Una jornada en el calcio: Pjanic, Toni, Immobile, Iachini y Balotelli

Mario Balotelli esta te

35ª jornada en el Calcio. Señores, señoras. Sólo nos quedan 9 puntos en juego. Los equipos desesperados se quedan sin tiempo. Sube la presión. Llega el sol, el buen tiempo. Y los estadios del calcio se llenan de tipos sin camiseta que gesticulan aún más que antes. Gafas de sol aparatosas, uñas mordidas, el teatro de la vida en una grada. Los nervios, la pasión. La lucha por el descenso pone contra las cuerdas al Catania (a 5 puntos de la salvación) y al Livorno (a 3). Bolonia y Sassuolo, dos vecinos, viven empatados a puntos con el histórico Bolonia sufriendo por la posibilidad de que otra vez un equipo de una población cercana y más pequeña lo mande a Segunda. Ya sucedió en 2008 con la promoción contra el Parma de Gilardino. Ahora podría suceder con el Sassuolo. El Chievo, dos puntos por encima de estos dos equipos, aún no se puede dar por salvado.

En la lucha por jugar en Europa, ya sabemos que Juve, Roma y Nápoles jugarán la Champions; la Fiorentina -y casi seguro el Inter-, la Europa League. Faltan 9 puntos y le saca 5 a sus perseguidores. Así que la última posición estará entre Torino, Lazio, Verona, Parma y Milan: cinco equipos separados por un punto.

Un desayuno con… Miralem Pjanic. Qué golazo metió el viernes Pjanic. Qué golazo. La Roma se sacó de encima al Milan alargando una semana más la lucha por un título de liga que será de la Juve igualmente. Pero con corazón la Roma derrotó a un Milan que casi se despide con toda probabilidad de poder ser quinto (ser quinto, y no sexto, te ahorra jugar más previas de la Europa League). Pjanic burló en un eslalom precioso a Muntari, Montolivo y Rami. Y batió a Abbiati. Un gol maradoniano, maravilloso. “Todo el mundo debería ver este gol” dijo Rudi Garcia, con razón. Roma es una ciudad poco moderada. Este fin de semana la ciudad se llenó de fieles que acudían para ver la santificación de dos papas, pero los romanos, los que viven cada día en sus calles y casas de tonos ocres, santifican jugadores con una facilidad pasmosa. Ciudad de gritos, de amor y odio, de castidad matutina y pecado nocturno. Los romanistas hace un año insultaban a Pjanic porque afirmó, después de perder la copa contra la Lazio, que estaba triste pero se alegraba por su amigo Lulic, el jugador de la Lazio. Ahora, los mismos que insultaron Pjanic rezan para que este se quede una temporada más. Pjanic acaba contrato en 2015 y tiene muchas ofertas sobre la mesa. Si la Roma quiere seguir creciendo, necesita a Pjanic. La Roma ha batido esta temporada su récord de puntos en la Serie A, gusta, enamora y vuelve a la Champions. Pjanic puede reinar en Roma, una ciudad de excesos, o marchar fuera. De momento, dice que se queda. Que arda Roma, pues.

Miralem Pjanic (Foto: Fieldoo.com)

Gran temporada de Miralem Pjanic (Foto: Fieldoo)

Una comida con… Luca Toni y Ciro Immobile. Preciosa lucha por ser el máximo goleador. Luca Toni metió dos goles contra el Catania y llegó a los 20 en Serie A, aunque luego el árbitro le quitó uno pues consideró que había sido en propia puerta del portero Frison. “No sé cuántas cámaras han utilizado para decidir que fue gol en propia puerta” dijo desilusionado el goleador de 36 años al final del partido. Toni sigue en forma, manteniendo vivo el sueño europeo del Verona. Además, quiere ir al Mundial y aspira a ser el máximo goleador. El problema es que Prandelli lo ha dejado fuera de una primera lista de 40 jugadores. “Ha elegido, tengo que aceptar esta decisión aunque duela” dijo Toni, que se enfadó cuando lo cambiaron. ¿La razón? Que esta temporada no ha metido aún un hat trick y su hija le pide “el balón de un partido”. Ambicioso como pocos, Luca Toni tiene un problema: Ciro Immobile. El delantero del Torino marcó otro gol y ya suma 21. Immobile se ha convertido en el primer jugador del Torino que llega a los 21 goles desde los míticos Pulici y Graziani. Aunque estos marcaron 21 goles en una Serie A de 16 equipos. Y ganaron una liga. De momento, Immobile le gana el pulso a Luca Toni: le saca dos goles en la lucha por ser el capocannoniere y este sí que figura en los planes de Prandelli.

