Una jornada en el Calcio con… Pavoletti, Higuaín, Dybala, Quagliarella y Boateng

Paulo Dybala,Andrea Barzagli,Gianluigi Buffon and Leonardo Bonucci of Juventus celebrate following the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
15/09/2015

20ª jornada de la Serie A. La temporada se puede convertir en un apasionante duelo entre la Juve y el Nápoles. La Juve se sigue comiendo rivales y ya suma 10 jornadas consecutivas ganando, después de un paseo cómodo por el estadio del Udinese. Era el primer partido con el nuevo estadio local reformado del todo y la Juve robó la fiesta a los locales y montó la suya. Dybala metió dos goles y ya suma once, Alex Sandro se estrenó como goleador y Khedira marcó otro. La Juve asusta.

Aunque sigue por detrás de un Nápoles emotivo. Higuaín marcó dos goles, suma 20 en 20 jornadas y el equipo de Sarri resistió el pulso del matagigantes de la liga, el Sassuolo. El equipo de Di Francesco era el único que no había perdido con ninguno de los seis primeros clasificados, hasta esta jornada. La Juve gana con frialdad y facilidad. El Nápoles gritando y con el alma. Como si fuera una imagen de dos ciudades opuestas.

Duelo entre Nápoles y Juve, pues la Fiorentina pinchó en San Siro. Con las gradas casi vacías (no se llenó ni el 35% de San Siro), el Milan consiguió una victoria que permite a Mihajlovic hinchar pecho, gracias a un Bacca brillante en el primer gol y Kevin Prince Boateng (2-0). Pincha la Fiorentina y pincha el Inter.

Sí, el Inter vive días complicados. Empató en el campo del Atalanta (1-1), suma dos partidos sin ganar, no gustó y mereció perder. Mancini fue duro y acusó a los jugadores de no jugar con la actitud clara, pues Handanovic evitó la victoria de un Atalanta que rompe su racha de derrotas.

En Roma, se estrenó como entrenador Luciano Spalletti, en su segundo periplo como técnico local, y el toscano consiguió un resultado propio de Rudi Garcia: 1-1 en casa contra el colista, este Verona que suma 20 jornadas sin ganar. Aunque Nainggolan marcó después de una asistencia prodigiosa de De Rossi, Dzeko falló goles claros y el Verona empató con gol de Pazzini de penalti. La Roma es un desastre. Spalletti tiene deberes.

Su vecino, la Lazio, tampoco anda fina, aunque sacó un punto meritorio en Bolonia, ya que perdía por 2-0 al descanso. Un primer tiempo nefasto de los romanos. Después, los chicos de Donadoni se quedaron con 10 y la Lazio, con Klose en forma, empató con un gol de Candreva de penalti a lo ‘Panenka’ y otro de Lulic. En el duelo de proyectos modestos con ideas claras, empate entre el Chievo y el Empoli, con golazo de cabeza, peinando hacia atrás, de Paloschi (1-1).

En el centro de la tabla se instala el Torino, renacido con Immobile. El exdelantero del Sevilla volvió al club donde fue máximo goleador y en 9 minutos marcó, de penalti. Después, Belotti anotó dos goles y el Toro derrotó a un Frosinone luchador por 4-2. El Frosinone de Stellone, quien fue delantero del Torino.

Por detrás, el Genoa goleó al Palermo y suma dos victorias consecutivas para poder alejarse de la zona de descenso. Se acerca un Palermo sin proyecto ni ideas. El Palermo queda a 4 puntos de la zona de descenso, ya que el Carpi ganó por 2-1 a la Sampdoria. El Carpi debutó en la Serie A precisamente contra la Sampdoria, cuando les metieron 5 goles en 45 minutos. En el partido de vuelta ganó y se sigue aferrando al sueño de no descender, superando en la tabla al Frosinone y dando la cara.

