Un Hexagonal Final emocionante hasta la última jornada

Bentancur gana una disputa aérea. Foto: Agencia de Noticias ANDES

Después de tres semanas de fútbol, tras 9 partidos por equipo entre la primera fase y el Hexagonal Final, Uruguay se proclamó campeón del Sudamericano sub-20. Por primera vez en más de treinta años, el combinado charrúa volvió a ganar el campeonato continental de la categoría tras imponerse a Ecuador (1-2) en el encuentro definitivo. Venezuela y Argentina acompañarán a uruguayos y ecuatorianos al Mundial sub-20 que se disputará en Corea del Sur en unos meses, mientras Brasil se quedó fuera del certamen planetario contra todo pronóstico.

EL ONCE IDEAL DEL TORNEO SEGÚN LA REDACCIÓN DE MARCADORINT

1º Uruguay (12 puntos)

El combinado celeste es el merecido campeón del Sudamericano sub-20. En Ecuador han alzado su primer título de la categoría desde 1981, cuando lo logró una generación en la que despuntaba un joven llamado Enzo Francescoli. En 1997 y 2013 Uruguay fue subcampeón del Mundial de la categoría, pero imponerse en su continente ha sido una tarea difícil. Lo han logrado con un equipo compensado en todas las líneas, empezando por la portería. Entre palos Santiago Mele ha transmitido seguridad a lo largo del torneo. Con actuaciones sobrias y serenas, no ha firmado tantas acciones espectaculares como el venezolano Fariñez, pero ha ayudado a que los centrales se sintieran cómodos. Tanto Agustín Rogel como Matías Viña, que juegan en Nacional, se han complementado a la perfección y los laterales han cumplido con su cometido a lo largo de todo el torneo.

Uruguay sub20 - Football tactics and formations

Aunque si Uruguay ha ganado el campeonato es por el potencial ofensivo del cuadro charrúa. Con una media de dos goles por encuentro, los futuros internacionales absolutos con el equipo celeste han demostrado una pegada fuera de lo común. Rodrigo Bentancur ha repartido juego con criterio en la medular, demostrando que en estos niveles se notan los más de 50 partidos que ha disputado con el primer equipo de Boca Juniors. Benavidez y Waller han equilibrado las excursiones del ’20’ en ataque gracias a su buena lectura. Facundo Waller no ha acaparado titulares, pero ha jugado a buen nivel a lo largo del torneo, tanto partiendo desde la banda izquierda con su fina zurda como en una posición más centrada. Los focos se han centrado en Nicolás De la Cruz y Rodrigo Amaral, que han sumado goles y han exhibido una capacidad bestial para disparar desde cualquier distancia. Sobre todo Amaral, que atesora un golpeo formidable con la pierna zurda que compensa su falta de físico. En punta el colchonero Nicolás Schiappacase ha sido indiscutible y ha firmado buenos partidos, en especial cuando Uruguay gestionaba un marcador favorable y disponía de espacios para castigar a los centrales rivales con su velocidad y desmarques de ruptura.

Uruguay celebra su primer título de la categoría desde 1981. Foto: Focus Images Ltd.
Uruguay celebra su primer título de la categoría desde 1981. Foto: Focus Images Ltd.

2º Ecuador (7 puntos)

El anfitrión aprovechó su condición de local para sellar por tercera vez en su historia el pase al Mundial sub-20, tras su presencia en las ediciones de 2001 y 2011. Ecuador fue una de las selecciones de mayor fortaleza física del campeonato y, asimismo, también evidenció una mayor resistencia a la altura al estar adaptada al entorno. Salvo en la derrota contra Venezuela (2-4), el anfitrión fue competitivo en todos los partidos. Estuvo a buen nivel Cevallos bajo palos, mientras la pareja de centrales alternó buenas y malas actuaciones. En el eje de la defensa, Luis Segovia firmó algunos encuentros notables y sacó la pelota jugada con criterio, pero en otras ocasiones anduvo demasiado blando. En la línea de la retaguardia destacó la capacidad de Estupiñán para salir con la pelota controlada y pisar constantemente el campo rival partiendo desde el lateral izquierdo.

