Una jornada en el Calcio con… Ekdal, Ferrero, Morata y Mazzarri

Morata Juventus Focus

5a jornada de la Serie A. La fuga de la Juventus y la Roma continúa. 15 puntos de 15. Justo antes del duelo directo entre los hombres de Massimiliano Allegri y Rudi Garcia, los dos equipos se sacaron de encima compromisos peligrosos. Con la mente puesta en la Champions (visitar los estadios del Atlético de Madrid y el Manchester City no es la mejor manera de preparar el duelo por el liderato), se enfrentaban a Atalanta y Verona, dos huesos. Con Tévez estelar y el primer gol de Morata, la Juve superó el reto de un Atalanta que falló un penalti con 0-1. Al final, 0-3 y la Juve sigue sin encajar un gol. Cosas de la vida, el último gol encajado por Buffon fue en el Mundial. Y lo metió Godín, rival esta semana en Champions. La Roma, en el día del aniversario de Totti (llegó a las 38 primaveras), derrotó al Verona con goles de Florenzi y una obra de arte de Destro, con un disparo desde el centro del campo. La Juve y la Roma se escapan y por detrás solamente la Sampdoria sigue sin perder. Ganó el siempre brusco derbi de Génova como visitante y Mihajlovic hace soñar a la hinchada de un club que parece renacido.

Entre los supuestos candidatos a la tercera posición, se compite para ser el peor. El Nápoles por fin ganó: en el campo del Sassuolo con gol de Callejón. Benítez modificó cosas y el equipo mejoró, aunque acabó sufriendo. El Milan ha encadenado tres jornadas sin ganar. Si perder contra la Juve parece lógico, encadenar dos empates consecutivos en los campos del Empoli y el Cesena, duele. Inzaghi modificó el ataque, con un 4-2-3-1 que no funcionó. Torres no apareció, Menez desapareció y el Cesena casi gana el partido. El Milan, con 8 puntos, supera a la Fiorentina, con 6. Los toscanos, con Rossi mirando el partido por televisión en un bar (sufrió de lo lindo), siguen con problemas. Babacar marcó el segundo gol del equipo, que sumó un punto en el campo del Torino (1-1). Y Montella, frustrado, acabó peleándose con los periodistas. El Nápoles intenta mejorar. El Milan no arranca y la Fiorentina sufre. Era el día ideal para que el Inter se elevara por encima suyo, pues recibía al colista. Pero el Caglari de Zeman se convirtió en el primer equipo desde 1960 que le metió cuatro goles al Inter en su casa en los primeros 45 minutos. ¡Y falló un penalti! Mazzarri y su Inter acabaron abucheados y la derrota, humillante (1-4), deja al Inter desorientado. Lo comentamos siempre. El Inter es un equipo imposible de controlar. Capaz de ganar 7-0 su primer partido en casa de la Serie A. Y perder por 1-4 con el colista después. Amalo así. Es el Inter.

Zeman (storie di calcio)Puro Zeman (Foto: Storie di Calcio)

Un almuerzo con… Albin Ekdal. Zeman sacó pecho en la sala de prensa de San Siro. “Nos daban por descendidos y mira. Mi estilo de fútbol aún sirve”, afirmó el bohemio después de un primer tiempo maravilloso de su Cagliari. Zeman parece uno de esos directores de cine que fueron revolucionarios en los año 70 y ahora parece pasado de moda. Sabes que tiene talento, pero el tiempo lo arrincona. Y de repente, aún té saca una buena película, aunque sea más cosa del pasado que del presente. El Cagliari tumbó por el suelo al Inter con tres goles de Albin Ekdal. Aunque el mejor jugador sobre el césped seguramente fue Ibarbo, el sueco se salió con su primer “hat trick” en la Serie A. Al final del partido, Ekdal, en las redes sociales, se limitó a tuitear: “sweet”. Dulce partido para un jugador que con 25 años, parece vivir su mejor época. Su caso es curioso. La Juve lo fichó cuando era juvenil de último año del Brommapojkarna sueco. En Suecia la noticia causó sensación ya que su padre es muy famoso. El padre del jugador del Cagliari, Lennart, presenta un programa de tele en que la gente llama denunciando crímenes o problemas. Y el periodista activa mecanismos para intentar encontrar soluciones al problema. Con un padre rompiendo récords de audiencia, a Ekdal nunca se lo han tomado en serio. En la Juve no tuvo oportunidades, ni nivel. Y marchó al Siena primero. Luego, al Bolonia. Y finalmente, al Cagliari. Jugando siempre en equipos que luchan por no bajar (o bajan), Ekdal sumaba cinco goles en cinco años. Y, de repente, metió tres en San Siro. Cuenta que de joven era delantero. Ahora juega por detrás, parece liberado de la presión de estar a la altura del padre y ya ha jugado como titular partidos con Suecia. Va camino de ser el hijo de un famoso.

