Una jornada en el Calcio: Luca Toni, Cuadrado, Kaká… y Borriello

(Foto: tpower1978)

Décima jornada del Calcio. La Roma ha firmado el mejor inicio de toda la historia del calcio: 10 victorias en 10 jornadas. La efeméride es más importante que la victoria contra el colista, el Chievo, pero era necesaria para mantener a cinco puntos a la Juve y Nápoles. Se empieza a romper la Serie A, pues entre los tres primeros y el cuarto se abre un hueco de seis puntos. El Nápoles ganó bien el duelo de aspirantes a la Fiorentina, la Juve se gustó contra un Catania perdido y los dos equipos de Milán pincharon otra vez. El Inter no acaba de funcionar. El Milan, directamente, se desangra pese al golazo de Kaká. Los de Allegri, cuestionado, se encuentran a 13 puntos de la tercera posición. Esta fue una jornada de viejos rockeros, con goles de Luca Toni y Alberto Gilardino. Y en la parte baja de la clasificación, balsámicas victorias de Genoa y Bolonia.

Un desayuno con…Luca Toni. Por primera vez en su historia el Verona gana los cinco primeros partidos en casa. El Bentegodi sueña y vive días felices después de tantos años en el purgatorio de la Serie B. Incluso de la C1. Mandorlini ya fue el héroe en ese play-off de ascenso caliente contra la Salernitana que sacó al histórico Hellas Verona del pozo de la tercera categoría italiana, y ahora su equipo firma el mejor inicio de temporada en la Serie A desde el año del scudetto con Bagnoli. Contra la Sampdoria, victoria merecida. Luca Toni, eterno, siempre luchador, siempre listo para ver volar una tostadora o un DVD y rematarlo al fondo de las mallas, regaló una asistencia con túnel incluido al defensa y marcó otro gol. Ya son cinco del veterano goleador. Su juego de espaldas es maravilloso. Su capacidad de desgaste de los defensas. Su lucha. El Verona aún tiene una defensa blanda cuando juega contra equipos grandes, pero es cuarto y se divierte con un gran Juanito Gomez y los goles de Toni. Es, sin duda, el equipo revelación. Han pasado muchos años pero finalmente la normalidad ha vuelto a la ciudad de Romeo y Julieta. El Hellas está por encima del Chievo. ¿Pero cuál es ahora el techo de ese equipo? ¿Europa es posible? Yo aún no lo veo. Pero si te obsesionas con ello, Luca… ¿por qué no? Lo charlaría con calma almorzado con un plato de mandorlate, un dulce típico veronés de miel delicioso.

Una comida con…Juan Guilllermo Cuadrado. El colombiano está en un momento de juego maravilloso. Encara, desborda, se atreve, muerde. Contra el Nápoles, en el gran duelo de la jornada, Montella lo cambió de banda con Joaquín una y otra vez intentado así abrir la lata napolitana. Sin suerte. Pese al gran estado de forma de Cuadrado, la defensa y solvencia napolitana pudo con la imaginación toscana. Cuadrado por momentos jugó demasiado solo, con demasiadas individualidades cuando Rossi la pedía en el centro. Pero es lógico su comportamiento. El colombiano acabó frustrado pues el Nápoles tapó todos los espacios, así que Cuadrado lo intentó por momentos solo. Y en el último minuto se quedó a un paso del premio. Forzó un penalti que era. Pero el árbitro no lo señaló y, es más, lo expulsó. Y Cuadrado no podrá jugar contra el Milan. La Fiorentina, después de golear a la Juve, vuelve  a la tierra. Se aleja de la zona Champions en 7 puntos y, lo que es peor, sólo durante el primer tiempo dio la sensación que podía derrotar a un Nápoles muy pragmático. Llegó poco pero metió dos goles. Y defendió con mucha calma. Benítez le ganó a Montella. Sería ideal regar con Chianti un buen ossobuco a la florentina para animar a Cuadrado. Una comida y un vino así animan a todo el mundo.

Una cena con…KakáQue después de 10 jornadas el Milan se encuentre a 18 puntos del líder nadie lo podía esperar.  El brasileño marcó su primer gol en la segunda etapa en San Siro y fue una maravilla. Control orientado, posicionamiento de cuerpo, sacar unos centímetros al defensa que espera prudente en la frontal del área y disparo a la escuadra. Como en los viejos tiempos. Era además un gol vital pues significaba el 1-0 sobre la Lazio. Pero los visitantes sacaron un punto, seguramente merecido, y el Milan sigue hundiéndose. Dentro del club todo el mundo afirma que el objetivo es llegar a la tercera posición para jugar la Champions, pero cada punto que se pierde convierte en más utópica esta idea. El año pasado ya se consiguió una remontada histórica para llegar al tren de la Champions, pero este año la cosa no pinta bien. Kaká pidió unidad después del gol, admitiendo que tenía cierto sabor amargo. Satisfacción por el gol, decepción por el empate. Galliani sigue empeñado en hablar de los árbitros (Balotelli fue objeto de un penalti no señalado) y los refuerzos de enero Rami y Honda pueden ayudar, pero quizás no sería mala idea un central con garantías. Y mientras Kaká recupera sensaciones, crecen los rumores sobre la destitución de Allegri y un posible golpe de mercado sorpresa para animar a la hinchada. ¿Veremos esta temporada a Kaká entrenado por Inzaghi, su viejo compañero de batallitas? ¿Conseguiremos con una buena coltoleta milanesa que Kaká sea sincero y nos diga si realmente cree en la tercera posición? Kaká es hombre de fe, quizás aún cree. Yo no.

Unas copas con….Marco Borriello. El delantero napolitano, de 32 años, ha jugado en 9 equipos en su carrera. En su mejor momento impuso respeto en las áreas, pero tengo que admitir que yo era de los que pensó que estaba acabado. Durante muchos meses aparecía más en las páginas de prensa rosa que en las de prensa deportiva. Y de repente juega bien otra vez. Sin Gervinho, Rudi Garcia apuesta por él y ha marcado el gol que le ha dado a la Roma el récord de 10 victorias en 10 partidos. La Roma no ha jugado nada bien, aunque con esto le ha bastado para ganar a un Chievo que tiene mala pinta. Garcia ya ha conseguido el milagro de recuperar a Gervinho y ahora parece que ha tocado con su varita a Borriello. Con su gol, 11 jugadores diferentes de la Roma ya han marcado. Y los romanistas, con 30 puntos, han marcado 24 goles encajando sólo 1. El sueño continua. Un sueño así bien vale una noche de copas con Borriello. Y eso, amigos, es un deporte de riesgo.

Foto de portada: tpower1978

Related posts

Deja un comentario

*