Un almuerzo con… Leonardo Pavoletti. Con 27 años, Pavoletti vive un sueño. Ha marcado 10 goles en los últimos 9 partidos oficiales del Genoa. En liga, suma 5 goles en los últimos 3 partidos. Y con sus dianas, el Genoa se aleja del descenso. Un protagonismo inesperado de un delantero que llegó por la puerta trasera a la Serie A y ahora quiere ser internacional absoluto. “Podría ayudar mucho, tiene recursos”, decía Gasperini, su entrenador. Nacido en Livorno, no encontró oportunidades en el club de su ciudad (que ahora lucha por no bajar a Tercera) y se buscó la vida en otros sitios. Hace cinco años estaba en la Juve Stabia de la tercera división. Fue entonces cuando el Sassuolo fichó este delantero con corpachón y espalda ancha. Y Pavoletti destacó en la campaña del ascenso del Sassuolo a Serie A. Así debutó en Primera, aunque el Sassuolo decidió prescindir de él el último día del mercado de fichajes: después de jugar dos jornadas de Serie A, lo mandaron al Varese de Serie B. Fue un golpe. Pavoletti reaccionó con carácter y metió 24 goles claves para evitar el descenso del Varese. El Sassuolo lo repescó pero lo cedió de nuevo, aunque en esta ocasión a otro club de Serie A: el Genoa. Y el club genovés lo compró este verano. Ahora, con 10 goles marcados en Primera, Pavoletti enamora. Ha marcado de chilena, de cabeza, con los dos pies… y es el italiano con más goles de la Serie A con la excepción de Eder, brasileño con pasaporte italiano. Con 27 años, toca el cielo. Ansaldi le pone los centros. Y él lo remata todo.

Una comida con… Higuaín y Dybala. Imposible no comer con ellos. Los tres máximos goleadores de la Serie A son dos argentinos y un brasileño, Eder. Higuaín ha metido 20 goles en 20 jornadas. Dybala ya suma 11 y vive un momento dulce de juego. Dos argentinos decidiendo las cosas, como la última temporada Icardi y Tévez. Lo de Higuaín es de locos. Ha metido dos goles en 5 de los últimos 7 partidos y, ahora mismo, ganaría la Bota de Oro por delante de Aubameyang del Dortmund, Nicolics del Legia y Alex Teixeira del Shakhtar. Higuaín dirige las canciones al final del partido en complicidad con la grada, persigue cada balón y parece dispuesto a cumplir su promesa: devolver a la hinchada del Nápoles el amor recibido. Dybala anda en ello. Uno de los fichajes más caros de la temporada, el exjugador del Palermo ya es el segundo máximo goleador del torneo empatado con Eder y contra el Udinese marcó otro gol de falta, aunque Karnezis ayudó. Si la Juve suma 10 victorias consecutivas, Dybala ha marcado 5 goles en estos partidos. La Serie A, otra vez, depende en parte en una asado entre goleadores argentinos.

Una cena con…Fabio Quagliarella. Con Maxi López apartado por sobrepeso, el Torino vivía días raros. Derrotas y nervios. Maxi ha sido portada por unas fotos con la barriga al sol y otro de los jugadores claves en ataque, Fabio Quagliarella, vivía enfrentado con los hinchas. Y todo por meter un gol. Antes del partido contra el Frosinone, Quagliarella se vio obligado a pedir perdón a los hinchas porque hace semanas no celebró su gol al Nápoles, el club de su ciudad. Los hinchas más radicales del Torino no vieron con buenos ojos esa frialdad de Quagliarella y éste inicialmente no quiso dar explicaciones. Total, que acabó reunido con la directiva para calmar las aguas. Primero se disculpó en su Facebook. Y, después, antes del partido contra el Frosinone se metió debajo la curva y pidió perdón. Como si fuera un juicio popular. Una imagen incluso de mal gusto, con cierta humillación de quien no quiso gritar un gol contra el club que tenía en el corazón de niño. Sí, la vida de Quagliarella no es fácil. Esta semana, por ejemplo, declaró en el juicio contra un policía napolitano que sacaba dinero a famosos a cambio de no manchar su nombre. A Quagliarella, entonces jugador del Nápoles, lo acusó de pedofilia. El tipo llegó a mandar mensajes al presidente del Nápoles y los padres de la mujer del jugador. Por eso, según Quagliarella, fue mejor dejar la ciudad del club de sus amores.

Unas copas con… Kevin Prince Boateng. Por momentos nos olvidamos de su existencia. En tres años en el Milan, el internacional ghanés se ganó el corazón de la hinchada rossonera. Metió goles, luchó y ganó títulos (una liga y una Supercopa). Después volvió a Alemania, aunque en el Schalke 04 las cosas no funcionaron. Tenía contrato de 4 años y al final, duró dos años, marchándose del club después de ser sancionado por bajo rendimiento y su actitud rebelde. Boateng ha vuelto al Milan casi por la puerta trasera. Y de momento Mihajlovic quiere que sea protagonista: le ha dado minutos y contra la Fiorentina marcó su primer gol en este segundo periplo. Con Boateng, el Milan ha sacado un punto de Roma y derrotado a la Fiorentina. Mihajlovic, eufórico, afirma que ahora el equipo se vengará de las críticas recibidas. Y Boateng busca ser protagonista otra vez por sus goles y sus volteretas. La lástima fue que esa voltereta y el golazo de Bacca fueron visto por poco más de 28.000 personas… en un estadio de 80.000

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*