Volim te, Roma

Miralem Pjanic. Foto: Focus Images Ltd.

El campeón, con la nariz partida, descansa en un rincón del ring. Por primera vez en su larga historia,la Juve ha perdido sus dos primeros partidos de liga. Dos derrotas justo cuando el equipo domina el fútbol italiano, justo después de volver a una final europea. Y sí, justo después de perder jugadores claves.

La Juve busca un nuevo ritmo, un nuevo equilibrio. Los ingredientes, algunos conocidos, otros nuevos, son de calidad, así que el resultado debería ser bueno. Pero de momento, el sabor es amargo. Su cocina precisa de más tiempo. Y así, sin gustar, la Juve se encuentra en el fondo de la tabla, aferrada al buen recuerdo de sus últimos 15 minutos en Roma, cuando con un jugador menos casi empata. 15 minutos buenos ya sin el expulsado Evra, destinado a ser suplente, y con Morata, ya recuperado de su lesión, en el terreno de juego. Morata será titular en este equipo y en pocos minutos ha levantado la moral de una Juve barrida hasta entonces del terreno de juego.

Sí, Szczesny sacó una pelota en el minuto 91 que era el 2-2. Pero no hubiera sido justo. La Roma, durante 80 minutos, fue más. Ese equipo sin alma y sin ritmo que rescató un punto de Verona en la primera jornada, de repente, se ha convertido en un equipazo. Difícil recordar una Roma así de eléctrica, concentrada y bonita. Quizás esa de Manchester, hace un año, justo antes de esa humillación contra el Bayern en casa. La Roma, sin animación (se había convocado una huelga de cánticos contra el presidente Pallotta) y sin Totti (no ha jugado ni un minuto en dos jornadas), firmó un inicio de partido primoroso.

De repente, la hinchada romanista entiende las operaciones de mercado de su equipo. Han llegado dos jugadores de banda que aportan mucho más que Ljajic o Iturbe. Y pueden dejar en el banquillo a Gervinho: Salah y un buen Iago Falque. Ahora se dispone de un delantero centro claro, Dzeko. En la portería, un tipo que gana puntos. Y por fin se goza de un buen lateral izquierdo, el debutante Digne. Sí, faltan centrales, y por eso este domingo jugó De Rossi, reformulado, aunque salvó la papeleta. Y quizás falta un centrocampista. Aunque el veterano Keita se salió, controlando la zona con la ayuda de Nainggolan. Dejando libertad a un Pjanic brillante

Roma-Juve

La Juve, con Martin Cáceres en defensa y Padoin de nuevo trotando en una zona dónde solía mandar Pirlo, ha sido barrida por un rival agresivo que merecía ganar ya al descanso. Allegri, sin Marchiosio, apostó por un 3-5-2 con un centro formado por Lichtsteiner, Sturaro, Padoin, Pogba y Evra. No funcionó. Pogba, nervioso, nunca ha mandado. Dybala anduvo perdido y Mandzukic perdió el duelo con De Rossi. Partida, la Juve aguantó gracias a la defensa de Chiellini, siempre al límite de la amarilla, y Buffon. Y por la madera, que escupió un disparo de Pjanic. Cada balón dividido lo ganó una Roma con proyección por la izquierda, con Digne y Falque creando una sociedad interesante.

A la Roma le faltaba el gol. Y este llegó cuando parecía que Buffon lo sacaría todo. Justo en ese momento en que la hinchada de la Juve sentía que lo peor estaba pasando, pues la Roma se quedaba sin alma. En ese momento Pjanic marcó un golazo de falta que rompió la garganta de los hinchas en huelga de cánticos. La Roma buscó el segundo, y lo encontró ya en superioridad cuando Dzeko, agarrándose en duelo hercúleo con Chiellini, remató un balón con toda su alma. Dos goles bosnios, tres puntos de una Roma renacida. Los bosnios decidieron el partido. Volim te, como dicen ellos. Te quiero.

Al placer, siguió el sufrimiento. Como si fuera un recado que recuerda a los romanista que siempre toca sufrir. Como si fuera una advertencia de la Juve a sus hinchas, recordando que siempre vuelven. Y que este equipo ganará partidos. Y sigue siendo aspirante al título, pese a un inicio triste de campeonato. Alex Sandro ocupará un lateral, Marchisio volverá y si Khedira se recupera, el centro del capo ganará en recursos. Aunque de momento, la Juve sufre. El campeón tiembla. En el horno de Roma, se quemó. Ahora, la Roma pasará luchar contra su optimismo. Y la Juve, contra sus dudas.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*