Una jornada en el Calcio con… Hernanes, Higuaín, Zaza y Berlusconi

Gonzalo Higuaín, líder del Nápoles (Foto: Focus Images Ltd)

36a jornada en la Serie A. Con la Juve pensando en Madrid, dejándose un empate en casa con el Cagliari el día del retorno de Pogba, la Serie A vive días muy tensos. Con giros de guión inesperados y la lucha por jugar en Europa como principal atractivo. El Cesena ya ha descendido, acompañando al Parma, y el Cagliari… Como si hubiera bajado. Faltan dos jornadas y se encuentra a seis puntos del Atalanta. Los bergamascos ganaron en Palermo con el primer gol en la Serie A de Baselli y con un punto más, se salvan.

Lo de Europa sí tiene emoción. Primero, el sábado, la Roma perdió 2-1 contra un Milan que ya no se jugaba nada más que el orgullo. Fue un golpe muy duro. Se lesionó Gervinho, marcó precisamente Destro, romanista durante la primera parte de la temporada, y todo el mundo asumió que la Lazio recuperaría la segunda posición y el Nápoles se pondría muy cerca de la Roma amenazado con dejar a los chicos de Garcia fuera de la Champions. Pero no. En un partido muy duro, el Nápoles se dejó dos puntos en el campo del colista, el ya descendido Parma (2-2), partido que acabó con una pelea sobre el césped. Y luego, la Lazio perdió en casa contra el Inter (1-2) en un partido bonito y polémico, pues la Lazio acabó con 9 hombres contra un Inter que sólo así pudo ganar. Y ganó, soñando con jugar en Europa (se encuentra a dos puntos de la sexta posición) con dos goles de Hernanes. Sí, el ex de la Lazio. La Lazio juega fuera contra Sampdoria y Nápoles, que buscan jugar en Europa. ¿El otro partido? El derbi romano.

La Fiorentina y la Sampdoria no fallaron. La Fiore se lamió las heridas de Sevilla en el derbi toscano contra el Empoli (2-3) y la Samdoria goleó al Udinese (1-4) pese al gol 207 en la Serie A de Di Natale. En el derbi veronés, Chievo y Hellas empataron (2-2) con goles de viejos rockeros: Luca Toni ya suma 19 en esta Serie A – es el segundo máximo goleador por detrás de Tévez- y Pellisier marcó su gol 116 con el Chievo.

ESPECIAL JUVENTUS 2015

Un almuerzo con… Hernanes. En Italia, la venganza forma parte del día a día. El brasileño marcó los goles de la victoria del Inter contra su anterior club, la Lazio. Ahora el Inter sueña con Europa, aunque Hernanes vio una amarilla y se pierde el partido contra la Juve. El brasileño sí celebró los goles, con una voltereta espectacular que definió como “la cabriola más triste de su vida” en referencia a los hinchas de la Lazio. Hinchas que lo abuchearon por esa celebración, cómo no. Hernanes, en un ataque de sinceridad, contó al final del partido que gritó los goles porque era una dedicatoria concreta a una persona: Claudio Lotito. El presidente laziale afirmó cuando vendió al Inter al jugador que era un “negocio” que “no afectaría al club” más allá de los beneficios económicos. “Era un partido muy importante pues los hinchas del Inter me paran por la calle y me dicen que jugaba mejor con la Lazio. Y luego, cuando no me salían las cosas, Lotito habló demasiado, contando que yo era un negocio. No me gustó. Se debe respetar a los otros”, dijo. El Inter, con la mejor versión de Hernanes, de repente tiene muchas opciones de jugar en Europa.

Una comida con… Gonzalo Higuaín. Mala semana del Nápoles. Mala semana del argentino. Contra el Dnipro, el delantero falló tres goles en ese empate lleno de frustración. El Nápoles mereció derrotar con comodidad a los ucranianos y acabó empatando con un gol en fuera de juego injusto. Dolió. Y después, empate 2-2 con un Parma ya descendido, resultado que complica mucho llegar a la tercera posición, aunque la derrota de la Lazio ayudó. Al final del partido en Parma, Higuaín lideró las protestas de los jugadores visitantes contra los locales. Por poco no se vive una pelea a puñetazos entre Higuaín y Mirante. La versiones, cómo no, cruzadas. El Nápoles incluso ha contado su visión en las redes sociales, explicando que los jugadores del Nápoles protestaron los parmesanos por sus continuas perdidas de tiempo. Los parmesanos contaron que fueron insultados por jugadores del Nápoles, que gritaron cosas como “estáis en segunda” o “fracasados”. El portero local Mirante, curiosamente nacido en la provincia de Nápoles, contó que al final saludó a Higuain con un pequeño golpe en la mejilla “como suelo hacer con los rivales, en tono amistoso. E Higuaín se ha vuelto loco y nos ha vacilado con el descenso”. Casi se pegan. Donadoni, entrenador del Parma, ha denunciado las palabras de Higuaín. “No entiendo qué quiere el Nápoles. ¿Que nos dejáramos perder por estar ya descendidos? Si jugamos, intentamos ganar aunque estemos descendidos. No hay más”. Donadoni, por cierto, en el pasado fue destituido por Aurelio Di Laurentiis, presidente del Nápoles. Sea como sea, el equipo de Rafa Benítez aún tiene opciones de llegar a la Champions. Por dos vías: Europa League y la Serie A. Aunque las dos vías se han complicado en una semana muy tensa, con la famosa rueda de prensa de Aurelio Di Laurentiis contra Platini. Y la pelea de Higuaín.

