Una jornada en el Calcio: Corini, Pallotta, Balotelli… y Buffon

Buffon Juventus - Focus

Decimotercera jornada del Calcio. La Juve sonríe mientras los otros se desinflan. Los turineses ya han sumado más puntos que la última temporada en 13 jornadas, han firmado su segundo mejor inicio de camapaña en un torneo de tres puntos (superado sólo por la 2005/06, con Capello) y sólo el espectacular inicio de temporada de la Roma permite que tengamos igualdad. Conte mantiene el rumbo y sólo los malos resultados en Europa evitan que la euforia sea total en la casa de la Vecchia Signora. Además, los otros flaquean. El Inter, enfrascado en presentar en sociedad al nuevo propietario del club, se dejó dos puntos en los postes del campo del Bolonia, la Fiorentina jugó mal en Údine (derrota por 1-0 con otro partidazo de Muriel), el Nápoles no dosificó bien sus energías pensando en la Champions y perdió merecidamente con el Parma 0-1 (gol de Cassano, que ha adelgazado 10 quilos en un año), el Milan es un desastre que lucha por no caer en zona de descenso, el Verona perdió el derbi en casa, la Lazio no gana… fue una jornada redonda para una Juve liderada por un Llorente magnífico. Si la Roma gana al Cagliari, los dos se escaparán aún más en esta jornada marcada por el debut positivo de dos entrenadores -Corini en el Chievo y Mihajlovic en la Sampdoria- y la confirmación de las buenas rachas del Genoa y el Sassuolo, dos proyectos con fundamentos para acabar más arriba de lo que dictamina ahora su posición. Con Gasperini, el Genoa lo ha ganado todo si exceptuamos su derrota con la Juve y el empate con el Milan. Por su parte, el Sassulo ya salió de descenso y de forma merecida.

Esta fue una jornada para llorar a Amadeo Amadei, mito de la Roma de los años 40. Y una jornada para hablar casi más de lo que sucede en despachos, redes sociales y cafés, que en el césped. Con todo lo negativo y positivo que supone esto. Una cosa muy italiana, la adicción al debate y las luchas sobre cómo llegar al poder y cómo mantenerse allí. Y no tanto sobre cómo se tiene que gestionar. Por momentos, parece que sólo la Juve lo tiene claro.

Buffon Juventus - FocusGianluigi Buffon fue uno de los protagonistas del fin de semana. Foto: Focus Images Ltd.

Un almuerzo con… Eugenio Corini. Los derbis suelen ser esos partidos donde la lógica se rompe en mil pedazos. El tercer derbi de Verona de toda la historia en Serie A vio al colista, el Chievo, ganar como visitante a un Hellas que había vencido en todos sus partidos como local. Un gol de Lazarevic en el 93 permitió a los ‘burros alados’ ganar y soñar. Aún ocupan la última posición, pero fue un buen debut para Eugenio Corini, su nuevo entrenador. Corini fue un pedazo de futbolista, ese tipo de jugador que impartió cátedra sin conseguir ser recordado tanto como otros. Quizás fue que en su posición brillaron otros, quizás que nunca se acabó de identificar con unos colores, pues jugó en 10 equipos diferentes, entre ellos los dos de Verona. Sea como sea, su llegada al Chievo ha permito al colista sumar una victoria vital contra el Hellas en el derbi. Sacar la cabeza, recobrar ánimos. Curiosamente, Corini jugó los primeros derbis en Serie A en Verona. No funcionó demasiado en el Hellas y se marchó al Chievo, entonces en segunda. Muchos lo enterraron. Pues bien, consiguió el ascenso, ganar el derbi y ser líder en ese equipo que se metió en competiciones europeas. Como jugador, Corini funcionó en el Chievo. Como entrenador promete.

Una comida con… James Pallotta. La Roma defiende su liderato con toda la actualidad pendiente de los despachos. Cuando decimos que la Juventus es la gran favorita para ganar la liga, no sólo es por su mejor plantilla. Lo decimos también por la paz en lo administrativo, por la estabilidad de un club que trabaja con las ideas claras. El presidente y máximo accionista de la Roma ha vivido una semana complicada por las noticias sobre la supuesta negociación para abrir la puerta de la Roma a un inversor chino. La trama es complicada. Pallotta, con pasaporte norteamericano, es el máximo accionista de la Roma. La empresa bancaria Unicredit es otro accionista con menos peso, pero con un paquete de acciones importantes. Unicredit negocia de forma unilateral con el empresario chino Chen Feng  para vender sus acciones, y Pallotta no quiere ni ver a Feng pues teme perder peso y abrir la puerta a un tipo demasiado ambicioso. Así que niega en nombre del club que existan las negociaciones que existen. En Roma, ciudad abonada a las conversaciones en voz baja en los despachos, a las intrigas de palacio, no se ha dejado de hablar del tema. Quizás puede ayudar a Rudi García para preparar los siguientes partidos sin demasiada presión. O quizás afecta, pues está en juego la estabilidad del proyecto. Sería la comida ideal si fuese en uno de esos restaurantes de toda la vida, con manteles a cuadros, donde se reunían, y aún se reúnen, los diputados para intrigar y planear la caída en desgracia de ciertos ministros. Aquí hablaríamos del Calcio, para ver si la Roma se autodestruye en otra guerra interna, todo un clásico, o cierra filas para planear la caída de una Juve ahora mismo temida.

