Una jornada en el Calcio con… Kalinic, Alex Sandro, Insigne y Destro

Lorenzo Insigne. Foto: Focus Images Ltd.

1 jornada de la Serie A. El Inter lidera la tabla de nuevo gracias a su victoria contra el Frosinone (4-0) y los pinchazos de rivales directos. El equipo de Mancini ganó por primera vez un partido por más de un gol, ya que las anteriores nueve victorias fueron por la mínima. Con los goles de Biabany, Icardi, Murillo y Brozovic, el Inter disfruta de un liderato inesperado. Aunque poco a poco, la Juve se acerca. Derrotó al Milan (1-0) y como los equipos de arriba se sacan puntos entre ellos, el campeón, que empezó fatal la liga, ya ocupa la sexta posición. El equipo de Allegri ha ganado los últimos 9 puntos y supera en la tabla a un Milan flojo en ataque (1-0). Las buenas paradas de Donnarumma no pudieron evitar la victoria de la Juve.

La Roma pinchó en Bolonia (2-2) en un partido con tres goles de penalti y un terreno de juego en deplorables condiciones, por culpa de la lluvia. Rudi García pidió no jugar en una piscina en que sus chicos sufrieron contra el renacido Bolonia de Donadoni. Pjanic y Dzeko, bosnios eliminados de la Euro, marcaron los goles romanos de penalti.

También pinchó la Fiorentina en el derby toscano (2-2) contra el Empoli. El equipo visitante jugó un primer tiempo magnífico, con Livaja y Büchel poniendo el 0-2 antes del descanso. Paulo Sousa apostó por las rotaciones pensando en el partido de Basilea, y no funcionó. Al descanso, puso de nuevo a Bernardeschi y Kalinic en el campo. Y dos goles del croata dejaron el partido en un 2-2 con mejor sabor para el modesto Empoli.

Inter, Juve y Nápoles fueron los ganadores de la jornada. El Nápoles de Sarri ganó 0-2 en Verona con goles de Insigne y un Higuaín que lidera la tabla goleadora con 10 tantos, uno más que Eder y Kalinic. El Nápoles ha sumado 22 de los últimos 24 puntos y la próxima jornada juega en casa con….el Inter. Partidazo.

Inter, Nápoles, Fiorentina y Roma se encuentran separados por tres puntos, con el Sassuolo aún en la quinta posición con 22 puntos. El equipo de Di Francesco perdió por 2-1 en el campo del Genoa en un partido loco. Berardi y Perotti fueron expulsados antes del 1-0 local. En el 94, Acerbi empató en un córner con Consigli, portero del Sassuolo, intentado rematar. Pues bien, en los siguientes 30 segundos Pavoletti marcó el 2-1 y desató del delirio, con Perin, portero local, dando volteretas por el terreno de juego.

Tampoco reacciona la Lazio, ya octava después de otra jornada sin ganar. Su 1-1 con el Palermo en casa ya es la cuarta jornada sin sumar los tres puntos. La Lazio lidera un grupo de equipos en el centro de la tabla que pueden quedar lejos de la zona europea si no reaccionan. Equipos como el Atalanta y el Torino, que se enfrentaron con victoria del Toro por 0-1 (gol de Bovo), el Chievo, capaz de ganar en el campo del colista Carpi por 1-2, o una Sampdoria que no reacciona. En el primer partido con Vincenzo Montella como entrenador, perdió 1-0 con el Udinese.

En zona de descenso quedan el Frosinone, con 11 puntos, y muy hundidos con 6 puntos, Carpi y un Verona que aún no ha ganado ni un partido. De momento, Mandorlini aún no ha perdido el cargo en un equipo que recuperó, después de meses lesionado, a Luca Toni. El próximo Frosinone-Verona es tan importante, que el Verona se concentrará ya el miércoles. Una final diferente al Nápoles-Inter.

Luca Toni volvió a jugar con el Hellas. Foto: hellaslive.
Luca Toni volvió a jugar con el Hellas. Foto: hellaslive.

