Una jornada en el calcio: Marotta, Destro, Di Laurentiis y Berlusconi

Berlusconi anuncia que "volverá a intervenir". Foto: Calciostreaming.

Decimoquinta jornada del calcio. Esto se rompe. Juventus y Roma se escapan, aunque el próximo lunes el equipo romanista afronta otra prueba de fuego: juega en el campo del Milan después del Juve-Sassuolo. Con el Nápoles pinchando, los dos equipos se han escapado (+5 puntos entre segundo y tercero), con la duda de saber como llegaran los dos al gran partido, Juventus-Roma, del 6 de enero. El inicio de temporada histórico de los dos contrasta con los problemas de los otros. La Fiorentina sigue siendo bonita pero inconstante. Y Rafa Benítez es criticado después del 3-3 con el Udinese, otro bache en su camino. Como el de este Inter, que se ha olvidado de ganar: tres empates consecutivos en liga. El último, un 3-3 alocado con el Parma en casa.

Sigue destacando la reacción del Chievo y la Sampdoria con sus nuevos entrenadores. El Chievo, con Eugenio Coroni, ha ganado los 12 puntos en juego. La Samp, con Mihajlovic, ha empatado con la Lazio y el Inter. Y ha ganado en la copa contra el Verona y en liga contra un Catania hundido como colista. Si Corini y Mihajlovic son la cara, la cruz es la Lazio. El equipo de Petkovic suma seis partidos de liga sin ganar y se queda a cuatro puntos de la zona de descenso. Suenan Reja y Di Carlo como futuros entrenadores de la Lazio.

Y todo, en una semana en que Juventus, Nápoles y Milan se juegan su futuro en la Champions. Italia se puede encontrar sin equipos en octavos. O feliz si se meten los tres.

Un almuerzo con… Giuseppe MarottaLa Juve suma 7 victorias consecutivas sin encajar goles. Lidera la tabla, se gusta y se siente fuerte. Todo antes del partido que decide su destino en la Champions en el campo del Galatasaray. Pero nos interesa lo que sucede detrás del escenario turinés. Giuseppe Marotta cerró la renovación de Arturo Vidal y el chileno lo celebró con un gol en Bolonia. Pero el Director General de la Juve tiene otras carpetas abiertas claves en el futuro de la Juve. La primera, la de Paul Pogba. La idea de Marotta es renovar al francés hasta el 2018 para blindar el centro del campo juventino. Pero ojo. Andrea Pirlo acaba contrato esta temporada y también se negocia la renovación del veterano centrocampista de 34 años. Pirlo no pide ni quiere más dinero. Pide un contrato de tres años. Marotta propone uno de dos temporadas. Cuentan en Turín que se llegará a un acuerdo, especialmente cuando se recuerda que el Milan perdió a Pirlo en un caso similar. Pirlo pidió tres años de contrato, el Milan le ofreció uno….y Pirlo acabó ganando dos ligas en dos años con la Juve. Marotta tendrá que encontrar el equilibrio entre un joven que pide fama y dinero como Pogba y un veterano que no pide más dinero y aún puede jugar a un nivel muy alto. Marotta nos los tendría que contar, por ejemplo, en el Caffè Al Bicerin. Tomando un “Bicerin”. Más piemontés, imposible.

Giuseppe Marotta trabaja en las renovaciones de Pogba y Pirlo. Foto: Alfredo Strada
Giuseppe Marotta trabaja en las renovaciones de Pogba y Pirlo. Foto: Alfredo Strada

Una comida con… Mattia DestroSe acabó el infierno del delantero. Destro se lesionó un 23 de enero del 2013 en la semifinal de copa italiana. Y desde entonces sólo jugó un partido, un Noruega-Italia sub’21 que acabó con otra lesión. La Roma y la Federación italiana se han pasado meses acusándose sobre cómo se gestionó la recuperación del joven talento nacido en Ascoli Piceno. Después de un infierno de 11 meses, Destro salió al campo durante la segunda parte de ese partidazo que fue el Roma-Fiorentina y la primera, la metió. Ya son 13 los jugadores de la Roma que han marcado. El equipo menos goleado es el equipo con más jugadores que marcan goles. Y aún no han perdido ni un partido oficial. Nada mal en una Roma que ha sufrido mucho estas últimas jornadas sin Totti y Gervinho. Gervinho, ya lo contamos, está jugando a un nivel espectacular y se inventó los dos goles contra la Fiorentina, martirizando a Tomovic. Rudi Garcia ha recuperado a Gervinho, pero también a Destro. Y ojo, Totti esta casi listo. El entrenador francés saca pecho y afirma que, jugando así, pueden luchar por la liga. Y Destro, emocionado, quiere luchar ahora por gozar de más minutos. Ideal para sentarlo en una mesa en un restaurante del barrio de San Lorenzo, ese barrio donde se respira romanitá. Destro, como todo futbolista, elegiría sitios más caros, pero esta comida la pago yo.