En la medular Sierra fue el futbolista con mayor capacidad para dirigir el juego ecuatoriano, mientras bien Nazareno o bien Jaramillo se encargaron de escoltar su espalda. Pero, sobre todo, lo mejor de Ecuador llegó en ataque. Bryan Cabezas fue creciendo a medida que avanzó el torneo. El ex de Independiente del Valle anotó cuatro dianas en el Hexagonal Final y regateó con cierta facilidad por la banda izquierda, demostrando su velocidad y explosividad. En el flanco derecho arrancó bien Joao Rojas, aunque en las últimas jornadas perdió protagonismo, mientras en la doble punta alternaron Lino, Corozo y Caicedo. Los dos primeros corresponden a un perfil de atacante más móvil e imprevisible, mientras Caicedo, más corpulento, destacó por su capacidad para chocar y jugar de espaldas a portería.

Foto de familia en Ecuador antes del arranque del torneo. Foto: Agencia de Noticias ANDES.
Foto de familia en Ecuador antes del arranque del torneo. Foto: Agencia de Noticias ANDES.

3º Venezuela (7 puntos)

Hizo historia la selección vinotinto de la mano de Rafael Dudamel, que llevó a Venezuela a su segunda participación en el Mundial sub-20. Tras el precedente de 2009, los venezolanos repetirán en primavera en Corea del Sur con una generación muy prometedora. Dudamel logró que su equipo fuese particularmente sólido en defensa, lo que convirtió a Venezuela en un adversario siempre incómodo. La Vinotinto solo perdió dos encuentros a lo largo de todo el certamen. Arrancó con dudas, empatando sus primeros cinco encuentros, pero con el paso de los minutos encontró soluciones en ataque. La línea defensiva sostuvo al equipo, que dio un salto de calidad cuando despegó Soteldo en la fase final. La solidez venezolana se explica por la fortaleza del eje central del equipo. Fariñez-Herrera-Soteldo formaron la espina dorsal de un equipo que sueña con hacer algo importante en el Mundial.

160 centímetros de puro talento

En la portería Wilker Fariñez posiblemente ha sido el mejor portero del torneo. Seguro en todas las facetas del juego, el arquero vinotinto nunca se queda a media salida ni concede un rechazo. Bloca los disparos, despeja centros laterales y se estira para tapar todas las esquinas de su portería. Por delante le protegieron a la perfección los centrales, tanto Mejías como Velásquez, bien complementados por el papel de los laterales. Sin embargo, el termómetro del equipo siempre fue Yangel Herrera. El centrocampista fichado por el City Football Group durante el torneo mueve el esférico con criterio y manifiesta su jerarquía en cada toque de balón. Inteligente para mantener la posición y con calidad técnica para combinar, Herrera conectó la línea defensiva con los atacantes. Destacó Soteldo, imparable en el regate corto, arte en el que es un mediapunta diabólico, pero también merece una mención el desempeño de Ronaldo Peña. El delantero de la UD Las Palmas no anotó, pero ejecutó un trabajo clave en el cuadro vinotinto. Sacrificado a menudo en la banda para colaborar en las tareas defensivas para así liberar a Soteldo, su corpulencia también fue un punto de apoyo para salir en largo o proteger el esférico en los momentos de mayor apuro.

Yangel Herrera, capitán de Venezuela sub-20. Foto: Agencia de Noticias ANDES
Yangel Herrera, capitán de Venezuela sub-20. Foto: Agencia de Noticias ANDES.

4º Argentina (7 puntos)

Irregular a lo largo del campeonato, Argentina se clasificó para el Mundial sub-20 tras ganar solo tres partidos. Una cifra discreta para tratarse del combinado albiceleste, tradicional potencia en la CONMEBOL. Claudio Úbeda no encontró un once que dotara de estabilidad al equpo argentino, que fue dando tumbos a lo largo del campeonato. A Argentina le salvó la pegada de sus delanteros, pues tanto Lautaro Martínez como Manuel Torres acabaron entre los máximos anotadores del campeonato con cinco dianas. En especial fue vital la puntualidad de Martínez, que marcó tres de sus goles en los minutos de descuento para salvar puntos frente a Perú, Colombia y Brasil (con Argentina ya eliminada) y anotó las dos dianas que le dieron la victoria definitiva ante Venezuela.

