La evolución sevillista, a examen

ebueno1

Hace exactamente un año, el Sevilla FC estaba viviendo cambios muy significativos. A pesar de que ya llevaba unos meses en el club, Unai Emery se preparaba para empezar su ciclo de 3 años. El inicio de esta etapa no iba a ser nada fácil. Comenzaba con la salida de los últimos representantes del Sevilla de los títulos, con el adiós de futbolistas importantes en la transición (Juande Ramos-Emery) y con la incorporación de más de una docena de futbolistas muy diferentes entre sí. El preparador de Hondarribia tenía que construir desde los cimientos un equipo nuevo. Las expectativas de que este triunfase en La Liga o en la UEFA Europa League –en la que se entró de rebote– eran escasas. Menores que eso, incluso, cuando Emery tuvo que cambiar radicalmente su propuesta en invierno por las malas sensaciones de la primera vuelta. En ese momento, mediado el año 1 de 3, el Sevilla dejó de preocuparse por la posesión para ser un bloque compacto que ganaba a partir de la fortaleza defensiva. La identidad pragmática, vertical y contragolpeadora que Emery le confirió al equipo en ese momento le vino como anillo al dedo por la configuración de la plantilla (no tenía interiores). Pocos esperaban que ese cambio de estilo, arriesgado y ejecutado “a la desesperada”, le llevaría a pelear por un cupo de Champions League, a ganar la Europa League en Turín y a jugar la Supercopa de Europa.

Este verano está siendo distinto en el barrio de Nervión. La base que triunfó 2 años antes de lo esperado se mantiene casi en su totalidad y Emery está legitimado para mejorarla táctica y estilísticamente. El vasco está desarrollando nuevos mecanismos ofensivos que optimicen al “Sevilla del doble mediocentro” y de las transiciones de 2014. Este proceso de evolución debe hacer olvidar las salidas de dos futbolistas vitales en la pasada campaña: Ivan Rakitić y Stéphane Mbia. El croata era diferencial a la hora de atacar y el camerunés, que está sin equipo, era el mejor representante de la idea defensiva del campeón de Europa League. El primer test del Sevilla sin ambos es en Cardiff, y el examinador es el campeón de Europa: el Real Madrid CF.

Fase defensiva: de Mbia a Krychowiak

El principal cambio que ha experimentado el Sevilla en los últimos meses se encuentra en su doble pivote: Stéphane Mbia, mediocentro físico algo limitado con balón pese a tener tardes brillantes, ha abandonado el equipo al concluir su cesión. En su lugar ha llegado Grzegorz Krychowiak, procedente del Reims. El internacional polaco es también un mediocentro posicional, pero tiene más creatividad que el camerunés, mejor primer pase e incluso cierta soltura para animarse y llegar al área de forma ocasional. Esto implica que el Sevilla, que le ha comprado al Reading a Daniel Carriço y que continúa con Vicente Iborra y Sebastián Cristóforo en plantilla, se ha quedado sin cincos físicos. Aunque todos los mediocentros son solventes en tareas defensivas, pues son ‘mediocentros’ (sigue sin haber interiores puros en la plantilla), ya no hay un futbolista que ejerza de destructor. Los centrales y los laterales ya no tienen un protector que solo se preocupe por ellos: todos los que juegan en la medular también miran hacia el área rival y no solo hacia atrás.

Krychowiak Roger GorGrzegorz Krychowiak, internacional absoluto con Polonia desde 2008, es nuevo mediocentro del Sevilla. Foto: Roger Gor.

La pérdida de este rol ha exigido al Sevilla mayor eficacia en fase defensiva. Para Emery ha sido casi obligatorio mejorar en la pretemporada lo poco que fallaba cuando los suyos no tenían el balón la pasada campaña: el cierre de bandas. El irregular sacrificio de los volantes le causó serios dolores de cabeza al Sevilla 2013-14. Jugadores muy variopintos, como Steven Defour o José Gayà, consiguieron percutir por los costados y forzar a los de Nervión a disociar su doble pivote para frenarlos, debilitando con ello su carril central. Había que elegir entre hacer un torniquete en las bandas o protegerse por dentro, y casi nunca se podía hacer lo ideal, es decir, ambas cosas a la vez. José Antonio Reyes, Víctor Machín y el recién llegado Aleix Vidal han mejorado ostensiblemente en el cierre lateral con el paso de los entrenamientos y de los amistosos. Han apoyado a los laterales en campo propio a un nivel suficiente como para acomodar a los mediocentros del doble pivote, que ahora pueden hacer frente a interiores y mediapuntas sin tener que estar pendientes de los costados.

