Tiflis resume la realidad del nuevo fútbol

Estadio Dinamo Tblisi Tiflis Georgia Supercopa 2015

Ubicada incluso más allá de la Turquía asiática, Georgia es, a ojos de muchos europeos, un territorio difícil de situar en el mapa. Su propia pertenencia al continente es geográficamente discutible, aunque desde la disolución de la Unión Soviética su fútbol ha competido siempre en la UEFA. Un fútbol hoy menor, pero que presume de su historia y se congratula de albergar una final que va a ser observada por el mundo entero. Se disputará en el mismo estadio que debió ser construido en los años setenta para satisfacer la gran demanda de público provocada por el aumento de popularidad de un Dinamo Tbilisi que se estaba convirtiendo en un clásico de la liga soviética -la ganó dos veces, y fue junto al Dinamo de Kiev y al Dinamo de Moscú el único equipo que nunca descendió a segunda- e incluso un conjunto importante en Europa –campeón de la Recopa del 81-. Aquellos tiempos forman ya parte del pasado, y quizá reflejando la realidad presente del fútbol mundial, a los georgianos les interesa hoy bastante menos su liga que las grandes figuras de los gigantes multinacionales. Durante la pasada temporada, la media de aficionados que fueron a presenciar en vivo los partidos del Dinamo Tblisi se situó alrededor de los 1.500. En situaciones excepcionales, como las previas de competiciones europeas -este mismo verano, por ejemplo, en la derrota frente al Qabala azerí-, la cifra se eleva hasta acercarse a los 10.000.  Ayer, en cambio, se formaron grandes colas sólo para ver llegar el autocar del Barcelona al céntrico hotel en el que se aloja, o para verlo salir del estadio tras el entrenamiento oficial.

Aficionados georgianos esperando al Barcelona en Tiflis

Luis Enrique contra Krohn-Dehli en manos de Unai

Uno de los capítulos más sorprendentes de la carrera como entrenador de Luis Enrique Martínez se produjo en Vigo, cuando situó como medio centro puro a Michael Krohn-Dehli, extremo con Dinamarca en la Eurocopa 2012 y posteriormente reconvertido en interior por Paco Herrera ya en el Celta. Al técnico asturiano le fascinaba la salida de balón del ex futbolista del Brondby, y pensó que su mentalidad competitiva y agresiva le permitiría rendir en una posición extremadamente delicada en lo que hace referencia a lo táctico. No se puede decir que aquel movimiento tuviera un gran éxito, ya que el cuadro gallego pareció más vulnerable defensivamente cuando Krohn jugó como hombre más retrasado del mediocampo. De todos modos, parece evidente que al danés le ayudó a progresar como futbolista y a aumentar su abanico de recursos, algo que sin duda agradeció cuando el muy atrevido Berizzo llegó al banquillo de Balaídos. Incluso el propio Luis Enrique no debe arrepentirse mucho de la experiencia, ya que en su primer curso en Barcelona afrontó algunos compromisos con otro jugador netamente ofensivo como Sergi Roberto bajando a recibir entre centrales. Ahora, en la Supercopa de Europa de 2015 en la lejana Tiflis, los dos ex del Celta se reencontrarán en un duelo que, entre otras cosas, servirá para empezar a observar en un partido oficial en qué rol pretende utilizar Unai Emery al rubio nórdico. Teniendo en cuenta lo que le hemos visto hacer con Rakitic y con Iborra en las dos últimas temporadas, esta cuestión táctica se convierte en un aliciente altamente estimulante.

Preguntas moscovitas y ucranianas animan las ruedas de prensa

No dijeron nada especialmente llamativo ni Luis Enrique ni Unai en las conferencias de prensa oficiales previas a la final. El técnico del Sevilla dio al Barcelona como favorito por su gran potencial y dejó caer que, debido al número de modificaciones que ha sufrido su plantilla, aún no podrá verse al gran equipo que espera construir cuando la temporada alcance fases más avanzadas. Aunque no pudo confirmarlo, el entrenador del cuadro hispalense confía en poder alinear a Rami, indispuesto en las últimas horas, al lado de Krychowiak en una pareja de centrales muy castigada por las ausencias (Carriço, Nico Pareja y Kolo están totalmente descartados). Luis Enrique aseguró que la presencia de Pedro en el once no estaría condicionada por su posible salida en el mercado, y muchos esperan al canario sustituyendo a Neymar, que se quedó en Barcelona afectado por unas paperas. En general, ambas conferencias dificultaron a los periódicos poder sacar titulares jugosos, y sólo se animaron cuando un periodista ruso le dijo a Unai que muchos hinchas del Spartak le recuerdan con cariño y aún lamentan que lo hubieran destituido tan pronto, o cuando uno ucraniano le contó a Luis Enrique que Konoplyanka quiere jugar algún día en el Barcelona y le preguntó al asturiano si era consciente del plan del ex del Dnipro. “Normal. Además de buen jugador, tiene buen gusto”, resolvió el campeón del triplete.

Captura de pantalla 2015-08-11 a las 13.24.44
Alineaciones probables: Sevilla-FC Barcelona. sharemytactics.com.

Related posts

Deja un comentario

*