Real Madrid-Atlético de Madrid: reencuentro en Tallin

La Supercopa de Europa de 2018 se disputará en Tallin. Foto: MarcadorInt.

Justo un mes después de la final del Mundial en Moscú, Tallin acogerá el pistoletazo de salida de las competiciones europeas con un duelo ciudadano inédito en una Supercopa continental. No será el primer encuentro entre dos clubes de un mismo país en este certamen, pero sí el primero entre clubes de una misma ciudad en lo que ya es todo un clásico contemporáneo del fútbol europeo en el último lustro. Tras Lisboa y Milán, ahora Tallin disfrutará de una final entre Real Madrid y Atlético de Madrid. Una final de una trascendencia diferente, por supuesto menor, pero en cualquier caso interesante para comprobar desde dónde parten los dos conjuntos de la capital de España en el arranque de la temporada. Para comprobar dónde se encuentra el proyecto de Diego Pablo Simeone en el inicio de un curso especial en clave colchonera, con el sueño de la final de la Champions en el Metropolitano, y los primeros pasos de Julen Lopetegui en un Real Madrid que conserva el grueso de su plantilla salvo su futbolista más determinante.

Una de las principales incógnitas del Real Madrid post Cristiano Ronaldo recae en el reparto de los goles y su capacidad intimidatoria en el remate. Sin más novedades en el frente ofensivo que la incorporación definitiva de Vinicius Junior, Lopetegui debe dar con la tecla para compensar la faceta que más echará de menos el conjunto blanco tras la salida del atacante luso. En este aspecto, el nombre más recurrente seguramente sea el de Gareth Bale. El golpeo del galés supone un arma de potencial devastador, aunque sus habituales problemas físicos le han restado continuidad en su etapa en el Real Madrid. Calidad en el remate no le falta para erigirse como una figura determinante si se le activa cerca del área rival, pues a los 29 años se empezará a diluir la imagen del Bale contragolpeador con espacios por delante que se dio a conocer en Inglaterra. Por otro lado, reflotar el acierto goleador de Karim Benzema tras una de sus peores temporadas en la faceta rematadora y elevar las cifras de Marco Asensio pueden ayudar a paliar la presumible menor producción realizadora del Real Madrid. Son elementos a tener en cuenta junto a un mayor control de los partidos en el día a día de la campaña que minimice las ocasiones de gol generadas por el adversario, rebaje la cantidad de goles encajados y le permita sacar los partidos adelante con marcadores algo más cortos.

Lopetegui se estrena al frente del Real Madrid en partido oficial. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).
Lopetegui se estrena al frente del Real Madrid en partido oficial. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Quizás la Supercopa de Europa deje nuevas pistas de las intenciones de Julen Lopetegui, que ha probado con la alternativa del falso nueve en la pretemporada o que ha insinuado que puede ajustar los roles de Kroos y Casemiro en el reparto de espacios y responsabilidades en el inicio del juego para tener aún mayor continuidad con la posesión. Todavía es pronto a falta de que el Real Madrid cuente con todos sus efectivos en plenitud (Modric apenas lleva unos días entrenando, por ejemplo), pero incluso así la calidad individual de sus piezas le acerca a la victoria en la mayoría de partidos.

“Posiblemente podemos tener una referencia de lo que pueda ocurrir en el día de mañana del último partido y el antepenúltimo. Hay una presión importante después de la pérdida de la pelota, buscan presionar más arriba. Esas son las características que tenía Lopetegui como entrenador en la selección española”. Diego Simeone, en la rueda de prensa previa a la final.

Menos incertidumbre rodea al Atlético de Madrid, uno de los equipos que mejor se ha reforzado este verano en Europa tras añadir nuevas variantes a su plantilla. El conjunto de Simeone tiene muy interiorizada su idea de juego y no cambiará demasiado de cara a esta temporada, pero sí ha ampliado su abanico de recursos con nuevos matices que le convertirán en un equipo aún más capacitado para mandar, dominar y ganar ante rivales que le obliguen a atacar con mayor paciencia. No será tanto el caso del Real Madrid en la Supercopa, pero sí se apreció una mejoría en esta faceta desde que Diego Costa liberó a Antoine Griezmann para jugar entre líneas. En esa misma dirección mejora el Atlético de Madrid con las incorporaciones de Rodrigo Hernández y Thomas Lemar, futbolistas con criterio para mover la pelota y desequilibrio en tres cuartos en el caso del centrocampista galo. Rodrigo permitirá que Saúl y Koke juguen con un futbolista que les guarde las espaldas, mientras Lemar debe encontrar su sitio en el cuadro colchonero. Tanto en el Mónaco como en la selección ha sido más habitual verle jugar en la banda izquierda, pero alinearle en esa demarcación puede romper la buena sintonía que siempre muestran Koke y Filipe Luis cuando se asocian en el sector zurdo. Lemar puede adaptarse al flanco derecho para mantener las sinergias de temporadas anteriores o incluso puede convivir con Saúl en la banda derecha y Koke más cerca de Rodrigo. La polivalencia es una característica habitual en los centrocampistas que alinea Simeone, por lo que es posible verles en varias demaraciones y sistemas a lo largo de un mismo partido. Empezando por la propia Supercopa.

Antoine Griezmann of France and Thomas Lemar of France with the trophy at the end of the 2018 FIFA World Cup Final match at Luzhniki Stadium, Moscow Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 15/07/2018
Tras ganar el Mundial con Francia, ahora Lemar también jugará junto a Griezmann en el Atlético de Madrid. Foto: Focus Images Ltd.

En partidos con más espacios para atacar, se presume también relevante la incorporación de Gelson Martins. El portugués resulta menos desequilibrante cuando debe enfrentarse a rivales replegados, pues desborda más por potencia que por habilidad e imaginación en el regate. Por este motivo, sus mejores actuaciones con el Sporting CP casi siempre llegaron en la Champions ante los clubes más poderosos del continente. Es otra variante que puede presentar el Atlético en Tallin, aunque pocas resultarán tan fiables como las de toda la vida: el poderío a balón parado y la calidad de Antoine Griezmann. El ‘7’, flamante campeón del mundo y estandarte del proyecto colchonero tras rubricar su renovación, es la pieza sobre la que gira el equipo y brilla cuando goza de libertad. Con Costa fijando a los centrales, Griezmann interpreta muy bien dónde puede recibir, cada vez toma mejores decisiones y ya no solo marca diferencias por sus goles, sino también por las ocasiones que genera para el resto de compañeros.

Si el Real Madrid goza de una oportunidad para prolongar su hegemonía continental con un nuevo triunfo en otra final, la primera sin Cristiano Ronaldo en el nuevo ciclo ganador, el club colchonero dispone de una ocasión magnífica para imponerse a su rival ciudadano en un duelo europeo y disipar algunos fantasmas del pasado. El Atlético busca un impulso anímico en el arranque de uno de los años más ilusionantes de su historia reciente ante el único equipo que le ha apeado en una eliminatoria -o final- continental (junto al Rubin Kazan de Kurban Berdyev en la Europa League 2012-13) desde que Simeone cogió las riendas del proyecto rojiblanco.

Alineaciones probables: Real Madrid-Atlético de Madrid, miércoles 15 a las 21h

Real Madrid vs Atletico - Football tactics and formations

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*