Ese acomodo ha propiciado que el Sevilla no note la marcha de Mbia. Krychowiak cumple defensivamente y es capaz de ofrecer apoyos como lo hacen Carriço, Iborra o el lesionado Cristóforo. No tener que salir de su zona salvo cuando él lo considere oportuno le ha ayudado a asentarse en el equipo. El repliegue sevillista en 4-4-2 es igual de sólido o más que a finales del pasado curso merced a la adaptación del polaco y a la ayuda de los volantes, y eso es fundamental para encarar los partidos. El repliegue se sigue aplicando ante todo tipo de rivales. Lo único que varía según si el oponente quiere o no el balón es el comportamiento sin pelota del punta y del mediapunta. Si el Sevilla no lleva la iniciativa, bien por deseo propio (el rival no asimila bien la posesión) o bien porque no puede (ante rivales como el Real Madrid CF o el FC Barcelona), son la primera barrera del repliegue a media altura. Si el Sevilla quiere mandar o quiere incomodar a equipos posesivos, son la primera línea de presión y se echan encima del mediocentro y de los centrales rivales.

Defensivamente tenemos que ser un equipo fuerte. A partir de ahí vendrá todo el daño que podamos hacer en situaciones ofensivas. Debemos tener ayudas defensivas sobre sus individualidades. (…) Las situaciones defensivas serán prioridad para nosotros”

Unai Emery sobre el planteamiento ante el Real Madrid CF
Entrevista a El Desmarque

Si se examina la plantilla, se aprecia que la línea defensiva no ha sufrido variaciones con respecto a la pasada campaña. Alberto Botía regresó de Elche pero fichó por el Olympiacos FC, mientras que Nico Pareja fue comprado al Spartak Moskva. A falta de 20 días para el cierre del mercado veraniego, continúan en la plantilla los 4 laterales y los 2 centrales campeones de la Europa League. Federico Fazio, con sus 195 centímetros, sigue siendo el escudo antiaéreo del Sevilla. Su compatriota Pareja, MVP de la Final de Turín, sigue ejerciendo de central corrector. Y, pese a la diferencia de perfiles, los laterales siguen cumpliendo defensivamente en sus costados. No obstante, hay un jugador cuya demarcación natural está alejada de esta zona y que, pese a ello, aporta mucho a la fase defensiva del colectivo: Denis Suárez. El trequartista cedido por el FC Barcelona en la “Operación Rakitić” ha mostrado en la pretemporada una colaboración activa en fase defensiva. Ha jugado centrado en tres cuartos de campo, pero ha influido mucho en el sector izquierdo, donde ha completado el repliegue cerrando la banda izquierda. En un amistoso ante el Fenerbahçe SK, el vigente campeón turco (victoria 0-2), recuperó balones en la zona de Alberto Moreno y Krychowiak. Y todo ello sin perder peso en el ataque, pues asistió en el primer gol y dio el penúltimo pase en el segundo. Es un futbolista que puede jugar, en términos de Unai Emery, “de adelante hacia atrás“, sin olvidarse de hacerlo “de atrás hacia adelante”.

Fase ofensiva: transiciones sin Rakitić y ataque posicional

Desde que se produjo la transformación estilística a mediados de la temporada pasada, el Sevilla completa su repliegue con transiciones y juego directo. Para ello contaba con Ivan Rakitić, cuyo exquisito golpeo de balón servía para realizar desplazamientos largos. El internacional croata era el lanzador del Sevilla. Era el hombre gracias al cual el campeón de la Europa League podía atacar corriendo y buscando balones largos por decisión propia, sin esperar a un fallo del rival y a un robo de balón. Una vez que el otrora capitán salió rumbo a Barcelona, el Sevilla tuvo que buscar soluciones. Sin un lanzador, el equipo ataca menos, pues depende en demasía del desacierto del contrario. Lo hace bien, porque sus atacantes dañan entre líneas y son rápidos, móviles y escurridizos (los que ya estaban, fichajes como Iago Aspas y Denis Suárez y algunos canteranos). Pero lo hace muchas menos veces. Es la consecuencia lógica de un planteamiento basado en la buena defensa. En este escenario, Emery no ha podido tomar medidas demasiado imaginativas y, por ahora, ha buscado “lanzadores provisionales”. Iborra y Krychowiak han ejercido de lanzadores en algunos amistosos. Sus envíos no fueron prodigiosos, pero permitieron que el equipo corriese en campo contrario.

