Una ciudad entre el infierno y el cielo

Carpi (Dani_1966)

En Italia, el cielo y el infierno suelen encontrarse cerca. Generaciones enteras han crecido leyendo a Dante, que se paseó por cielo e infierno. Y las mismas generaciones han crecido con escándalos, corrupción y jueces valientes que luchaban contra ellos. En la Emilia-Romaña, generaciones enteras creaban milagros con sus manos en forma de pasta, aceite, vinos. Pero se rompían la espalda como jornaleros y agricultores. La tristeza y la alegría. El placer y el dolor son vecinos.

Si no has nacido en Carpi, conoces de su existencia, seguramente, por el infierno. La primera vez que escuché el nombre de esta población fue por la existencia de un campo de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial. Los nazis y los fascistas organizaron este campo y aquí organizaban los trenes que mandaban a la muerte a familias judías, a resistentes, a intelectuales, a campesinos indómitos. Algún ciudadano de Carpi intentó ayudar y acabó subido en esos mismos trenes, como Odoardo Focherini, un funcionario que aprendió en la iglesia que se debía ayudar al prójimo. Aunque no fuera cristiano. Y perdió la vida por ayudar a los judíos italianos. En Carpi, los héroes suelen ser personas modestas y anónimas que no son muy conscientes de sus virtudes. En Italia, cada rincón fue cuna de héroes con historias magníficas, como Dorando Pietri, hijo de un campesino que vendía fruta en Carpi. Pietri se enamoró de las carreras y sin querer ser protagonista, se puso a correr sin imaginar que llegaría a ser uno de los favoritos en la maratón de los Juegos Olímpicos de Londres, en 1908. Y Pietri los ganó, aunque fue descalificado ya que entró medio desmayado al estadio y se equivocó de dirección al entrar en las pistas. La meta estaba a su izquierda y se fue hacia la derecha. Cuando los jueces lo avisaron, se desplomó. Los jueces, compasivos, lo ayudaron para que se levantara. Y esta ayuda física provocó la descalificación.

Carpi (Dani_1966)La Piazza di Carpi (Foto: Dani_1966)

Caer y levantarse. Y si te ayudan, mejor. En Carpi saben caer y levantarse. En 2012, un terremoto destrozó parte de la ciudad. En 2014, la ciudad es noticia por sus éxitos deportivos. Caer y levantarse, como Pietri. Esta ciudad de 70.000 habitantes ahora disfruta gracias a su equipo, el Carpi. Club centenario, fundado en 1909 por estudiantes y con un pasado en categorías inferiores. En 2010, por ejemplo, jugaba en la Serie D, entonces la quinta categoría del fútbol italiano. Y ahora, líder destacado de la Serie B, sueñan con el primer ascenso a la Serie A.

Esta ciudad de la provincia de Módena nunca destacó por su equipo de fútbol. En 1996/97, eso sí, había vivido una gran temporada, cuando perdió la final del play-off de ascenso a la Serie B contra el Monza por 3-2. El entrenador era un trotamundos de los banquillos, Luigi de Canio, el actual entrenador del Catania. El mismo que llegó al Nápoles, al Queen’s Park Rangers o al Genoa en dos ocasiones. Y a sus órdenes, un tal Marco Materazzi, cedido por el Perugia. Materazzi marcó 7 goles en 18 partidos con el Carpi, que se quedó a un gol del ascenso, frustrado por ese Monza con Abbiati de portero.

Sin ascenso, el Carpi volvió a lo suyo: ascensos y descensos, la típica bancarrota que ha afectado a casi todos los equipos italianos y empezar de nuevo desde la sexta división, ocupando la plaza del segundo equipo de la ciudad, el Dorando Pietri (sí, el nombre del corredor de maratones). En la temporada 200/01, bautizado como ‘Football Club Carpi 1909’, el equipo acabó en la 12º posición de un grupo de sexta por detrás de clubes como el Boca Granarolo, de un barrio de Bolonia o el Matulliauto Massalombarda. Ahora, el Carpi supera en la clasificación al Bolonia, el equipo grande de la región.

ritiro carpi fc 1909Los jugadores del Carpi durante la pretemporada (Foto: CARPI F.C. 1909)

