Una jornada en el calcio: Kovacic, Perin, Benítez y Mihajlovic

Kovacic Inter - calciostreaming

2ª jornada en el Calcio. Uno podría pensar que la temporada tiene pinta de ser otro duelo entre la Juve y la Roma. Han sumado los 6 puntos en juego con la sensación de que su rendimiento puede mejorar. Además, el Nápoles y la Fiorentina no han empezado nada bien el torneo, con los toscanos sumando 1 punto y los napolitanos, 3. La alternativa, pues, serían los equipos de Milán. Barridos del terreno de juego la última temporada, de repente se pasean otra vez como gallitos. El Milan ha ganado los dos partidos con exhibiciones ofensivas, aunque defienden realmente mal. Sólo así se entiende que un partido acabe 4-5, como sucedió en Parma. El Inter, después de dormir a las cabras en el campo del Torino, las despertó. Le metió 7 goles al Sassuolo y Mazzarri respira más tranquilo.

Por detrás, apuntan buenas maneras la Sampdoria de Mihajlovic, capaz de derrotar a un Torino que sin Immobile y Cerci suma 0 goles en 180 minutos. Y el Atalanta, que ganó al Cagliari de Zeman, aunque los sardos al final merecieron como mínimo un punto. La Lazio, después de caer en San Siro, derrotó al Cesena sin problemas con dos goles de exjugadores de los “caballitos de mar”: Parolo y Candreva. Mauri cerró la fiesta de un equipo bien armado.

Mihajlovic Sampdoria - calciostreaming Sinisa Mihajlovic en una rueda de prensa con la Samp. Foto: calciostreaming.

Un desayuno con… Mateo Kovacic. Los goles los marcó Icardi, pero el juego lo puso Kovacic. El joven croata fue el líder de un Inter valiente que se comió al Sassuolo. El equipo visitante llegaba con su delantera de moda, con Zaza y Berardi… Y fue barrido del césped. Si la última temporada el Inter ganó 0-7 al Sassuolo, en esta ocasión le metió los siete goles en San Siro. Cosas de la vida, el entrenador del Sassuolo, Di Francesco, afirmó que ese 0-7 ayudó pues el equipo “aprendió muchas cosas”. Y un año después, otro 7-0. Berardi acabó expulsado, Zaza fue una sombra y los argentinos del Inter mordieron más. El Inter, equipo emocionalmente inestable, recuperó su himno “Pazza Inter, amala” precisamente este fin de semana y el equipo respondió. Así es el Inter, pazzo (loco), emotivo, capaz de todo. De un 0-0 en la primera jornada a un 7-0 en la segunda. Mazzarri, satisfecho, cubrió de elogios a Kovacic, de quien dijo que “ahora entiende mejor el fútbol italiano. Defiende y ataca cuando toca, mordiendo al rival, presionando”. Satisfecho por su partido y el que jugó Medel, el entrenador parece capaz de sacar lo mejor de un Kovacic que la última temporada se sentía un poco perdido intentando encontrar su posición en el campo. Con el chileno barriendo, el croata juega por detrás de los puntas, creando complicidades con Hernanes. Con dos delanteros por delante, reparte juego y tiene llegada. Si a los islandeses del Stjarnan les metió tres, al Sassuolo le marcó su primer gol oficial en la Serie A. Si los puntas abren espacios, los ocupa. Si la defensa sale a por él, pone asistencias. Kovacic ilusiona por su capacidad de dar juego. Icardi metió los goles, cierto. Pero el juego, fue cosa de otros.