El peligro que se genera con las transiciones, aun siendo significativo, es menor que la temporada pasada. Para compensar, no se puede tener en cuenta el juego directo puro; el de colgarle un balón al ‘9’ para que este construya por su cuenta la jugada del gol. El Sevilla cuenta para esta temporada con 4 delanteros de los 6 que tiene ahora mismo en nómina: Carlos Bacca, al que le gusta mezclar con los mediapuntas; Kévin Gameiro, proclive a caer a banda y a atacar los espacios; Iago Aspas, más segundo punta que punta; y el canterano Juan Muñoz, que se fabrica espacios y se mueve fuera del área. Ninguno cumple con el perfil de ‘9’ puro que baja balones largos. Este registro del juego funcionó la temporada pasada solo en 4-4-2, cuando Gameiro se retrasaba, bajaba la pelota en la zona del mediocentro rival y, ya con la pelota en el piso, encontraba a Bacca. Con una sola referencia en ataque, colgar balones sin más significaba (y significa) rifarlos y, normalmente, perderlos.

Bacca sevillafc.esLa movilidad de Carlos Bacca, primer delantero del Sevilla, no es muy aprovechable con juego directo. Foto: www.sevillafc.es.

Por todo lo mencionado, el Sevilla no va a poder ser fiel al libro de estilo de la temporada pasada cuando ataque. Es por eso que Emery, que se ha mostrado como un técnico de mente abierta y proclive a mezclar varios registros, está desarrollando mecanismos ofensivos de ataque posicional. Ya desde la pasada primavera, Emery quiso que su reformado equipo tolerase la posesión de balón, pues muchos rivales atascaban al Sevilla al cederle una posesión que no quería tener. Para ello, apostó por el juego exterior con balón y fomentó la salida lateral más canónica, la de las conexiones lateral-volante (fuera-fuera), que se empleó cuando el rival no presionaba en las bandas –o no las cerraba bien– y que hoy se sigue empleando. No obstante, el técnico vasco ha dado un paso más basándose en dos momentos muy concretos de la temporada pasada: la vuelta del Euroderbi con Rakitić de “falso lateral izquierdo” y los partidos en Almería y ante el Real Valladolid, en los que Cristóforo ejerció de mediocentro distribuidor y ayudó a que el Sevilla aprovechase mejor la posesión.

Cuando Rakitić era interior de 4-4-2 o Cristóforo era titular, se buscaba un fuera-dentro-fuera muy vertical. Un lateral cedía a Rakitić/Cristóforo para que este avanzase metros en el centro atrayendo rivales y sin perder la pelota por su calidad. El lateral corría hacia arriba sin pelota y, al cabo de pocos segundos, el balón volvía al costado, porque Rakitić/Cristóforo tenían como opciones de pase a dos hombres que dañaban sin balón el sistema defensivo rival: el lateral, que ya estaba arriba, y el volante de esa banda, que empezaba la jugada arriba y que tenía espacio por la imantación de rivales de Rakitić/Cristóforo. Carriço, Mbia e Iborra no son mediocentros muy dados a hacer ese avance en el centro del campo y Cristóforo cayó lesionado de larga duración (ligamento cruzado anterior de la pierna izquierda). Durante esta pretemporada, el canterano Luismi y Denis Suárez lo han recuperado y lo han aplicado con continuidad en 4-2-3-1. Son centrocampistas con buen trato de balón que avanzan con la pelota mientras el lateral corre. Tiene especial mérito el caso de Suárez, que en el arranque de las jugadas no está en la media punta sino que retrocede y cae a la izquierda para ofrecerse con mucha frecuencia. Esta vía de ataque, vertical y posesiva, puede ser una herramienta importante para las pocas fases con balón que tenga el Sevilla en la Supercopa de Europa. Y, sobre todo, para la temporada 2014-15.

Denis Suárez España Catherine KõrtsmikDenis Suárez fue campeón de Europa con España sub 19 en 2012. Foto: Catherine Kõrtsmik.