Un almuerzo con… Nicola Kalinic. El croata empezó el derbi toscano contra el Empoli en el banquillo. La Fiorentina se juega mucho este jueves en el campo del Basilea y Paulo Sousa dio descanso a tres titulares (Kalinic, Bernardeschi e Ilicic) pensando en el partido contra su exequipo. Pues bien, sin ellos, la Fiorentina fue un desastre, superada siempre por el Empoli. Al descanso, Kalinic ya entró por un Rebic horroroso. Y en 20 minutos marcó dos goles de delantero centro de toda la vida. Poco después, estrelló un disparo en el travesaño. Kalinic abre espacios, se asocia en las contras, pone asistencias y marca goles. Juega bien de espaldas y de cara. Y nunca se pone nervioso. Siempre con la mirada fría, fue capaz de pedir calma a Livaja, croata como él, aunque rival en el campo. Con Kalinic, la Fiorentina parece otra. Y su nombre ya empieza a sonar junto a esos de Batistuta, Mutu, Gilardino, Chiesa o Toni. Los grandes goleadores viola.

Una comida con… Alex Sandro. La Juve pagó 26 millones por Alex Sandro. Y el exjugador del Porto no jugaba demasiado. Antes del partido contra el Milan, 335 minutos en liga, suplente de un Evra más lento, aunque con galones. Evra se ha convertido en uno de los gallos del vestuario de la Juve: manda y controla la situación. No juega mal, aunque no marca diferencias. Pero se ha ganado el respeto de Buffon y Chiellini, y con ellos, se encarga de poner orden cuando algo no funciona. Evra se ha convertido en un referente por su entrega y la grada lo ama. Por eso, su lesión contra el Milan asustó un poco. Una de las cosas buenas de la Juve, como todo equipo grande, es la capacidad de tener una plantilla grande. Y sin Evra, Alex Sandro tuvo sus minutos. Aunque falló en alguna jugada con Cerci, su actuación en la segunda parte contra el Milan fue buena, con el centro en el gol de Dybala como momento más destacado. La Juve empieza a gozar de sus nuevas caras, como Dybala o Alex Sandro. Ha costado.

Contenido relacionado: Dybala tumba al Milan

Una cena con… Lorenzo Insigne. “Este gol lo dedico a mi ciudad, pues este partido lo sentimos mucho”, dijo Lorenzo insigne al final del Hellas Verona-Nápoles. Insigne marcó el 0-1 en Verona, abrió el camino de otra victoria del Nápoles y lo celebró de forma provocadora en la ciudad en que, seguramente, el Nápoles es más abucheado. Verona, feudo norteño, se ha dedicado las últimas décadas a insultar a los equipos sureños. En Nápoles, cuando llega el Verona, la respuesta es poco amistosa. “Odio Verona” se puede leer en los muros napolitanos. “Odio Napoli” se puede leer en los muros veroneses, ciudad en las que las ideas políticas contrarias sl sur de Italia, más pobre, han cuajado (el alcalde, de la Lega Nord, ganó con el 60% de los votos). Pues bien, el único napolitano en el terreno de juego, Insigne, que rompió una racha de dos meses sin marcar, abrió el marcador, dejó al Verona colista (empatado con el Carpi) y se besó en escudo delante de la hinchada local. “Aquí siempre me insultan y me ofenden”, dijo Insigne, que suma 7 goles esta temporada. “Así que marcar es más bonito”. Nápoles esta de fiesta. Verona, hundida. Excepto los hinchas del Chievo, claro.

Unas copas con… Mattia Destro. El Bolonia, con Donadoni, ha sumado 7 puntos de 9, ha salido de descenso y compite mejor. Además, Destro, una de sus incorporaciones más sonadas, ha marcado dos goles en estos tres partidos. Antes no había metido ni uno. El delantero de Ascoli Piceno llegó a la Roma en 2012 después de gustar en Siena, aunque no encontró su lugar en la capital. La temporada pasada fue cedido al Milan. Y con el Milan, le marcó a la Roma. Entonces no celebró demasiado el gol pues tenía claro que debía volver al equipo romano. Este verano, de nuevo, la Roma no lo quiso y acabó en Bolonia. Pues bien, en el partido marcado por la lluvia del sábado, Destro jugo un buen partido, puso en problemas a Rudiger y marcó el gol del empate del Bolonia. Y lo celebró. Y de qué forma. Lo gritó como un loco, se sacó la camiseta y vio la amarilla que significa que no juega la próxima jornada en Turín. Destro, crecido, afirmó al final del partido que quiere volver a la selección. Ahora sí, Destro no volverá a la Roma. Su celebración, provocadora, le cerró las puertas. Aunque de momento, él goza en un renacido Bolonia.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*