Argentina, al borde del abismo en el Sudamericano sub-20

Argentina fans during the 2014 FIFA World Cup Final match at Maracana Stadium, Rio de Janeiro
Picture by Andrew Tobin/Focus Images Ltd +44 7710 761829
13/07/2014

A falta de una jornada para el cierre del Sudamericano sub-20, Argentina se encuentra en una situación muy delicada. En la cuarta jornada rozó la eliminación del Mundial sub-20, torneo para el que se clasifican los cuatro primeros del Hexagonal Final, pero logró alargar un poco la agonía con un cabezazo de Lautaro Martínez en el minuto 95. El tanto del delantero de Racing -que ha marcado goles decisivos en el descuento ante Perú, Colombia y ahora Brasil- selló el empate entre Argentina y la Canarinha y permite a la Albiceleste depender de sí misma en la última fecha. Sin embargo, las combinaciones son rocambolescas. Argentina depende de sí misma, pero para asegurar su pase necesita ganar a Venezuela por cinco goles de diferencia. La Vinotinto es uno de los equipos más fiables del Sudamericano sub-20, únicamente ha perdido un encuentro de ocho (en el último suspiro contra Brasil) y solo ha encajado cinco dianas a lo largo del campeonato.

El tanto de Lautaro Martínez sobre la bocina supuso un jarro de agua fría para el elenco venezolano, pues la victoria de Brasil hubiese restado emoción a la última jornada del Sudamericano sub-20, con Uruguay, Ecuador, Venezuela y la propia selección brasileña ya clasificadas para el Mundial sub-20. Sin embargo, la Canarinha tiene una última bala: en la última jornada se medirá a Colombia, ya eliminada, conociendo el resultado del Argentina-Venezuela, que se disputa unas horas antes.

Clasificación

Uruguay 9 puntos (+4)
Ecuador 7 puntos (+4)
Venezuela 7 puntos (+4)
Brasil 5 puntos (+/- 0)

Argentina 4 puntos (-5)
Colombia 1 punto (-7)

No es la primera vez que Argentina sufre para clasificarse para un Mundial sub-20 en los últimos años. La Albiceleste ya se quedó fuera de las ediciones de 2009 y 2013, mientras que en el certamen de Nueva Zelanda de 2015 cayó en la fase de grupos, incapaz de ganar a Panamá, Austria y Ghana. En las plantillas argentinas no falta el talento -aunque tampoco abunda- pero sí el orden táctico. A nivel defensivo el cuadro dirigido por Claudio Úbeda es demasiado frágil (14 goles en contra tras 8 partidos) y en varios encuentros ha terminado con diez. Es especialmente preocupante el caso del capitán, Cristian Romero, expulsado en dos ocasiones. Las recurrentes ausencias de Romero y las dudas en la posición de lateral derecho (han alternado a Nahuel Molina y Nicolás Zalazar) no han dotado de estabilidad a la última línea de la Albiceleste. En esta parcela sí se salva Juan Marcos Foyth, central rápido en carrera y vivo en la lectura del juego para apagar fuegos y corregir constantemente a sus compañeros. En el arco tampoco ha habido continuidad, pues Ramiro Macagno perdió la titularidad en detrimento de Facundo Cambeses, que tampoco se ha mostrado particularmente seguro.

Brasil vs Argentina - Football tactics and formations
Alineaciones del Brasil 2-2 Argentina.

Sin embargo, los problemas defensivos están muy relacionados con el deficiente sistema ofensivo del cuadro argentino. En el frente de ataque Ascacibar, Mansilla y Lautaro Martínez han sido titulares siempre que han estado disponibles, pero sus acompañantes han ido variando. Sobre todo en el centro del campo, donde Ascacibar no ha encontrado un socio. Ni Belmonte ni Chicco son futbolistas dotados en la creación, ámbito en el que emergen todos los problemas de Argentina. Sin líneas de pase, Ascacibar retiene demasiado el balón y ralentiza el juego. La circulación es previsible y, en general, Argentina queda desordenada ante una posible pérdida. En las bandas, Mansilla ha firmado algunas buenas actuaciones -con irregularidad- y Conechny ha repartido cuatro asistencias con su pierna izquierda, a pesar de que el atacante de San Lorenzo no sea un fijo indiscutible.

En punta, normalmente Úbeda ha apostado por Marcelo Torres para acompañar a Lautaro, lo que ha potenciado la pegada del cuadro argentino. Con el delantero de Boca, Argentina gana a un definidor nato, autor de cinco dianas a lo largo del campeonato. Esta decisión -unida al acierto goleador de Torres- ha dejado en el banquillo a Ezequiel Barco, dos años menor que la mayoría pero seguramente el enganche de más talento del equipo, ágil en el regate y en la conducción aunque todavía verde en la toma de decisiones. En cualquier caso, Argentina no necesita generar mucho juego para anotar. Gracias al fino pie de Conechny para poner centros tensos y precisos, al peligro a balón parado y a la amenaza de dos puntas con olfato y puntualidad en el caso de Lautaro Martínez (tres goles en el descuento), Argentina ha ido sobreviviendo y sumando más puntos de los que seguramente merece por juego. Sin embargo, el balance sigue siendo negativo. La Albiceleste únicamente ha ganado dos partidos: contra Bolivia en la primera fase y contra Colombia con un tanto en el descuento jugando contra 10 en el Hexagonal Final. Si no golean a Venezuela, la generación de 1997 se quedará sin jugar el Mundial sub-20 que se disputa esta primavera en Corea del Sur. A tenor de su irregularidad, no sería una sorpresa. Con síntomas cada vez más evidentes de dejadez, por caótico e improvisado, el fútbol base de la selección argentina pide a gritos un cambio.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*