Una jornada en el Calcio con… Higuaín, Bonucci, Quagliarella y Mancini

FIL JUVENTUS INTER 10

27a jornada de la Serie A. Poco a poco la Juve se escapa. Después de derrotar a un Inter sin rumbo (2-0), la Juve ya le saca tres puntos al Nápoles. Los chicos de Sarri suman 2 puntos de los últimos 9, aunque en el campo de la Fiorentina empatar 1-1 fue un premio, pues no jugaron bien. La mejor noticia fue el gol de Higuaín, después de cuatro partidos sin marcar. Ya suma 25 goles en Serie A.

La Juve cada día es más favorita y poco se habla de cómo se pone la lucha por jugar Champions, con cuatro equipos en tres puntos. Parecía muerta la Roma y ya suma 6 victorias consecutivas después de ganar por 1-3 a un Empoli que se ha dejado ir. Los de Spalletti ya son terceros por diferencia de goles con la Fiorentina, y esta próxima semana se juega precisamente un Roma-Fiorentina. El Inter queda a cinco puntos de romanos y toscanos, desesperado, y el Milan, después de 11 jornadas sin perder, ya se ha puesto a un punto de los interistas. Sí, estamos contando cosas que parecían imposibles en diciembre, como que la Roma aspira a acabar tercera o segunda. O que el Milan anda mejor que el Inter. Los chicos de Mancini han sumado 7 de los últimos 27 puntos y el Milan, 19 de 27. El Milan superó al Torino por 1-0.

Por detrás, la Lazio, feliz de seguir viva en Europa, va camino de jugar en Europa la próxima temporada. El Sassuolo ganó 0-1 en el Olímpico y la Lazio queda con 37 puntos, a cuatro del Sassuolo y a 11 de la zona europea. Cerca de otros equipos ya sin demasiados objetivo como el Bolonia, el Chievo, el Empoli o el Torino.

En la zona baja, la Sampdoria ganó una final al Frosinone por 2-0 con el segundo gol en dos partidos de Quagliarella. Ahora la Samp mantiene cinco puntos de colchón con la zona de descenso, marcada precisamente por el Frosinone. A cuatro puntos del pozo, el Palermo, incapaz de ganar en casa al Bolonia (0-0). Y empatado con la Sampdoria, su vecino, el Gemoa, derrotado por el Chievo por 1-0.

El Hellas parece destinado al descenso después de perder 2-0 con el Udinese. La salvación le queda a 9 puntos con 33 por jugar. Y el Carpi queda a seis de la salvación después de su empate en casa con el Atalanta (1-1).

Una almuerzo con… Gonzalo Higuaín. El máximo goleador de la Serie A ha sido noticia las últimas semanas por su estado físico. Después de no poder marcar contra la Juve, el Milan y el Villareal, el argentino vio como su propio presidente, Aurelio Di Laurentiis, afirmaba que quizás esta un poco gordo y fuera de forma. Hablando de un goleador que había metido 26 goles en 29 partidos oficiales antes, la afirmación era dudosa. Di Laurentiis, productor cinematógrafo alocado, afirmó que los quilos de más era como ir con una bola de hierro atada a la pata. Maurizio Sarri defendió a Higuaín y éste marcó otra vez en Florencia, gracias a un error defensivo de Marcos Alonso. Después, marcó otro, anulado por fuera de juego, y vio como un paradón de Tatarusanu le negaba el segundo gol. No fue el mejor partido napolitano, aunque el argentino pudo marcar y dar la razón a su entrenador. El Nápoles se queda a tres puntos de la Juve. Aún no está nada cerrado. En Nápoles, todo puede pasar. Incluso que le roben el reloj a Insigne a punta de pistola y después le digan que marque goles y gane la liga. El ladrón robó a su ídolo.