Una comida con… Mattia Perin. El joven portero del Genoa (21 años) ya no es ninguna revelación. Convocado con la selección en diferentes ocasiones (fue el tercer portero en el Mundial), Perin ocupa la primera posición en la clasificación de candidatos a ser el nuevo Buffon. Nacido en Latina, no muy lejos de Roma, y descubierto por el Genoa, fue cedido en dos ocasiones (Padova y Pescara) antes de confirmarse como el titular en Marassi. El Genoa sólo suma un punto, cierto, aunque el calendario, contra Nápoles y Fiorentina, no era el mejor. Y si suma este punto es gracias a las paradas de Perin, gigantesco en el estadio de la Fiorentina. Lo paró todo con sus reflejos, con sus palomitas, con su elasticidad. El dominio de la Fiorentina fue total, pero este joven portero se empeñó en detener todos los disparos. Le falla un poco el juego con los pies, pero no deja de mejorar cada temporada. En Genoa, dónde ya disfrutaron con él cuando el equipo primavera ganó la liga, aceptan que seguramente se marchará en los próximos años. El Milan y la Juve lo tienen en su agenda. Y después de partidos como el que jugó contra el Nápoles (la defensa lo dejó vendido en el gol de la victoria visitante en el minuto 92) y contra la Fiorentina, su precio sube más y más.

Una cena con… Rafa Benítez. Al final del partido contra el Chievo, Benítez y el propietario del Nápoles, Aurelio De Laurentiis, escucharon un concierto de pitidos napolitanos. El conjunto partenopeo perdió de forma sorprendente contra el Chievo, con gol de Maxi López, aunque mereció mucho más. Higuaín falló un penalti y se perdonaron goles contra un Bardi maravilloso en la portería veronesa. Pero el Nápoles no jugó bien. Insigne, el único jugador napolitano del equipo, acabó abucheado, los jugadores parecieron nerviosos y Benítez, sudando, se quedó preocupado. Eliminado de la Champions, el Nápoles sufrió para ganar en el campo del Genoa y ha perdido contra un candidato al descenso como el Chievo. La hinchada no perdona y la presión es terrible. La prensa local se ha pasado la última semana criticando al entrenador español por pasar unos días, durante el parón de selecciones, en Liverpool. Y eso que hace un año Benítez hizo lo mismo. De momento, su nombre ya no es intocable en esas tertulias de televisión típicas de las teles italianas, con tipos gritando en una mesa con la camisa manchada de sudor y una chica mostrando las piernas mientras lee los mensajes de la audiencia, indignada con todo. En Nápoles se tarda poco en elevar a los altares a un jugador o un entrenador. Y se tarda menos en tirar estos ídolos caídos a las llamas del Vesubio. Así que Benítez necesita una reacción. Antes del partido contra el Chievo afirmó que su equipo “luchará por el scudetto” y que ha “fichado bien” este verano. Pero los hinchas no parecen muy ilusionados con Koulibaly, Michu, De Guzmán y David López, los cuatro fichajes del equipo.

Rafa Benítez Focus

La temporada no ha empezado bien para Rafa Benítez. Foto: Focus Images Ltd.

Unas copas con… Sinisa Mihajlovic. El entrenador serbio, puro carácter, grita como un loco y pide a sus jugadores que se dejen el alma. Su Sampdoria empezó empatando en Palermo y debutó en casa derrotando al Torino por 2-0, con goles de Gabbiadini y Okaka Chuka. El ex delantero de la Roma, estancado, jugó un partido óptimo y Mihajlovic afirmó que siente que puede marcar diferencias. La Sampdoria puede ser la protagonista de una película divertida esta temporada. Mihajlovic es capaz de recitar versos de Dante en la sala de prensa o de afirmar que “mis jugadores han jugado como unos mierdas”. Y todo, con el nuevo propietario del club, el productor cinematográfico Massimo Ferrero, apostando por medidas como poner nombres de film en la camiseta o querer poner modelos femeninas en el campo como recogepelotas. Lo de la Sampdoria puede salir muy bien o muy mal. De momento, el equipo muerde. Y la hinchada se ilusiona con un centro del campo combativo como Mihajlovic, con tipos como Palombo, Krsticic o el español Pedro Obiang.

Una noche en Génova, tomando copas con Mihajlovic y Ferrero… Seguramente acabaría como un film de Fellini. Quizás, al salir el sol, uno pensaría que en la jornada faltó comer con Menez y el Milan. Pero con ellos ya charlamos el domingo.

Foto de portada: calciostreaming.

Related posts

3 comments

Excelso. Como acostumbra el autor. Sólo agregaría que el juego del Inter fue superior sin la presencia de Jonathan. Considero que ese jugador termina siendo un lastre en el equipo, y para muestra basta un botón.

Deja un comentario

*