Una cena con… Simone Zaza. Las últimas semanas casi nos olvidamos de la existencia del Sassuolo. Se salvó con comodidad y se dejó demasiados puntos como para soñar con Europa, como el Palermo. Así, estos equipos llevan jornadas en tierra de nadie, sin nada en juego. El Sassuolo, que la próxima temporada jugará un curioso derbi de la provincia de Módena en la Serie A contra el Carpi, ganó al Cesena en un derbi de la Emilia-Romaña. Derbi que certificó el descenso de los locales y en el que recuperamos a Simone Zaza. La inconstancia del delantero preocupa. Su gol llegó después de 13 jornadas sin marcar. En concreto, 1001 minutos sin gritar un gol. Su última diana era esa de febrero contra el Inter por 3 a 1. Esta mala racha de Zaza ha servido para seguir con el debate sobre los goleadores italianos. Luca Toni, Fabio Quagliarella o Antonio Di Natale, tres veteranos, han metidos más goles que chicos más jóvenes. Zaza, uno de los delanteros protegidos por Conte, no ha mejorado esta temporada. Es más, sus estadísticas son las mismas que esas de la última temporada, con 9 goles. El exjugador del Ascoli genera debates. Tiene maneras, algunos días gusta y otros, ni lo vemos. Algunos dudan cuando lo imaginamos en la Juve, pues el campeón tiene prioridad en el mercado si lo quiere fichar. Otros creen que podría explotar vestido de blanco y negro.

Italy Training FocusSimone Zaza (Foto: Focus Images Ltd)

Unas copas con… Silvio Berlusconi. El Milan ya sabe que no jugará en Europa la próxima temporada. Los últimas días de Inzaghi pasan poco a poco, con una victoria contra la Roma que ha puesto de mal humor a muchos hinchas milaneses, pues ganar un buen partido cuando ya no aspiras a nada….molesta. En el Milan pues, piensan más en el futuro. Berlusconi sigue a lo suyo. En unas últimas declaraciones interesantes, ha comentado que no descarta dejar de ser el máximo accionista del Milan con una condición: vender las acciones a una persona que pueda recuperar el brillo de su Milan. “Estamos buscando a quien pueda invertir en el Milan. Quiero ser prudente pues no quiero una persona que busque popularidad. Si llega un inversor que puede poner el Milan al nivel de los grandes de Europa, incluso puedo ceder la mayoría de acciones. Hablamos de un inversor que pueda poner 200 millones cada temporada”. Por primera vez, pues, Berlusconi afirma públicamente que no descarta dejar de mandar en el Milan. Las últimas ofertas no han conseguido nada, en semanas locas. El tailandés Bee Taechaubol ofreció más de 500 millones de euros por el 60% del Milan. Un grupo de inversores chinos, 580 millones por el 51%. En el entorno de Berlusconi critican al tailandés por buscar rápidamente la foto y dar entrevistas en su país afirmando que la operación se ha cerrado. Cuando no se ha cerrado. “Vender el Milan es como vender un pedazo de mi corazón. Aunque la realidad es ésta. Ninguna familia italiana puede poner el dinero necesario si se quiere competir con los más grandes. Yo he sido el mejor presidente, lo hemos ganado todo. Ahora, este modelo no puede seguir. Si llega un buen inversor, vendo el Milan. Si no llega, me quedo con un proyecto: un Milan con sólo jugadores italianos. Como una selección. Hay demasiados jugadores extranjeros”, dijo tomando copas después de un acto electoral el Génova. Berlusconi aprovechó para tirar de las orejas al Inter, comentado que no quiere acabar como ellos. “El Inter se ha vendido a un empresario indonesio que no parece capacitado para hacer crecer al club”, dijo, antes de dejar otra de sus frases históricas. “Seguro que encontramos un inversor. Somos un club famoso. Un estudio dice que si preguntas en otros países sobre Italia, dicen pizza, mafia y Milan”. Pizza, mafia, Milan y Berlusconi. No necesariamente en ese orden.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

El Milan lo tiene crudo para volver a ser grande de verdad. Pese a todo, en la plantilla quedan algunos buenos jugadores para empezar un proyecto desde cero, y si llegan los millones, quizá sea posible. Personalmente, salvaría a los siguientes: Diego López, De Sciglio, Abate, De Jong, Montolivo, Bonaventura, Suso, El Shaarawy, Menez y Pazzini.

Deja un comentario

*