Poco a poco, el Carpi ascendió peldaños y en la temporada 2008/09 llegó la segunda oportunidad. De nuevo, un play-off con el objetivo de ascender a la Serie B, como en 2001. Y, de nuevo, derrota por 3-1 contra la Pro Vercelli, todo un gigante de otras épocas. En la temporada 2009/10, el Carpi lo intentó y se metió otra vez en el play-off. En esta ocasión el rival era el Lecce, el gran favorito. El equipo de la Apulia había descendido en los despachos y con jugadores como Chevanton, Giacomazzi o Jeda y tenía una plantilla casi de Serie A. Pero en el partido de ida, el Carpi se impuso en su viejo estadio por 1-0. En el partido de vuelta, delante 40.000 hinchas, el Lecce marcó primero. Pero a los 73 minutos, Kabine empata de falta. El Carpi ascendió en una noche caótica, pues los ultras del Lecce invadieron el césped, persiguieron a sus jugadores y lo destrozaron todo. Aunque en una nueva metáfora italiana, dolor y felicidad convivían en el mismo estadio, ya que los ultras del Lecce respetaron la fiesta de los jugadores del Carpi con sus hinchas, valorando su gesta y culpando a los suyos. Fue una imagen puramente italiana. Jugadores del Carpi en calzoncillos, después de regalar camiseta y pantalones, marchando del césped entre ultras del Lecce que los dejan pasar.

Los primeros años en Serie B significaron conseguir la salvación sin sufrir y jugar el gran derbi local, contra el Módena, la capital de la provincia, a pocos minutos en coche. Históricamente, el Módena juega derbis con el Bolonia, el gigante de la región con 7 títulos de liga. Y el Bolonia busca derbis con la Fiorentina. Pero de repente, el Módena y el Bolonia vieron cómo le crecían los enanos, ya que el Sassuolo, otra población de la provincia, ascendió a Primera. Y el Carpi, a la Serie B. La rebelión de las poblaciones pequeñas.

Detrás del Carpi, tres empresarios. Stefano Bonacini y Claudio Caliumi son propietarios del 71,66% (35.83% por cabeza) y el presidente Roberto Marani, del 28.33%. Bonacini controla el club, tomando las decisiones empresariales y dejando a Marani las tareas institucionales. Bonacini, con un pasado de jugador amateur, dirige una empresa de moda llamada ‘Gaudi’, potenciando la economía de un club modesto. El Carpi gasta poco y en 2013 facturó 3,15 millones. “Valemos poco, ni tres millones”, suelen decir en los despachos.  Bonacini afirma que siempre ha seguido al Carpi, el equipo de su ciudad, y por eso ha sumado esfuerzos de amigos suyos. “Gestión modesta y sólida. Cuidando no gastar demasiado. Una plantilla muy joven, intentando fichar jugadores que luego pueden recibir ofertas por equipos más grandes. Somos uno de los equipos más jóvenes, con una media de 23 años”, decía.

“No valemos ni tres millones”, Stefano Bonacini, propietario del club

El proyecto del Carpi es poder construir un estadio nuevo, pues el estadio Sandro Cabasi, con capacidad para 4.200 personas, es un viejo velódromo de 1928 adaptado. Las pistas del velódromo son evidentes y las instalaciones, modestas e insuficientes en caso de ascenso. El Carpi ha ganado ya el derbi al Módena y le empató al Bolonia en su casa.  El club “de la via Marx” (el estadio tiene su sede en la calle Karl Marx de la población) quiere ser el nuevo Sassuolo. Y en Carpi sueñan. El equipo lidera la Serie B. El equipo de balonmano lidera la liga italiana, el equipo de voley femenino juega bien y un hijo de la ciudad, el nadador Gregorio Paltrineri, gana medallas en Mundiales.

El equipo destaca por su portero brasileño Gabriel (ex del Milan y el Cruzeiro), los goles del nigeriano Mbakogu o la experiencia de Porcari (ex jugador del Novara). Y jugadores formados en clubes como el Milan o el Atalanta que buscan su sitio, como Lollo, Suagher o el defensa Romagnoli. Actores de reparto en el pequeño milagro del Carpi.

PorcariPorcari (derecha), ex del Novara, ahora juega en el Carpi (Foto: violachannel)
Foto de portada: Dani_1966

Related posts

8 comments

Toni, hay una cosa que no me cuadra. Escribes que “en la temporada 2009/10, el Carpi lo intentó y se metió otra vez en el play-off. En esta ocasión el rival era el Lecce, el gran favorito”. Tengo entendido que ese año el Lecce subió a la Serie A. Además, dices que en 2010 estaba en la quinta categoría. ¿El Lecce nunca ha estado tan bajo no?

Manuel, donde Toni dice “2009/10” quiso decir 2012/13, que en semifinales eliminó al Südtirol, que es un equipo por el que tengo simpatía y por eso me acuerdo.

Ojo que podríamos haber leído uno de los mejores artículos de toda la web de MI. Grandísimo y sabiendo mostrar entre líneas la Italia más Italia. La fotografía de la noche del Lecce, impagable. Por cierto, invito a los lectores a que echen un vistazo a lo peculiarísimo que es el Sandro Cabassi, no tiene desperdicio. Gracias por artículos así, Toni y MI.

Deja un comentario

*