Dos folios en blanco en Trondheim

IMG_6248

Será, la de 2016, una Supercopa atípica. No sólo porque se dispute en la exótica ciudad de Trondheim, sino porque lo que Noruega presenciará no será el enfrentamiento entre los dos proyectos que se proclamaron campeones de las dos competiciones continentales, sino uno entre dos equipos completamente distintos a los que levantaron sus trofeos al cielo pese a que lleven los mismos escudos. Pocos argumentos de los que dieron el éxito a Sevilla y Real Madrid CF en la 2015/2016 se verán hoy sobre el césped. Se espera ver algunos nuevos.

Sampaoli deberá demostrar que, pese a la revolución futbolística que promete, esta no se va a llevar por delante el ADN del Sevilla. Y este significa sobre todo una garantía: esa que asegura que competirá las finales con ferocidad y grandeza. El conjunto andaluz podrá ganar o no, pero siempre vende cara su piel y demuestra estar a la altura del escenario. El reto del técnico argentino será conseguir que la suma de cambios que está instaurando en las entrañas de la institución nervionense no les haga dudar de aquello de lo que nunca han dudado.

Trondheim. Foto: MarcadorInt
Trondheim. Foto: MarcadorInt

Sampaoli ha sido diáfano en su mensaje en la rueda de prensa previa a la final de hoy. Ni mucho menos ha tratado de disfrazar su voluntad: quiere dominar, quiere jugarle de igual a igual a su rival, quiere un plan absolutamente proactivo. Posiblemente, dadas las características del once que se anuncia y la identidad del entrenador argentino, sea un dominio más por intensidad, agresividad y presión que uno asociativo, pausado y cerebral, pero un dominio al fin y al cabo.

Zidane debe construir un Madrid adhoc para vencer esta final y tratar de rebatir ese dominio. Uno que consiga ser competitivo hoy pese a que sea completamente diferente a lo que se verá durante el resto de la temporada. Difícilmente vuelva a disputar un partido en el que la BBC no lo condicione todo, será raro encontrar un encuentro en el que su centrocampista más contextual no juegue y no parece probable que el 4-4-2 sea el sistema que utilice, pero en Trondheim le tocará aceptar esas consecuencias e imponerse a ellas.

Real Madrid players celebrate with the trophy following the UEFA Champions League Final at San Siro, Milan, Italy. Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 28/05/2016
El Real Madrid se proclamó campeón de Europa en Milán.

El reto a priori más trascendental para Zizou será superar la presión inicial del Sevilla. Sampaoli promete tratar de someter a base de intensidad a su rival y, dado lo radical que suele ser, si no te preparas para su idea puedes quedar sacudido. Es verdad que no sabemos hasta qué punto está cincelada, pero si el Madrid no encuentra mecanismos para sacar el balón de forma sostenible puede sufrir mucho. Principalmente porque Casemiro no es el mediocentro más propicio para este contexto, y también porque los suyos no están habituados a desplegarse en este sistema.

Se espera que Isco, que sorpresivamente parece que vuelve a tener que reivindicarse, tome la iniciativa y el orden que dé comodidad al Real en campo contrario, así como que la ruptura de Modric ayude al conjunto blanco a superar hombres de rojo. También que Morata muestre si el tiempo en la Juve la ha otorgado el puntito de serenidad mental que chirrió durante su primera blanca y está preparado para llevar la responsabilidad goleadora de todo un Real Madrid. En el renovado Sevilla, en el que el esperado Ganso no será de la partida, hay ganas de comprobar si los Ben Yedder, Vázquez, Correa, Sarabia y cía están hechos de la misma pasta competitiva que los probados Coke, Banega o Gameiro. Dado la garantía que supone Monchi, no hay motivos para dudar de ello.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

11 comments

Isco empieza su cuarto año en el Madrid. En los tres anteriores no se ha consolidado como titular en el equipo, más bien lo contrario. Está físicamente mejor que otros, al haber iniciado la pretemporada antes. Hoy tiene una gran oportunidad de demostrar que puede ser aquel futbolista que prometía tanto cuando firmó por el Madrid, hace ya tres años.

Yo creo que los 5 medios del R.Madrid hoy deberían ser Casemiro,Kovacic,Modric, Kovacic y Lucas Vazquez.Morata arriba

¡Hola! creo que falta una palabra acá:
“También que Morata (…) que chirrió durante su primera ——– blanca” ¿Etapa?

Respecto al Sevilla, no tiene buena pinta este año, de nuevo muchos cambios de jugadores, y noveo a Sampaoli y Lillo comiendose el turrón , son dos vendedores de humo.hoy el equipo me ha dado una muy mala impresión, sí el Madrid tiene a todos y no está tan bajó de forma, se los come.

El Sr. Vendehumos ya le dio un soberano repaso de fútbol con la seleccion de Chile a la España campeonisima del tiki-taka del Sr. Del Bosque en el mundial de Brasil. Creo que se te olvida ese matiz.

Si el Sevilla no llega a estar igual de bajo de forma que el Madrid (es pretemporada para todos), los jugadores asimilan mejor el estilo de Sampaoli, el Sevilla tiene a todos (Ganso, Ben Yedder, …) y el árbitro no llega a alargar en exceso el descuento (oh casualidades de la vida que siempre suceden en las finales donde el Madrid siempre llega al final abajo en el marcador), igual el Madrid no se come a nadie sino mas bien al revés.

Igualmente hilarante tu comentario cuando nada más que hay tirar de hemeroteca para comprobar que hace 2 años en la final de la Champions en Lisboa contra el Atlético vuelve a suceder exactamente lo mismo. Como digo, casualidades de la vida que siempre se repiten a favor del todopoderoso Madrid cuando llega al final del partido con el marcador en contra. Por cierto, cuantos serian los minutos descuento en el caso contrario? Apuesto que 1 lo máximo no sea que al rival se le vaya a empatar.

Deja un comentario

*