Artículo relacionado: “Empate a fútbol en Florencia”

Una comida con… Leonardo Bonucci. Guardiola lo definió como uno de sus jugadores preferidos y la prensa italiana ya habla de “Beckenbonucci”. El defensa de Viterbo, preciosa ciudad cerca de Roma, marcó un golazo contra el Inter (con la ayuda de la defensa interista) y firmó otro partido impecable atrás. La Juve es un rodillo y solamente ha empatado en las últimas semanas con el Bayern y el Bolonia. Y solamente el Bayern le ha metido goles, pues Buffon suma 746 minutos sin goles en contra, un récord. Y en parte, gracias a una defensa liderada por Bonucci. Criado en el centro de esa preciosa ciudad medieval, Bonucci quería ser como su hermano, jugador de la Viterbese, y llegó más lejos. El Inter lo descubrió y lo cedió al Treviso y el Pisa. Cuando volvió, debutó en Primera con Mancini, aunque lo vendieron dentro de la operación para poder llevar a Diego Milito a San Siro. Nadie culpará al Inter por fichar a Milito. Aunque se puede dudar si era Bonucci, el jugador que debía entrar en la operación. Después de un paso por el Bari, donde Giampero Ventura confió en él, la Juve apostó por él. Y el resto, es historia. Lejos quedan las acusaciones de no denunciar cómo un compañero del Bari quería amañar un partido (no lo acusaron a él, lo acusaron por no denunciar) y dudas sobre su nivel. Contra el Inter fue el jugador con más toques de balón y más efectivos. Y metió un gol. Contra su antiguo club y el entrenador de su debut. Y lo celebró, cómo no.

Artículo relacionado:La Juve acelera

Una cena con… Fabio Quagliarella. El delantero napolitano, a sus 33 años, sigue dando tumbos. En el Torino aguantó dos años, antes de ser cedido a la Sampdoria. En este club ya jugó la temporada 2006/07, cuando se salió y fue convocado por la selección. Eran otros tiempos. Ahora Fabio llega a una Sampdoria desesperada por evitar el descenso, aunque sus goles ya ayudan. Ha metido dos en dos partidos. El segundo, en el duelo directo contra el Frosinone. La hinchada contribuyó, aunque antes había lanzado un mensaje a la plantilla: “Ahora tregua, después pediremos explicaciones”. O sea, se animará para ayudar, aunque luego los hinchas querrán respuestas, ya que la idea era luchar por jugar en Europa y se encuentran luchando contra Frosinone y Carpi abajo. “Los tres puntos eran necesarios como el pan para comer. Espero que así se pueda jugar con más calma y serenidad”, dijo Quagliarella. A sus 33 años, ha cambiado de club ya en 10 ocasiones. Sigue metiendo goles, sigue rindiendo. Aunque siempre tendremos la sensación que pudo llegar más lejos.

Unas copas con… Roberto Mancini. El entrenador del Inter pidió fichajes durante todo el verano. Y el presidente, Erick Thohir, pagó. Llegaron Kondogbia, Miranda, Murillo, Montoya, Jovetic, Ljajic, Melo, Telles, Perisic… y, en enero, llegó el segundo máximo goleador de la Serie A, Éder. Pero el Inter, líder en diciembre, ha firmado dos meses patéticos, y el Milan amenaza con relegar a los chicos de Mancini a la sexta posición. Esta semana deberían quedar eliminados de la final de Coppa (perdieron la ida 3-0 con la Juve), así que solamente les queda un gran objetivo: ser terceros y jugar Champions. Aunque la tercera plaza se ha distanciado hasta los  cinco puntos. Thohir se ha reunido con empresarios chinos para poder atraer inversores al club y, con lo que gasta, tiene todo el derecho si quiere pedir explicaciones. Por eso ha pedido ganar 4 de los próximos 5 partidos y acabar terceros. O sea, Mancini podría ser destituido antes de final de temporada o en verano. Los resultados son realmente decepcionantes. Si la liga computara solamente los puntos de este 2016, el Inter lucharía por no bajar.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*