Una jornada en el Calcio con… Luca Toni, Totti, Bellini y Mbakogu

Luca Toni Hellas - MarcadorInt

37ª jornada de la Serie A. Seis meses después de caer contra el Sassuolo, la Juve perdió otra vez en Serie A. Una derrota sin historia, con la liga ya en el saco, y contra un colista, el Hellas Verona, destinado a jugar la próxima temporada en la Serie B. No consigue reverdecer viejos laureles el Verona, club grande que despidió a Luca Toni. Con ellos, baja el Frosinone. El club de cerca de Roma ha vivido un sueño, luchando, sumando puntos y dando la cara. Su hinchada los despidió con una ovación. Y parece que el tercer equipo en bajar será el otro modesto, el Carpi. Ha sido un sueño ver a estos dos clubes llegando vivos hasta el final. Aunque parece que la lógica se cumplirá.

El Carpi perdió 1-3 con la Lazio en un partido loco, pues el equipo local falló dos penaltis y disparo al travesaño. Se le escapó una victoria que los hubiera dejado con la salvación en las manos. Ahora, el empate del Palermo en Florencia contra una Fiorentina sin alma (0-0) deja a los sicilianos cerca de la salvación. Le sacan un punto al Carpi. En la última jornada, Palermo-Verona y Udinese-Carpi. O sea, el Carpi necesita una ayuda del Verona.

En la última jornada también tocará decidir si el Nápoles acaba segundo. Ya casi lo tiene. Ganó 1-2 en el campo del Torino con otro gol de Higuaín (33 en total) y si en la última jornada vence al Frosinone en casa, jugará fase de grupos de la Champions. Higuaín por cierto, podría igualar el récord absoluto de goles en Serie A de un jugador en una temporada si mete dos goles: Gunnar Nordahl, sueco del Milan de la temporada 1949/50, metió 35. La Roma goleó al Chievo 3-0 y necesita, para acabar segunda, ganar en el campo del Milan y un empate del Frosinone en San Paolo. Complicado.

Además, el Milan gano 0-1 en Bolonia y necesita ganar como sea para poder acabar sexto. Si el Milan acaba en esa posición, jugará en Europa. Si acaba séptimo, necesitaría derrotar a la Juve en la final de Coppa para jugar competición continental. En este caso, dejaría fuera a un Sassuolo que ganó en Frosinone y ocupa la sexta plaza. Ojo, en la última jornada, Sassuolo-Inter. O sea, el Milan necesita un favor del Inter.

En los otros partidos, el Inter derrotó por 2-1 al Empoli y el Udinese confirmó la salvación con un punto en Bérgamo con el Atalanta (1-1). El equipo local despidió a Bellini después de 16 años de fidelidad al Atalanta y el Udinese podrá despedir a Di Natale en la última jornada.

También se salvó pese a la derrota la Sampdoria. Fue humillada en el derbi de Génova por un Genoa que ha acabado mejor que sus vecinos: 0-3. Con otro gol de Pavoletti, una de las revelaciones de la temporada, y dos goles gol de Suso, sumando seis en pocas semanas. Ganar los derbis en Génova da media vida, así que el Genoa acaba feliz en espera de poder confirmar que ficha a Juric, el entrenador del ascenso del Crotone. Y la Sampdoria firma una temporada pésima: de Europa a luchar por no bajar.

Un almuerzo con… Luca Toni. A sus 38 años, Toni se despidió del fútbol. Jugó su último partido contra la Juve. Así lo quiso el goleador: despedida en casa, delante de su público y optando por no jugar la última jornada. Significativo que no quiera acabar contra el Palermo, club donde explotó, con los sicilianos jugándose la vida. La historia de Luca Toni es una historia mágica. Jugaba en equipos de Tercera como el Lodigiani romano o el Fiorenzuola, después de no encontrar su sitio en Módena o Empoli. Finalmente, despuntó en el Treviso en Serie B en 1999 y el Vicenza lo fichó en Serie A. Después, dos años en el Brescia de Guardiola y Baggio. Y finalmente, el fichaje por el Palermo que significó su explosión goleadora. Y de ahí a ser Campeón del Mundo y máximo goleador de la Serie A. Vivió años buenos en el Palermo, en el Bayern o en la Juve, aunque en 2012 parecía que su estrella se apagaba cuando se marchó al Al Nasr. Pero no. Toni volvió. Primero, a la Fiorentina. Y luego, al Verona, con el que consiguió ser máximo goleador de la Serie A con 37 goles, empatado con Icardi. Con 324 goles (157 en la Serie A y 60 en la Bundesliga), Toni nunca ganó la Serie A, aunque si la Bundesliga con el Bayern. “Nunca he sido un tipo normal”, dijo Toni el día de su retirada. Se retiró con un último gol. De penalti. Y lo metió, contra la Juve, a lo Panenka. Una despedida a lo grande de un Campeón del Mundo.