Una cena con… Giuseppe Iachini. El 24 de septiembre el Palermo empató y el presidente del club, Maurizio Zamparini, despidió a Gennaro Gattuso. En su retorno a la Serie B, el equipo siciliano había perdido 3 de los primeros 6 partidos. Así que Zamparini, el presidente con más facilidad para despedir entrenadores, se cargó a Gattuso. En su lugar llegó Giuseppe Iachini, ese centrocampista que jugó con éxito en el Verona, la Fiorentina y el Palermo en los 90. Exentrenador del Brescia y la Sampdoria, Iachini levantó al equipo: en 30 jornadas, el Palermo sólo ha perdido 2 partidos. Ahora suma 9 victorias en las últimas 10 jornadas, acumulando 17 partidos sin perder. Ese fin de semana le ganó 1-3 al segundo clasificado, el sorprendente Latina (aquí contamos la curiosa historia de este equipo) y se queda a un paso del ascenso. A falta de 6 jornadas, le saca 18 puntos al Latina (ahora tercero después de ser superado por el Empoli). O sea, con un sólo punto ya recuperará su sitio en la Serie A. Centenares de hinchas sicilianos llegaron a Latina desde Palermo o cualquier rincón de Italia. Incluso el mismo Presidente del Senado, el siciliano Pietro Grasso, se acercó al campo soñando con ver el ascenso de uno de los equipos más amados de Italia. El ascenso seguramente llegará la próxima jornada en el campo del Novara. De nuevo, centenares de hinchas acompañarán a un equipo que se quedará sin derbi siciliano la próxima temporada, pues el Catania bajará.

Unas copas con… Mario Balotelli. El Milan perdió en Roma y con 9 puntos por jugar, se encuentra a 5 puntos del Inter. Necesita ganar el derbi la próxima jornada contra los interistas o no podrá ser quinto. Y la directiva pide a Seedorf ser quintos, pues si el Milan acaba sexto le tocaría jugar la previa de la Europa League y no podría ir de gira por Estados Unidos. Aunque jugando como jugó en Roma, el Milan quizás acabe octavo y no juegue en Europa. Jugó mal y volvió el mal ambiente. Balotelli se enfadó dos veces con compañeros y después del partido la lió. Aceptó una entrevista con Sky, y con el pinganillo en la oreja, repartió sopapos (ojo al vídeo). Rostro de hielo, mirada de asesino. Respuestas cortas, duras, directas, como puñetazos de Muhamad Alí. En el estudio, Giancarlo Marocchi, quien fue centrocampista de la Juve en los 90, lo acusó de jugar muy estático. Balotelli le contestó que “no entiendes de fútbol”. Luego apareció Zvonimir Boban, que le preguntó si se consideraba una estrella: “Soy un jugador normal, muy normal. Nunca me he definido como un fuera de serie. Eres tú el que buscas estas cosas”. El tercero que saltó al ring fue Christian Panucci, que insinuó que Balotelli nunca será una gran estrella. “Vuestras críticas no me ayudan. Me puedo formar mi opinión solo”, contestó el delantero del Milan. Y se largó después de un intercambio de opiniones muy tenso.

Estos días, la prensa italiana ha informado de que el Milan lo venderá y que Prandelli medita no convocarlo para el Mundial de Brasil. Pese a sus 14 goles en 27 partidos este año, Balotelli no está jugando bien. No ha marcado en partidos importantes y contra la Roma ni disparó a puerta. El delantero no consigue dejar atrás su fama de polémico. Tiene un potencial deportivo brutal. Y un entorno y una cabeza confusa. Balotelli se siente siempre atacado, presionado. No se encuentra. Y pocos ayudan a un chaval complicado de por sí. La sensación de que nos estamos perdiendo a un gran jugador es desesperante. Hoy Balotelli es personaje. No es futbolista.

Foto de portada: calciostreaming

Related posts

1 comments

¿Tenéis alguna preferencia para la última plaza de Europa League? A mí me gustaría que se clasificase el Milan, porque se me haría raro verlo únicamente en la Serie A, y además no jugar competición internacional lastraría bastante la más que necesaria remodelación de la plantilla.

En cuanto al Inter, tengo la impresión de que mejorará mucho la próxima temporada, aunque van a necesitar que su propietario invierta adecuadamente sus millones. Veo imprescindible reforzar la medular, donde todavía dependen una barbaridad de Cambiasso, y donde Guarín tiene toda la pinta de irse, y aún más si Colombia cuaja un buen Mundial. El resto, más o menos, me vale como está, teniendo como base para los próximos años a Icardi y Kovacic.

Deja un comentario

*