Una cena con… Aurelio Di Laurentiis. Toca cenar otra vez con el presidente del Nápoles. Por primera vez esta temporada, el público de San Paolo abucheó a sus jugadores al final del empate 3-3 con el Udinese. Y todo, antes del duelo que decide el futuro en la Champions contra el Arsenal. Benítez ha descubierto la falta de paciencia y visceralidad de la prensa napolitana. Acusan al equipo de defensar mal, al centro del campo de ser tosco y al entrenador de castigar al capitán Paolo Cannavaro, con rumores sobre problemas personales entre los dos. Sin Pepe Reina, Rafael falló en uno de los tres goles del Udinese, aunque las críticas se han centrado en el técnico madrileño. Los laterales son criticados y se rumorea que pese al debut de Revelliere, Di Laurentiis no descarta recurrir al mercado de enero para pedir refuerzos. El Nápoles ha ganado uno de los últimos cinco partidos. Se juega la vida en la Champions y se aleja del liderato. Y la hinchada pierde la paciencia, seguramente por culpa de los sueños que tenía de ganar títulos. Sueños provocados por la ambición sin fin de Di Laurentiis. Tocaría saber como encara el partido contra los gunners y que ideas tiene de cara al futuro.

Berlusconi anuncia que "volverá a intervenir". Foto: Calcio Streaming
Berlusconi anuncia que “toca intervenir otra vez”. Foto: Calcio Streaming

Unas copas con… Silvio Berlusconi. Pues sí. Tocaría. Me imagino entrando en Arcore, la lujosa mansión de Don Silvio. Pasar un control, cruzar los jardines, ajustarme la camisa más elegante que tenga y esperar en unos sofás rococó. Y ver cómo sale Don Silvio, con su rostro de plástico y su sonrisa de seductor. Seamos sinceros, nada comparto con este señor, pero me encantaría tomar unas copas con él, preferentemente en su casa, para ver si nos saca un Burdeos o un Chianti de más de 30 años. Don Silvio es el poder, como lo han sido los Andreotti o los Agnelli. Y esta semana el propietario del Milan ha afirmado que volverá a pisar las instalaciones de su amado equipo. Esta temporada aún no se había dejado ver, ocupado con sus guerras políticas y judiciales. Pero este domingo, en el acto de presentación de una asociación de apoyo que se ha sacado de la manga con el ridículo club de “Club Forza Silvio”, ha confirmado que visitará a los jugadores, los entrenadores y los directivos. Para dar fuerza antes del Milan-Ajax. Para demostrar que después de poner orden en la lucha de poder entre Galliani y su hija, tiene que ser él quien saque al Milan de la depresión. Ha afirmado que “El año pasado el Milan iba mal. Intervení y acabamos terceros. Ahora toca intervenir otra vez”. Ególatra y seguro de si mismo, Don Silvio amenaza con remover el mercado de fichajes y poner la soga en el cuello a Allegri si las cosas no funcionan. Parte del destino del técnico se decide en este Milan-Ajax. En liga, la cosa está mal: 18 puntos. Menos de la mitad que la Juventus. Me imagino a Don Silvio removiendo el hielo de su whisky con unas pantuflas elegantes, bromeado sobre la denuncia que le ha metido a Balotelli una antigua novia, reclamando que reconozca la paternidad de una niña. Y yo, un poco alegre, saliendo de Arcore pensando que el Milan tiene pinta de ir hacia el infierno si la solución siempre es la palabra de Berlusconi.

Related posts

Deja un comentario

*