Una jornada en el Calcio con… Hamsik, Romero, Stramaccioni y Llorente

Swansea City v NapoliUEFA Europa League Hamsik

Octava jornada de la Serie A. La Juve recuperó la sonrisa goleando al Palermo. Sin jugar demasiado bien y con algunas dudas tácticas en el primer tiempo, el equipo de Allegri gritó los goles de Vidal y Llorente, y se escapa 3 puntos de una Roma aún deprimida por la humillación del Bayern. Los chicos de Rudi Garcia sacaron un punto en el campo de la Sampdoria. No es mal resultado, pues aún nadie ha derrotado a la Sampdoria esta temporada. Pero perder comba delante de la Juve después de la derrota con el Bayern cierra una semana horrible. La Sampdoria ocupa la tercera posición empatada con un magnífico Udinese. En el primer año sin Guidolin, Stramaccioni le saca lo mejor a un equipo que se ilusiona con llegar a Europa si los favoritos siguen dejándose puntos. El Milan y la Fiorentina empataron (1-1) en un partido muy flojo por momentos. El Inter ganó de penalti sin gustar por 0-1 contra un Cesena que jugó más de 60 minutos con 10 hombres. Los que sí gustaron y ganaron fueron la Lazio (2-1 al Torino) y el Nápoles. Aunque el equipo de Benítez encajó el primer gol contra el Verona en el minuto inicial, acabó goleando 6-2 con tres goles de Higuaín y uno del máximo goleador en solitario de la liga: José Callejón (7 goles).

Por detrás, el Parma se hunde sin parar. Perdió el derbi de la Emilia-Romaña contra un Sassuolo que eligió el mejor lugar para ganar su primer partido (1-3). El mismo fin de semana se jugaron dos grandes derbis de la región (en la Serie B empataron sin goles Modena y Bolonia), y el Sassuolo fue el gran ganador con un gol muy emotivo de Acerbi, el jugador que ha superado dos tumores. En zona de descenso, junto al Parma, un Chievo que no reaccionó con el estreno de Maran en el banquillo (derrota 1-2 con el Genoa) y el Palermo. El Cagliari de Zeman se escapa del pozo fiel a su estilo alocado: 0-4 en Empoli con los 4 goles antes del descanso, como contra el Inter. Un Inter, por cierto, que ha vivido toda la semana en medio del caos: Moratti se ha alejado del club, controlado por Thohir. Y la entidad se ha enzarzado en una lucha dialéctica con la Juve sobre la liga de la la temporada 2005/06, ganada por la Juve y adjudicada al Inter después del caso “Moggigate”. Sí, aún ese caso. Eternas polémicas sin fin…

Un desayuno con….Marek Hamsik. Hamsik aún no había marcado esta temporada en la Serie A. Y en los últimos 32 partidos de liga sumaba sólo 3 goles. Convertido por momentos en uno de los futbolistas con mejor llegada, Hamsik se olvidó de meter goles con la llegada de Benítez. Se alejó de la portería, perdió el mordiente que tienen Callejón e Higuaín, y perdió oportunidades para festejar goles mostrando tatuajes. Y eso que Benítez afirma que “Hamsik siempre llega, más allá del sistema táctico”. Sea como fuere, la última temporada fue la peor en cifras de goles desde su llegada a Nápoles procedente de Brescia. Esta temporada solo había marcado en la derrota en San Mamés. Hamsik parecía condenado a otra temporada sin goles hasta que volvió a casa. En el partido de Europa League contra el Slovan en su tierra, en Bratislava, marcó. Poco después, marcó dos goles con la selección en el partido contra los bielorrusos. Y contra el Verona, finalmente, llegaron sus primeros goles en esta Serie A con el Nápoles. Sus primeros goles en el San Paolo en…11 meses. La goleada contra el Verona permite recuperar el orgullo después de perder en Berna con el Young Boys, partido que acabó mal, pues los hinchas más radicales asaltaron el bus del Nápoles pidiendo explicaciones por la derrota. “Fue imprudente, este equipo puede competir en todas las competiciones. Y lo ha demostrado”, sacó pecho Benítez, quien decidió que ningún jugador hablaría en la zona mixta. Hamsik, pues, no habló. Aunque gritó dos goles en el momento justo, recuperando viejas sensaciones de ese jugador que metía 15 goles por temporada y era un líder nato. Si el Nápoles recupera al mejor Hamsik, Benítez puede respirar más tranquilo.