Una comida con… Massimo Ferrero. Ferrero es uno de los nombres de moda en el fútbol italiano. El nuevo presidente de la Sampdoria se ha convertido en uno de los tipos más mediáticos del circo de la Serie A. Si el propietario del Nápoles es Aurelio Di Laurentiis, productor de cine, Ferrero tiene la mismo profesión. Con el cine se ha llenado los bolsillos y ahora sueña con consolidar la Sampdoria entre los mejores. Proyecta un estadio propiedad del club (idea que ha tomado prestada de la anterior directiva) y vive con locura los partidos. Este domingo afrontaba su primer derbi de Génova. Suele ser un derbi maravilloso por el color en las gradas y horrible por su fútbol, con mucha dureza. Y así fue. Muchas patadas y poco toque. La Sampdoria ganó 0-1 con gol de ese buen jugador llamado Gabbiadini y ocupa la tercera posición. Ferrero gritó el gol y al final del derbi bajó rápidamente al césped con una bufanda de la Sampdoria. Entre los insultos de los hinchas del Genoa, Ferrero saltó al césped y se unió a los jugadores en la celebración con la hinchada de la Sampdoria. Con su melena y expresividad, Ferrero provocó la indignación del presidente del Genoa, Enrico Preziosi. Otro personaje curioso del fútbol italiano, con sus partidos amañados que dejaron al Genoa sin un ascenso y sus negocios curiosos en el calcio, moviendo jugadores como si fueran muñecos de su empresa. Si, Preziosi es propietario de una empresa de juguetes. Aunque en el derbi, quien jugó fue Ferrero. Ferrero confía en Mihajlovic y un equipo competitivo. Y se gana la hinchada con detalles. Por ejemplo, antes del partido, el presidente visitó una hincha del club que no puede salir de casa pues vive unida a un pulmón artificial, acompañado del actor y director de cine Ricky Tognazzi, hincha del club. Para esta aficionada, para Ferrero y toda la Sampdoria, fue un domingo de cine. Perfecto. Con ‘happy end’.

Una cena con… Álvaro Morata. Después de fallar un gol claro contra el Malmö, llegó el primer gol en la Serie A del delantero español. Morata, lesionado durante parte de la pretemporada, gritó su primer gol contra el Atalanta en un partido en que se pudo imaginar que se vivirá una rivalidad Llorente-Morata para poder jugar al lado de Tévez. El ‘Apache’ es intocable, marca goles y lidera el ataque. Y de momento, Morata es el suplente, aunque va dejando detalles, como el gol de cabeza al Atalanta 16 minutos después de entrar en el terreno de juego. Un día después, otro gol, este con la espuela. El domingo la Juve jugó un amistoso contra un equipo amateur, el Caravaggio (sí, la ciudad en que se supone que nació el famoso pintor). Ganó 4-2 jugando con suplentes y con Pirlo participando durante 70 minutos en el partido. Con Pirlo recuperándose de su lesión, la Juve poco a poco descubre a un Morata que deberá ahora estar preparado para iniciar partidos como titular. Como suplente ha deja destellos y suma minutos. Poco a poco, el fichaje más caro de los últimos años de la Juventus pide paso en un equipo que vivirá dos duelos claves en pocos días: la Roma y contra el Atlético. Partido morboso para un exmadridista como Morata, cómo no. En espera de esa titularidad, Morata ya ha marcado en la Serie A y poco a poco se encuentra a si mismo en Turín.

Mazzarri FocusEl Inter de Mazzarri fue goleado (Foto: Focus Images Ltd)

Unas copas con… Walter Mazzarri. Toca tomar unas copas con el bueno de Mazzarri. Con el propietario del Inter, el indonesio Erick Thohir, en la tribuna, su Inter fue desollado vivo por el Caglari. El equipo sardo era considerado el peor de la Serie A hasta la fecha, y le bailó durante 45 minutos en San Siro. El Inter se ha subido a una montaña rusa y las emociones marean a los hinchas. Goleada al Sassuolo, empates con frustración en el campo del Torino y el Palermo, buen triunfo en Kíev en la Europa League y el desastre del Cagliari. Un poco de todo. Mazzarri sabe que esta temporada su equipo tendría que luchar por jugar la Champions. Y sabe que, jugando así, el equipo fracasará. Después de la humillación, el entrenador asumió la responsabilidad afirmando que no apostó por rotaciones y el equipo, físicamente, se rompió. De momento, el Inter sufre demasiado. Vidic es un desastre, el equipo se parte por el medio, todo depende demasiado de los golpes de genialidad de Kovacic y la defensa no parece segura. Thohir calló, aunque su mano derecha charló con los periodistas y fue muy critico, afirmando que el equipo se ha reforzado y ya se sabía que se competiría en Europa y la Serie A. El jueves llega el modesto Qarabag. Una goleada calmaría las aguas. Un tropiezo podría significar que la cabeza de Mazzarri peligrara. En Italia, el domingo, fue tendencia en las redes el hashtag #MazzarriVattene (Mazzari lárgate)…

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*