Una cena con… Mario Balotelli. Balotelli siempre es noticia. Dos meses sin marcar, segundo penalti fallado en toda su carrera -contra el Genoa- y primeros pitos en su contra en San Siro. Bueno, pitos contra todo el Milan. En el mismo estadio donde Balotelli se encaraba con los ultras del Inter, el delantero miró mal a los ultras del Milan después de la bronca del estadio a un equipo que empató contra el Genoa y sólo ha ganado 3 de 13 partidos de liga. El Milan vive una crisis terrible antes del partido de Glasgow, y después del último duelo Kaká y Abbiatti tuvieron que calmar a los ultras en las puertas de San Siro. Balotelli, culpado por muchos del empate contra un Genoa que jugó medio partido con 10 hombres, se dedicó a volver locos a todos con sus enigmáticos tuits. Después del partido tuiteó “This is End 🙂”. Algunos afirmaron que significaba que se ha roto su relación con los hinchas. Otros, que avanza la destitución de Adriano Galliani. La prensa rosa habló de una relación amorosa y sus amigos salieron al paso afirmando que se refería a un combate de kickboxing de un amigo suyo. Luego, Balotelli llegó tarde al entrenamiento. Jugando con fuego, Mario amenaza con tirar gasolina al incendio rossonero. Allegri sabe que puede perder el cargo en breve. Galliani también. Berlusconi intenta evitar ir a la cárcel. El equipo no gana nada y Balotelli parece divertirse con esta guerra de nervios. Quién pudiera sacarle, cenando con calma, la verdadera razón de ese tweet. Suponiendo que él mismo lo tenga claro.

Unas copas con… Gianluigi Buffon. En Livorno, no muy lejos de donde nació, Buffon llegó a los 500 partidos en la Serie A. Los celebró sin encajar gol, en un partido cómodo en defensa de los piemonteses. Buffon, al ser preguntado por el significado de llegar a esta cifra de partidos, fue sincero. “Yo pienso en mis 537 partidos. Jugué 37 en la Serie B y los recuerdo mucho”, dijo. Ese año en el infierno de Segunda, con ese debut en Rimini, marcaron a la Juve y a Buffon. Salieron más fuertes. Mucho ha llovido desde ese debut con la camiseta del Parma contra el Milan, el club donde había jugado de portero su padre. Gigi se ha convertido, como antes pasó con Maldini o Baresi, en un símbolo de normalidad. Sin su sonrisa, ojos claros y humor, faltaría algo. La Serie A sin Buffon sería como una navidad sin Panettone, como Venecia sin el Carnaval o Siena sin el Palio. Lo ha ganado todo, fue héroe en 2006 en Alemania y sólo Zoff se puede sentar en una mesa sin tener que bajar la cabeza con humildad. La Juve camina con paso firme de nuevo y Buffon no rompe su idilio con este deporte. Los últimos 10 años lo hemos visto ganar un Mundial, jugar en Segunda, volver a ganar la liga y salvar con su dinero a la Carrarese, el club de su ciudad natal. Imposible encontrar más motivos para celebrar con unas copas los 500 partidos en la Serie A de Gianluigi Buffon. El reto es mayúsculo: sobrevivir a una cena con Balotelli y a unas copas con Gigi.

Related posts

1 comments

Toni si yo fuera Prandelli no llevaría a Balotelli al Mundial. Pienso que no es bueno para al grupo. No lo discuto como futbolista, aunque creo que no está en su mejor momento. Di Natale, Cerci, El Shaarawy, Totti, Gilardino y algún otro que se me escape podrían estar en la lista. En Argentina Sabella hace algo parecido con Tévez.
Y qué pasa con el Catania? Está muy complicado. Ayer Torino lo complicó mucho y lo goleó.

Deja un comentario

*