Una comida con…Sergio Romero. La Sampdoria se gusta y está gustando. No conoce la derrota y pudo aguantar los ataques de la Roma. En estos resúmenes de la Serie A han ido apareciendo algunos de los responsables del éxito: el entrenador, Sinisa Mihajlovic, el goleador Gabbiadini y el curioso propietario, el empresario del cine romano Massimo Ferrero. Ferrero, un tipo alocado que celebra las victorias trotando por el césped, ha sido protagonista esta semana pues en una entrevista afirmó que le dijo al histórico presidente del Inter Massimo Moratti que debía “expulsar al filipino ese” en referencia al propietario del Inter, el indonesio Erick Thohir. Con Ferrero ocupando portadas, la Sampdoria es un equipo muy competitivo y serio. Y, además, tiene la portería cubierta. Y de qué forma. Sergio Romero evitó la victoria de la Roma con un gran partido y una parada antológica. Volvió a ser ese portero del Mundial, elástico, firme. Y eso que su verano no fue fácil. Volvió a Italia como subcampeón del mundo y se encontró otra vez sin ser titular. En el Mónaco su pugna era con Subasic. En la Sampdoria, Mihajlovic dejó claro que le gusta Viviano. Y Romero se puso a trabajar callado, esperando su oportunidad. Ahora el entrenador serbio afirma que admira la profesionalidad del argentino, trabajando en silencio. Y la lesión de Viviano le ha dado por fin minutos. Ya jugó contra el Cagliari y ahora ha brillado contra la Roma. La Sampdoria puede presumir de dos porteros de nivel. Con Viviano lesionado, Romero volverá a ser protagonista.

Una cena con…Andrea Stramaccioni. Stramaccioni no parece romano. Muy serio, poco expresivo. Por momentos parece un muñeco, con un rostro redondito por encima de la corbata. En su momento era uno de los entrenadores con más futuro de la Serie A, después de trabajar muy bien en las categorías inferiores de la Roma. Pero quizás lo quemaron demasiado rápido cuando el Inter lo eligió para liderar el primer equipo. Cuando llegó a San Siro, su curriculum era modesto: categorías inferiores de la Roma, un año en el Primavera del Inter y ni siquiera un pasado de jugador de primer nivel. Fue un fracaso y Stramaccioni acabó apareciendo en todas las bromas de los juventinos. Ridiculizado y convertido en una caricatura, Stramaccioni ha seguido trabajando y se ha levantado. Y eso tiene mucho mérito. En el Udinese el reto era mantener al equipo en Primera en un año complicado, pues el club invierte en el estadio (se renueva) y los Pozzo no son de gastar mucho. Ellos invierten en jugadores con futuro, pero no fichan estrellas. Así que ser el primer entrenador del Udinese después del salto de Guidolin del banquillo a los despachos no era fácil. Y de momento el Udinese ocupa la tercera posición, sólo ha perdido en Turín (contra la Juve y contra el Torino) y supera en la clasificación a muchos equipos con presupuestos más altos. Di Natale no deja de sumar goles a sus 37 años (5 en 8 jornadas), el francés Thereau se sale (tres dianas), el colombiano Muriel muerde…sí, el Udinese funciona. En el centro del campo se trabaja y Stramaccioni sale a las ruedas de prensa pidiendo prudencia pues “el objetivo es no bajar” aunque admitió que “este ha sido el mejor partido del equipo”. Aunque él sí tiene otro objetivo: que no le pregunten más por el Inter, Moratti y todo lo que sea relacionado con ese club. Incluso después de ganar al Atalanta, le preguntaron por el Inter y Moratti, después de la dimisión del antiguo presidente, que abandona la directiva interista, la gente quiso escuchar a Stramaccioni. Y el romano pidió que fuera la última vez. Acto seguido, se largó al hospital de Udine pues esperaba el nacimiento de su primer hijo. Un domingo bonito, el suyo.

Llorente - Calciostreaming

Fernando Llorente anotó su primer gol de la temporada (Foto: calciostreaming)

Unas copas con….Fernando Llorente. Tocan unas copas con Llorente. El exjugador del Athletic por fin marcó. De cabeza, después de un córner servido por un Pirlo flojo contra el Palermo. Llorente remató su lanzamiento y aunque el Palermo protestó la posición de Tévez, el internacional español pudo romper una racha de cinco meses sin marcar con la Juventus. Su último gol fue ese del 18 de mayo del 2014 contra el Caglari. Más que un gol, fue una liberación de un jugador que compite duramente con Morata por ser titular al lado del ‘Apache’ Tévez. Pese a la derrota, las sensaciones de Morata en el partido contra el Olympiakos no fueron malas. Pero Allegri le dio confianza a Llorente y este respondió de la mejor forma. Al final del partido, Allegri dejó claro que “este tenía que ser el partido de Llorente, por el estilo del rival y por su forma de trabajar en los entrenamientos. Siempre trabaja duro y él me ha devuelto la confianza con un gol. El gol le dará confianza en si mismo, estamos muy contentos”. Llorente, pues, pagará la ronda de copas, aunque no sea el delantero español de moda. Ese es Callejón, del que ya hablamos la última jornada.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Llorente, ese buen delantero de resumenes pero que si ves el partido completo ves su verdadera cara. Si con las condiciones físicas y técnicas que tiene se le añadiese gen competitivo estariamos hablando de un juegador casi imparable.

Deja un comentario

*