Una jornada en el Calcio con… Tello, Totti, Mihajlovc y Luca Toni

Francesco Totti Roma - brent flanders

26ª jornada de la Serie A. Se rompieron las rachas positivas. La de la Juve y la del Nápoles en casa. Pincharon los dos, con empates contra equipos en forma. La Juve, por ejemplo, rompió su racha de 15 victorias consecutivas en Bolonia, estadio donde han pinchado casi todos los grandes. Pensando en el Bayern, la Juve se dejó parte del crédito conseguido después de ganar al Nápoles. Aunque sigue siendo el gran favorito, pues el Nápoles, pese a ser mejor, no pudo con un Milan que ya suma 10 partidos sin perder. Un 1-1 en San Paolo, con el dolor de perder la oportunidad de volver a la cima y de ver cómo Higuaín encadena dos partidos sin marcar.

Por detrás, la lucha por ser tercero y jugar en la Champions se anima. La Fiorentina defiende la plaza de momento después de ganar en el campo del Atalanta (2-3) en un partido con cuatro goles en los últimos 17 minutos. Por detrás, la Roma olvidó la derrota europea encadenando su quinta victoria consecutiva contra un Palermo sin rumbo (5-0). Dzeko marcó por primera vez dos goles en un partido, Salah enamoró y el equipo de Spalletti aparcó por unos minutos la crisis provocada por la enemistad entre el entrenador y Totti. En el Palermo, el retorno de Iachini (cinco cambios de entrenador esta temporada, como contamos), no sirvió para nada.

El Inter recuperó la sonrisa contra otro equipo con mala pinta, la Sampdoria. Mancini ganó 3-1 al equipo con el que brilló como jugador, victoria necesaria de los interistas. Lejos queda ya la Lazio, mediocre en su actuación en Serie A, aunque viva en Europa League. La Lazio tiene complicado llegar a Europa, como lo tienen complicado el Toro o un Bolonia maravillosa desde que lo entrena Donadoni.

En la parte baja de la clasificación, la cosa se anima mucho. Aunque la salvación la tiene a 7 puntos, el colista Verona ganó el derbi al Chievo (3-1), sumó su segunda victoria esta temporada y no se rinde. El Carpi sacó otro punto, en este caso en el campo del Torino (0-0) con Maxi López fallando un penalti y se encuentra a cinco puntos de la zona de salvación y el Frosinone ya tiene la Sampdoria, el equipo que marca el corte entre el descenso y la salvación, a tres puntos. El equipo de Stellone empató en casa sin goles con la Lazio (0-0) en un derbi regional con morbo, pues el Presidente de la Lazio, Lotito, fue pillado hace un año diciendo que el Carpi y el Frosinone no interesaban a nadie y no merecían subir. Y subieron. Y luchan por no bajar.

Luchan por no bajar contra equipos más grandes sin las ideas claras. La Sampdoria es un desastre, el Palermo, otro, y respira un poco el Genoa. Ganó 2-1 al Udinese, con el segundo gol de Cerci en dos partidos y con Di Natale fallando un penalti en los últimos minutos. El grifone, pues, se aleja un poco de la zona caliente. La Sampdoria, con 2 puntos de los últimos 24, no. El Palermo, con sus 8 puntos de los últimos 30, tampoco. Y la próxima jornada se viene un Sampdoria-Frosinone…

En la zona media de la tabla, el Sassuolo ganó al Empoli por 3-2 en un duelo de equipos que se han ganado el derecho de vivir tranquilos.

Un almuerzo con… Cristian Tello. Después de ir perdiendo peso en el Oporto, el extremo de Sabadell decidió marchar a la Fiorentina. En tierras toscanas los jugadores españoles suelen funcionar bien en estas últimas temporadas. Y contra el Atalanta, Tello jugó su primer buen partido con la casaca viola. Suyo fue el centro del primer gol, obra de Mati, y la jugada del 0-2. Su primer gol en la Serie A. Aunque el Atalanta luchó hasta el final, la Fiorentina pudo defender la tercera posición en una de esas semanas complicadas por el cansancio acumulado después de jugar en Europa contra el Tottenham. De momento, Paulo Sousa mantiene a la Fiorentina entre los mejores con un rendimiento espectacular. Además, Kalinic marcó otra vez en un equipo con recursos en el banquillo. Esas rotaciones aseguran a Tello los minutos que necesita justo cuando la temporada se anima. Se viene un Fiorentina-Nápoles. Y el partido de ida, en San Paolo, ya fue espectacular.

