Vivir sin Antonio Di Natale

FIL ARSENAL UDINESE

Totó. En Nápoles, a los Antonios, les suelen llamar Totó. Yo sería Totó, Pero no nací en Nápoles. En todos los restaurantes napolitanos podemos encontrar una foto del Toto más famoso. Un tipo feo llamado Antonio Griffo Focas Flavio Angelo Ducas Comneno Porfirogenito Gagliardi De Curtis di Bisanzio. Un bastardo, con un padre que no lo reconoció nunca. Este Antonio se convirtió en el gran símbolo de la comedia napolitana con el nombre artístico de Totó. Primero, la gente se divertía con sus muecas y su fealdad. Luego descubrieron que era un pedazo de actor. Y toda Italia lo amó.

A Antonio Di Natale lo llaman Totó. Pero no encontramos sus fotos en los restaurantes napolitanos. Quizás ha sido el mejor jugador napolitano de los últimos 20 años, con el permiso de Cannavaro. Y, cosas de la vida, el tipo que creció con fotos de Maradona en la habitación y amando el Nápoles, jamás ha jugado como local en San Paolo. Siempre como visitante. Di Natale, como Totó, primero no fue tomado en serio. Luego, fue amado.

FIL ARSENAL UDINESE 27

Antonio Di Natale. (Foto: Focus Images Ltd)

Hoy, Antonio Di Natale, con 36 años, anunció que dejará el Udinese al final de la presente temporada. En 2014 anunció su decisión de dejar el fútbol después de la derrota del Udinese por 3-1 ante el Verona. Al final, decidió alagar su carrerra, aunque las lesiones y la edad lo han apartado de los titulares. No podrá jugar contra el Torino esta jornada. Si espera poder jugar la última jornada en casa, contra el Carpi.

Di Natale, que ha jugado 42 partidos con la selección italiana en los que ha logrado 11 tantos, fue el máximo goleador de la Serie A en 2010 y 2011. La temporada 2012/13, con 35 tacos, logró 23 goles y fue sólo superado por Cavani. Es más, en las últimas 9 temporadas siempre superó los 15 goles, como si mejorara con el tiempo, como el vino. La excepción ha sido esta última temporada, con 3 goles en 16 partidos, muchos de suplente. En la 2014/15, marcó 18.

Hijo de un pintor, fue descubierto por el responsable de una escuela de fútbol napolitana que tenía un contrato de colaboración con el Empoli. Con 13 años, el club toscano ya controlaba a Di Natale y se marchó lejos de casa siendo un niño. Cuentan que se escapó intentando volver a casa y sólo una persona encontró las palabras claves para calmar al niño: un joven Vincenzo Montella. El actual entrenador de la Fiorentina, otro napolitano, también fue fichado con 13 años por el Empoli y entonces ya jugaba en el primer equipo. Y como le sucedería a Di Natale, Montella también encontró en Empoli su futura esposa y triunfo lejos de Nápoles. Con un disparo letal, olfato goleador y velocidad, Di Natale vivió años de satisfacción en el equipo toscano, como un ascenso a la Serie A. Todo se terminó en 2004. Totó no jugó bien y el Empoli bajó. Así que se marchó al Udinese.

Pocas cosas más opuestas encontramos que Nápoles y Udine. Una ciudad mira a los Alpes y Austria. La otra al mar. Y fue aquí, en tierras friulanas, dónde Di Natale encontró su hogar. Con Iaquinta y Di Michele formaron una delantera maravillosa. Luego llegó Quagliarella, otro napolitano. Y todos se fueron largando. En el Udinese se ficha y se vende, como sucedió con Bierhoff, Iaquinta o Alexis Sánchez. Todos se marchan. Excepto Di Natale, que en 2009, con el adiós de Quagliarella, pasó a jugar por el centro del ataque. Y llegaron más goles que nunca. Han sido años maravillosos, con el Udinese jugando la Champions League. Ahora todo se acaba y Di Natale se lamenta: “No entiendo algunas críticas. He marcado más goles que cenas fuera de casa con mis esposa”. El balón no entra y Di Natale ha perdido la sonrisa napolitana.

Y esto duele. Di Natale ha recibido ofertas de equipos grandes, como la Juve. Y dijo que no pues en el Udinese los suyos se sentían bien. Que uno de los mejores goleadores de la Serie A sólo haya jugado en el Empoli y el Udinese es significativo. Di Natale, siempre a la sombra de otros goleadores en la selección -no jugó el Mundial del 2006 y sí el de 2010, con un bonito gol en el desastre contra los eslovacos-, ha demostrado ser un tipo diferente. De los que no persigue grandes contratos. Buscó su sitio y lo encontró en una ciudad fría lejos de su casa. Esa que abandonó con 13 años. Cuenta que muchas veces, ha intentado ver amonestaciones que le permitan no jugar contra su Nápoles. Pero nunca quiso fichar por el Nápoles, a diferencia de Quagliarella.

Di Natale es el gol. El delantero listo, el que tiene olfato, el que dispara rápido. Di Natale es corazón. Así, cuando el jugador del Livorno Pier Mario Morosini falleció en el terreno de juego, Totó no se escondió, garantizando con su dinero la vida de la hermana del jugador fallecido, una chica con discapacidad.

“Yo perdí a mi madre hace cuatro años y Morosini siempre estuvo cerca de mí. Era un chico excepcional, lleno de vida. A pesar de todos los problemas que tuvo siempre estaba a disposición del equipo para darnos fuerza. Quería vivir y encontrar el éxito para él, para su familia y para su hermana. Cuando vi la noticia dije que no podíamos jugar esa noche”, lamentó Di Natale.

El vacío que dejan estos jugadores es tremendo. No por ser los más amados. Dejan un vacío pues tienes la sensación que siempre los tendremos jugando. Y un día se van y entendemos que quizás, ellos simbolizan mejor que los grandes cracks las cosas que amamos del fútbol. Contra el Carpi, el 15 de mayo, jugará su último partido en Udine, con el nuevo estadio reformado. Se cerrará una época.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

13 comments

Gran artículo (aunque no tenía 25 años la temporada pasada, sino 35 😉 ).

Me recuerda su figura un poco a mi gran ídolo que fue Shearer, aunque Di Natale haya estado menos años a un nivel goleador tan alto.

Otro dato significativo es que (hablo de memoria) es el único jugador que le marcó a España en la última Eurocopa 😉

Y curioso lo de las amonestaciones 😛

Muchas gracias por los comentarios. Creo que Di Natale estaría muy satisfecho con mi operación para que sea un chaval de 25 años. Arreglado. 🙂
No perdamos la fe, quizás aún juega una temporada más. Y si es la última, la gozaremos.
¡Gracias!

Grande totto que buen artículo exelente #idolo siempre quizé una camisa de totto pero ahora solo seras un sueño para mi tu me inspirastes en el futbol y el dia en el que te retiraste me dolio y mantuve la esperanza que jugaras en la mls…

Deja un comentario

*