Una jornada en el calcio: Llorente, Kaká, Benítez y Thohir

Focus

Decimocuarta jornada del calcio. Un gol de Llorente consolida la Juventus en el liderato. Los chicos de Conte ya le sacan 3 puntos a una Roma que pasó de ganarlo todo a empatarlo todo. En Bérgamo, un gol de Strootman evitó la que hubiera sido la primera derrota. Los chicos de Rudi Garcia han empatado contra Torino, Sassuolo, Cagliari y Atalanta, permitiendo que la reacción del Nápoles deje a los napolitanos un poco más cerca en la tercera posición. La Fiorentina y el Verona jugaron un partido maravilloso (4-3) que consolida a los toscanos en la cuarta plaza, con Rossi llegando a los 12 goles. El Hellas Verona dio la cara, pese que ya son tres derrotas consecutivas. Ahora en su ciudad sonríe el Chievo, que con Corini en el banquillo lo ha ganado todo y ya ha salido del descenso. El cambio de entrenador también salió bien a la Sampdoria. Mihajlovic ha sumado dos puntos en dos jornadas, cierto, pero ofreció una buena imagen contra el Lazio y el Inter, sacando un empate de San Siro más que merecido. Por cierto, esta semana tenemos turno de copa con los equipos de la Serie A que no juegan en Europa. La Sampdoria recibe al Verona y miles de hinchas del Trapani, club siciliano, vuelan a San Siro para ver el Inter-Trapani.

Un almuerzo con… Fernando Llorente. Su gol evitó el resbalón sobre una piel de plátano que Antonio Conte teme. El entrenador afirmó antes del duelo contra el Udinese que la piel de plátano que provocaría un batacazo llegara en algún momento, y sólo el gol de Llorente evitó que fuera contra los friulanos. El Udinese defendió a la perfección y seguramente mereció empatar, pero el gol del riojano lo cambió todo. Llorente ya es titular, marca goles y nadie se acuerda de esas portadas de periódicos en que se preguntaban si el delantero solamente era guapo. No, también golea y decide partidos. Aunque ojo, en este partido se lesionó Pirlo, que estará 40 días sin jugar. Y sin Pirlo, la Juve no jugó bien. Conte lo entendió y modificó su sistema apostando en los últimos minutos por un 4-3-3 ordenadito que permitió encontrar el espacio para Llorente. Fue una fiesta juventina, con 10.000 niños en los goles ocupando el lugar de los ultras, sancionados por sus cánticos. Lástima que algunos adultos cantaron eso de “mierdaaaa” cuando el portero rival sacaba. Y los niños, claro, lo imitaron. 10.000 niños cantando “mierdaaaa”. Así vamos.

Focus
Fernando Llorente dio los 3 puntos a la Juventus (Foto: Focus Images Ltd)

Una comida con… Kaká. 99 goles con la camiseta del Milan. 5 goles esta temporada después de su lesión, con partidazo en Glasgow y buena actuación en Catania. El Milan ganó su primer partido fuera de casa ante el colista (1-3) y respira. En una semana han llegado sólo buenas noticias: victoria en Glasgow en la Champions, cuarta victoria en 14 jornadas en la liga y el pacto entre Barbara Berlusconi y Adriano Galliani. Galliani, después de 27 años en el club, afirmó que dimitía como director general presionado por la hija de Berlusconi. Luego apareció en acción el padre, y Don Silvio consiguió encender la pipa de la paz. Galliani mantendrá el control de las operaciones deportivas aunque se carga al veterano secretario técnico Brailia. Berlusconi, la hija, controlará el área comercial y económica. Se divide en dos el Milan en un pacto que tendría que durar cuatro años. La idea, ingresar más y gastar mejor. El Milan parece más tranquilo, aunque Barbara lo siente como una derrota. Por suerte, Kaká juega como antes. Capello ha afirmado que “encarna el viejo espíritu del Milan”. Ahora falta darle un espíritu nuevo al equipo. En eso andaba Barbara, que apostaba por el eterno Paolo Maldini como nuevo Secretario técnico. De momento, il bello Maldini se queda fuera y suena Sean Sogliano, director técnico del Verona. Una renovación por etapas en un club que se cae a pedazos. Ideal para comentar en esos restaurantes cerca de la bolsa de Milan donde tantos tipos con corbata deciden el futuro de millones de euros. Y charlar con Kaká sobre si el Milan va camino de cerrar su crisis gracias al triunfo en Catania. Donde por cierto, Balotelli acusó a Spolli de insultos racismos. Otro caso. Así vamos.

Una cena con… Rafa Benítez. No ha sido una semana fácil para los napolitanos después de tres derrotas consecutivas (Juventus, Borussia Dortmund y Parma). Benítez descubrió la dureza de la prensa local, que acusaba al español de tomar pocas decisiones en momentos claves. Se habló del fin de la “Rafaolution”,  la revolución de Benítez. Pero el Nápoles reaccionó el lunes por la noche en el campo de una Lazio sin rumbo, ganando por 2-4 y consolidando su tercera posición. Benítez modificó la posición de Callejón e Insigne en las bandas. Ató por momentos a un rival peligroso. Y llegó el bálsamo. 24 horas más tarde sería ideal reflexionar sobre qué ha aprendido Benítez en estos días complicados. Sobre el entorno y la prensa napolitana, y las exigencias de un equipo que parece no tener suficiente con la tercera posición. Por suerte, en el campo de la Lazio Higuaín, en plan estrella, metió dos. Callejón otro. Y Goran Pandev. El macedonio lo celebró con agresividad, recordando esos meses en que se declaró en rebeldía como jugador de la Lazio antes de fichar por el Inter. Sus gritos de “bastardo” provocaron que la hinchada local lo insultara con cánticos racistas, acusándolo de gitano (y algo más). Y luego, el macedonio afirmó que sólo quería burlarse de Lotito, presidente laziale que lo mantuvo apartado cinco meses de la disciplina. Y todo el día que la hinchada de la Lazio protestaba por la detención de más de 150 hinchas del club en Varsovia. Pasaron horas detenidos, muchos sin saber de qué se los acusaba. Unos 22 sí que tenían claro de qué, y aún siguen allí. Así vamos.

Unas copas con… Erick Thohir. El máximo accionista del Inter se estrenó en San Siro viendo un empate contra la Sampdoria. El magnate indonesio aterrizó con su familia. Sobre el césped, viejas glorias interistas rindiendo homenaje a Massimo Moratti. Se intenta escenificar la transición entre la tradición lombarda y la modernidad globalizada, pero Thohir tiene prisa y tendríamos que sonsacarle sus planes tomando unas copas en esos locales elegantes milaneses. Sueña con un Inter luchando por el título. Ahora lucha por ser cuarto. De momento, ya ha anunciado un pacto de colaboración con el otro equipo de fútbol donde tiene su dinero, el DC United de la MLS. En una entrevista, Thohir ha dejado claro que este enero se fichará. Suena Lavezzi como primera opción. Y Moratti, ya retirado, le recomienda que viva el cargo con pasión, recordando que su viejo sueño fue fichar a Messi. Con tanto dinero, el Inter está destinado a ser centro de noticias en los próximos meses. Llegó un magnate indonesio y la beneamata sueña con gastar millones en estrellas. Así nos va.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*