de Maccarone a sus 36 años, ganó su primer partido sin el sancionado Saponara contra un Sassuolo sin Berardi, lesionado en el calentamiento. El Sassuolo suma su primera derrota y, ahora, todos los equipos ya han perdido.

Un almuerzo con… Antonio Di Natale. Con 37 años, el delantero napolitano marcó otra vez. Durante las dos últimas temporadas, Totó amenaza con colgar las botas. Y de momento, alarga su carrera. Contra el Genoa, Di Natale marcó con la cabeza, literalmente, abierta. Antes había recibido un fuerte golpe que lo dejó sangrando. Le aplicaron 25 puntos en la cabeza, siguió jugando y marcó. Al final, el delantero, irónico, dijo que su objetivo ahora es conseguir traspasar los 25 puntos de su cabeza a la tabla, pues su Udinese no acaba de arrancar y aún no conoce la victoria en su estadio desde que este fue remodelado. Di Natale, con este gol, ya ha marcado en el nuevo estadio y, de paso, llega a las 18 temporadas consecutivas metiendo, como mínimo, un gol. Sea en la categoría que sea.

Un clásico de la Serie A: Di Natale celebrando un gol. Foto: calciostreaming.
Un clásico de la Serie A: Di Natale celebrando un gol. Foto: calciostreaming.

Una comida con… Paulo Sousa. El entrenador portugués llegó a Florencia y se encontró con pintadas en su contra por su pasado en la Juve. Sousa llegaba del Basilea y toda la hinchada local pensaba que este verano el club perdía peso con las operaciones de mercado. Y de repente, se encuentra con el mejor inicio de liga de toda su historia, con 18 puntos sobre 21. Después de ganar al Inter en su casa y no fallar contra Os Belenenses en Europa League con el primer gol en más de un año de Rossi, la Fiorentina derrotó sin problemas al Atalanta. Si contra el Inter el partido se empezó a romper con un penalti, contra el Atalanta, mismo guión. Penalti, gol antes de los primeros 10 minutos y fiesta de un equipo que tiene claro cómo quiere jugar. Sin balón contra los grandes, golpea. Lo saben Milan e Inter. Con balón, Borja Valero vuela. El equipo, con toque español, disfruta de un Marcos Alonso maravilloso, de Valero a un nivel muy alto y Verdú se suma a a fiesta con su primer gol. “Es bonito saber que tienes una ciudad detrás que te empuja”, dijo el entrenador portugués. “Notamos su aliento y jugamos con ellos en la cabeza”, añadió el técnico que llegó entre críticas y, ahora, ya es ídolo. Y la próxima semana, Nápoles-Fiorentina. Lo que será ese partido, amigos.

Una comida con…Lorenzo Insigne. Insigne ha quedado como el único napolitano en el Nápoles. Bueno, ahora el entrenador es napolitano, aunque se crió lejos y tiene poco de napolitano, en su comportamiento. Insigne, sí. Durante las últimas temporadas se ha esperado tanto de Insigne, que su propia hinchada lo anima o abuchea en función de los resultados. Insigne es un genio, cuando quiere. Y de momento, Sarri ha conseguido sacar lo mejor del pequeño napolitano. Contra el Milan, con espacios, le regaló a Allan el 0-1, anotó el 0-2 en una acción en que casi se lesiona marcando, como ya le sucedió contra la Juve, y metió el 0-3 con una falta preciosa. Insigne consiguió incluso ser aplaudido por San Siro cuando se retiró del campo. “Este es el camino, trabajamos duro, mejoramos y estamos contentos”, dijo este jugador, ante todo, hincha de su equipo. Y sí, la próxima jornada, Nápoles-Fiorentina. Insigne contra Bernardeschi, dos jugadores de la casa. Sarri contra Sousa, los entrenadores que sorprenden en este inicio de temporada.

Lorenzo Insigne. Foto: Focus Images Ltd.
Lorenzo Insigne. Foto: Focus Images Ltd.

Unas copas con…Álvaro Morata. El delantero español ya suma cinco partidos consecutivos marcando en la Champions: los dos contra ‘su‘ Madrid en semifinales, la final contra el Barça, el debut este año contra el City y el duelo contra el Sevilla. Solamente las lesiones han dejado a Morata un poco de lado en este inicio de Serie A tormentoso de la Juve. Dentro del club bianconero, se admite que la Juve es muy diferente con o sin Morata. En las derrotas contra la Roma o el Nápoles, no pudo jugar de inicio por molestias y cuando entró, el equipo mejoró. Contra el Bolonia, Morata participó en los tres goles. Un gol, una asistencia y un penalti forzado. Massimiliano Allegri definió su evolución con sinceridad: “Cuando llegó, solamente chutaba a puerta. No la pasaba. Luego, solamente pasaba y no chutaba. Ahora ha encontrado el equilibrio”. Y los rivales lo sufren. El próximo, por cierto, el Inter. Otro partidazo.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*