Argentina pocas veces fue un equipo, sino un conjunto de individualidades que hicieron la guerra por su cuenta. Dejó buenos minutos Brian Mansilla en la banda izquierda, alternando buenos y malos partidos. También vale la pena quedarse con los detalles de Tomás Conechny, con una zurda de seda para poner centros precisos desde las bandas y en la ejecución de jugadas a balón parado. Dos de las teóricas estrellas, Ezequiel Barco y Santiago Ascacibar, rindieron por debajo de las expectativas. El primero, enganche dos años menor que la mayoría de compañeros, terminó en el banquillo como potencial revulsivo y el segundo, mediocentro, no encontró socios con quienes asociarse. A la lista de actuaciones individuales hay que añadir la capacidad del central Juan Marcos Foyth para apagar fuegos a pesar de encontrarse expuesto en más ocasiones de las que debería por la mala organización argentina. Cuartos de grupo tras el tropiezo de última hora de Brasil, la clasificación de Argentina para el Mundial sub-20 no debe ocultar los problemas cada vez más frecuentes de la Albiceleste en los torneos de categorías inferiores.

Argentina, al borde del abismo en el Sudamericano sub-20

5º Brasil (6 puntos)

La gran decepción del torneo. Brasil arrancó practicando el mejor fútbol del campeonato y terminó, casi con las mismas piezas, jugando mucho peor, sin confianza ni fe en la victoria. Cuando ya estaba virtualmente clasificada para el Mundial sub-20, Argentina le empató en el descuento y luego, aún deprimida por el tanto de Lautaro Martínez, Brasil no pudo ganar a una selección colombiana ya eliminada. En los momentos decisivos a la Canarinha le pesó su incapacidad para cerrar los partidos ya ganados, pues Ecuador le empató un 2-0 en la primera fecha del Hexagonal, Uruguay le remontó en la segunda jornada y Argentina le igualó en el descuento en el ya mencionado cuarto partido del torneo. A pesar del mal resultado, a título individual Brasil dispone de buenos jugadores: Lyanco es un central de garantías, con poderío físico y capacidad para sacar la pelota jugada; Caio Henrique atesora calidad suficiente para dirigir la medular de un buen equipo en el futuro; en David Neres y Richarlison se vislumbran dos extremos de gran desequilibrio; y Felipe Vizéu se mueve con mucho más sentido que la mayoría de delanteros.

Brasil se queda fuera del Mundial sub-20 tras no ganar a una Colombia plagada de suplentes

Richarlison fue uno de los nombres propios de Brasil. Foto: Agencia de Noticias ANDES.
Richarlison fue uno de los nombres propios de Brasil. Foto: Agencia de Noticias ANDES.

6º Colombia (2 puntos)

El peor equipo del Hexagonal Final fue Colombia, que se quedó sin opciones de clasificarse para el Mundial sub-20 demasiado pronto. Los pupilos de Restrepo firmaron un mal torneo, ya desde la primera ronda. Seguramente merecieron más en los dos primeros encuentros (en los que solo sumaron un empate), lo que mermó la confianza de un grupo que fue perdiendo piezas por el camino. Colombia acusó en exceso la lesión de Ceter, autor de dos goles en los dos primeros partidos, que se perfilaba como una amenaza letal para sus rivales por su físico y pegada. Sin su delantero centro de más nivel, Juan Camilo Hernández acabó jugando muchísimos minutos en punta. Y aunque el futuro futbolista del Granada es la pieza de mayor nivel en el cuadro cafetero, actuar tan adelantado no le favoreció y echó de menos más socios en ataque. Eso sí, individualmente Hernández fue una de las mejores noticias del torneo, con su capacidad para desequilibrar, su potente tren inferior para arrancar y frenar y su violento disparo con ambas piernas. Solamente el mediocentro Atuesta aportó calidad en la circulación de balón en un equipo previsible y lento, con lagunas importantes en defensa. Entre la lesión de Ceter, varias expulsiones acumuladas en el Hexagonal y el mal rendimiento del equipo, Restrepo no encontró un once estable y Colombia se quedó fuera del Mundial de la categoría por primera vez desde 2009.

Foto de portada: Agencia de Noticias ANDES.

Related posts

2 comments

A mí me han gustado mucho los porteros de Uruguay y Venezuela, por ejemplo. Hay muchos que me gustan, pero no sé si hay una súperestrella. Soteldo me gusta, pero en algunos aspectos me deja dudas. Bentancur y Caio Henrique han sido de los más maduros entre los centrocampistas… Es difícil.

Por cierto, ya hemos sacado nuestro once ideal. Ahí están los mejores de cada posición: http://www.marcadorint.com/sudamericano-sub-20/once-ideal-del-sudamericano-sub-20-2017/

Deja un comentario

*