 

Una comida con… Francesco Totti. Otro campeón del Mundo en 2006. Aunque con 39 años, Francesco quiere disputar una temporada más. Parece que después de la última jornada puede llegar el anuncio esperado: Totti seguiría hasta el 30 de junio del 2017 y se retiraría con 40 años en su Roma. Contra el Chievo vivió el último partido del curso en el Olímpico. O sea, si no renueva, sería la despedida de su casa precisamente en el partido 600 en Serie A. Dejó una asistencia de gol y dejó la puerta abierta para poder continuar. En las últimas 6 jornadas ha marcado 4 goles y dado 2 asistencias, demostrando que aún puede jugar sus minutos. Totti, el hombre tan amado en Roma que su boda se transmitió en directo por la televisión, podría jugar minutos de Champions la próxima temporada (ya es el goleador más veterano del torneo por su gol al City) y llegar a los 40. Pocos han llegado a esta cifra. Según los datos de La Gazzetta solamente 26 jugadores han llegado a jugar con 39 años y 16 eran porteros. El jugador de campo más viejo fue Costacurta, que se retiró pasados los 41 y el portero, Ballotta, con 44. Con sus 600 partidos, se mete en el club de jugadores con 600 partidos en Serie A con Maldini (647 partidos) y Zanetti (615). Totti ya es el segundo máximo goleador del torneo (248 goles, superado solamente por Silvio Piola y sus 274 goles). Es decir, algún record más puede caer si firma su nuevo contrato. Una ciudad entera lo pide.

Una cena con… Gianpaolo Bellini. Si Totti solamente ha jugado con la camiseta de la Roma, Bellini únicamente lo ha hecho con la camiseta del Atalanta. Bellini es uno de esos héroes poco conocidos fuera de Bérgamo, aunque en la ciudad lombarda ha sido amado casi como amas a tu tío o tu primo. Durante 18 temporadas, Bellini, nacido cerca de Bérgamo, en una zona de lagos, ha defendido la camiseta de la “Dea”. No ha jugado ni una final. Nunca ha jugado en Europa. Tampoco ha sido internacional absoluto. Ha sufrido tres descensos y vivido cuatro ascensos, pues debutó en Segunda. Y siempre, con su Atalanta. En este club cuidan el fútbol base y Bellini, defensa, fue campeón de la liga primavera en 1998. Bellini ha jugado con jugadores como Montolivo, Pazzini, Bianchi, Padoin o Gabbiadini. Todos han marchado para ganar títulos. Bellini se ha quedado y se ha convertido en el jugador con más partidos con la camiseta del club, con 435 y el jugador con más encuentros en Serie A con el Atalanta, empatado con Stefano Angeleri (281). En su último partido en casa, los hinchas mostraron su imagen, una pancarta con su camiseta y entregaron bufandas con su nombre. Bellini, emocionado, los respondió con un gol de penalti. El primero de la temporada, el noveno en sus 18 años de carrera. La próxima, pocos recordaran a Bellini fuera de Bérgamo. Aunque si visitas Bérgamo, no olvides su nombre. Así te ganas charlas y cafés en Italia. “¿Bellini trabaja en el Atalanta? Me acuerdo de su penalti el día que se despidió del estadio…”. Sí, Bellini trabajará con un cargo directivo en el Atalanta. Cómo no.

Unas copas con… Jerry Mbakogu. Sus 15 goles en la temporada del ascenso en el Carpi convirtieron a Mbakogu en uno de los héroes del ascenso del modesto equipo de la provincia de Módena. Una pancarta llegó a pedir que fuera el alcalde de la ciudad este nigeriano que llegó de pequeño a Italia con sus padres y se formó en el Padova. Mbakogu se aseguró poder seguir en el club después del ascenso. Era todo nuevo: nueva categoría, nuevos rivales y nuevo estadio, pues el viejo campo del Carpi no podía albergar partidos de Serie A y el Carpi ha jugado en Módena. Mbakogu no ha jugado siempre de titular, aunque al final, ya suma 24 partidos jugados de 37, formando dupla con Kevin Lasagna. Solamente había metido un gol con este Carpi convertido en candidato al concurso de club más modesto de la historia reciente de la Serie A junto a Chievo, Frosinone o Treviso, entre otros. En la penúltima jornada, el Carpi recibía la Lazio con la oportunidad de dejar la salvación a un paso. Precisamente el club presidido por Claudio Lotito, ese presidente del que se filtró una charla telefónica afirmando que la presencia de Carpi y Frosinone en Serie A sería un desastre pues eran clubes sin interés. Y Mbakogu parecía listo para no fallar. Pero falló. Dos penaltis, concretamente. El primero, con 0-0. El segundo, con 0-2. Después, Lasagna disparó al travesaño, Mbakogu falló dos ocasiones y cuando por fin marcó su segundo gol en Serie A, el partido ya estaba perdido. El Carpi perdió 1-3 y ahora necesita un milagro si quiere evitar el descenso.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*