Una comida con… Francesco Totti. Estalló la guerra civil en Roma. Totti no es solamente historia de la Roma. Es historia de Roma, de la ciudad. En sus calles encontramos murales con su rostro. Su dinero paga proyectos en hospitales, escuelas e incluso una perrera para salvar perros de la calle. Totti es Roma y Roma ama a Totti. Por eso, cuando Spalletti dejó fuera de la convocatoria contra el Palermo, estalló la rebelión. Spalletti fue abucheado, el nombre de Totti coreado y aparecieron pancartas y pintadas. Totti admite que a su edad ya no se puede quejar. El problema fueron sus declaraciones en una entrevista en la RAI afirmando que se merece respeto. Totti pedía que le dijeran a la cara que no jugaría. No quedar fuera de las listas sin explicación personalizada, como si fuera un juvenil. Totti afirma, y razón tiene, que se merece algo mejor aunque no juegue. Spalletti dice, y razón no le falta, que debe imponer disciplina y pensar en el grupo. Y los resultados le dan la razón. Gestionar jugadores con el peso de Totti no es fácil. Totti, ahora, afirma que se reunirá con el presidente Pallotta en marzo y no descarta colgar las botas este verano. Aunque no quiere. Y por contrato, el día que se retire, entrará a trabajare en el club. Totti y Roma es una relación amorosa, un acto de fe. Spalletti actua con la cabeza. Aunque si sigue ganando, podrá seguir trabajando con sus métodos aunque la afición lo critique por su trato al mejor jugador nacido en Roma.

Una cena con… Sinisa Mihajlovic. En el partido de ida, el Nápoles goleó al Milan en San Siro y Mihajlovic parecía destinado a perder el cargo. Y se ha levantado. El Milan es el cuarto mejor equipo de la segunda ronda, mejorando sus registros y soñando incluso con llegar a la tercera posición. De momento, volver a Europa parece ya en las manos de los milanistas. La final de Copa será seguramente Juve-Milan, pues el Milan ganó la ida de las semifinales 0-1 al Alessandria y la Juve goleó al Inter. El subcampeón no juega Europa League, aunque el sexto si la jugaría si el campeón de Coppa se mete en Champions. Con el Milan consolidado como sexto, pues, Europa queda a tiro. La Champions queda lejos, a 8 puntos, aunque la dinámica es buena y empatar contra el Nápoles demuestra la mejora de una defensa consolidada, en parte gracias al joven Donnarumma, nacido, por cierto, cerca de Nápoles. Mihajovic insiste que se puede llegar a ser tercero. Después de golear al Inter y frustrar a Roma y Nápoles… ¿Puede soñar?

Contenido relacionado: “De memoria“, crònica del Nápoles-Milan

Unas copas con… Luca Toni. A sus 38 años, Toni marcó su quinto gol esta temporada en el derbi de Verona. Luego marcaron dos chavalines: Pazzini, de 31 años, metió el 2-0 y Pellissier, de 36, el 2-1. Al final, el Hellas Verona por fin le ganó un derbi a sus vecinos pequeños del Chievo (3-1), su segunda victoria esta temporada. Dos victorias en 26 jornadas es un pobre botín, aunque una racha de empates este 2016 mantiene la salvación a 7 puntos. “Claro que tenemos opciones de salvar la categoría, estamos en dinámica positiva”, dijo el veterano goleador. Una lesión dejó a Toni, máximo goleador de la última Serie A empatado con Icardi, lejos de los terrenos de juego mientras el Verona se hundía. Ahora, con su retorno, el Hellas ha perdido solo uno de los últimos siete partidos. El Hellas, club con una hinchada fiel, se ha convertido en un ascensor las últimas temporadas, sin la regularidad del Chievo, club de barrio con poco más de 5000 socios. El Chievo no bajará y el Verona, quizás, aunque la hinchada del Hellas siempre podrá decir, en unos años, que vieron cómo Luca Toni se dejaba el alma en cada partido. “Intentaremos llegar a los 10 goles”, dijo con una sonrisa. Toni y el Verona no se rinden.

Foto de portada: brent flanders

Related posts

Deja un comentario

*