A día de hoy los volantes son fundamentales en el ataque sevillista, sea en transición o sea en posicional con las salidas exteriores descritas. José Antonio Reyes se ha mostrado muy activo en la pretemporada, solidario y con mucho desborde por una banda izquierda que rara vez ha abandonado. El utrerano, que ha heredado de Rakitić el dorsal ’10’ y la supremacía en el golpeo de faltas y córneres, se ha sentido más responsable que la temporada pasada y ha aportado mucho en los amistosos veraniegos ante rivales como el Olympique de Lyon, el Union Berlin o el mencionado Fenerbahçe SK. Víctor Machín ha sido veloz y penetrante a lo largo del verano, y ha continuado al nivel exhibido en la segunda vuelta de la pasada campaña. Por su parte, Aleix Vidal ha cumplido ofensiva y defensivamente en las últimas semanas a pesar de tardar varias semanas en adaptarse y en participar en el juego del equipo. Son los hombres que deben hacer aparecer al delantero del 4-2-3-1 base, pues aunque se ha intentado practicar juego interior al uso con la reconversión de Jairo Samperio a mediapunta, con conexiones Krychowiak-Denis Suárez e incluso con incorporaciones al ataque de uno de los dos mediocentros (el polaco le marcó al Hertha BSC), esta vía genera más errores en zonas sensibles que acciones de peligro. El Sevilla quiere ser plural en términos estilísticos, pero la costumbre de solo transitar tarda en desaparecer.

Altas, bajas y once probable

Aunque Carlos Bacca se reincorporó al equipo la semana pasada y, por entonces, no estaba al 100%, su gol ante el Córdoba en el Trofeo Antonio Puerta (victoria 2-0) y sus buenas sensaciones este fin de semana hacen probable su titularidad como delantero centro ante el Real Madrid. No jugará Kévin Gameiro, al que Unai Emery descartó indirectamente en declaraciones a la prensa pese a incluirlo en la convocatoria. El francés, que jugó lesionado la Final de la Europa League y marcó el penalti decisivo, aún sufre las consecuencias del esguince de rodilla que sufrió al final de la temporada pasada. Cristóforo contiúa lesionado y tampoco jugará pese a viajar a Cardiff.

Las dudas en el once se encuentran en cuatro posiciones: los componentes del doble pivote, la media punta y uno de los puestos de volante. Atendiendo al nivel exhibido por los diferentes ocupantes de estos puestos en la pretemporada, todo parece indicar que Krychowiak-Carriço será la pareja de la medular, Denis Suárez estará como ’10’ pese a su tendencia a asociarse en el sector izquierdo y Reyes jugará junto a Víctor Machín ‘Vitolo’ por los costados, en detrimento de Aleix Vidal. La defensa es invariable, pues a día de hoy Beto está muy por delante del recién fichado Mariano Barbosa, Coke (pese al golpe recibido ante el Córdoba) y Alberto Moreno están por delante de Diogo Figueiras y Navarro respectivamente y Alejandro Arribas, el tercer central de la plantilla, aún no ha debutado por la tendiditis que sufre en su rodilla derecha.

Artículo relacionado: “Puesta en escena del nuevo Real Madrid de James Rodríguez y Toni Kroos”, por Guillermo Valverde.

Real Madrid CF vs Sevilla FC - Football tactics and formationsOnces probables del Real Madrid CF-Sevilla FC (20:45 CEST). Infografía: Share My Tactics.
Foto de portada: www.sevillafc.es.

Related posts

11 comments

Excelente artículo, da gusto leer análisis tan completos de tu equipo. A ver qué temporada nos sale este año, independientemente del partido de esta noche, en el que no tengo puestas demasiadas esperanzas.

Me da envidia sana ver que equipos sin complejos como el Sevilla apuestan por jugadores como Denis Suarez. Si consigue llegar a esa regularidad que necesida y de la que ha prescindido hasta ahora, será un aporte tremendo, pero tremendo, al equipo.

Grandisimo análisis. De acuerdo en todo.
Sólo apuntar que quizás convendría apostar de salida por Iago Aspas, que aunque tenga menos gol que Bacca, su intensidad puede propiciar un buen escenario de cansancio que puede aprovechar Bacca en la segunda parte, sin estar éste al 100%.

Discrepo bastante contigo. Tras verlo una temporada entera y ser paciente con él, creo que Iborra no pega nada en el sistema que usó Emery la temporada pasada. Ni tiene el despliegue físico necesario para hacer las coberturas a los laterales ni la salida limpia de pelota que exige al mediocentro el esquema del vasco.

A día de hoy es el mediocentro más prescindible del Sevilla. Y ya ha dicho Unai en rueda de prensa que quiere probar a Iborra en posiciones con vocación más ofensiva. No se cuál será la idea, pero quiero suponer que en un 4-3-3 como interior con más llegada al área.

Excelente análisis David. Gracias por dar cobertura mediática al Sevilla, cosa que muchos medios españoles no están haciendo.

Por puntualizar algo de tu análisis, cuando hablas de los delanteros obvias a Carlos Fernández, que a priori está por delante de Juan Muñoz y que además sí puede servirte como jugador que recepcione los balones largos.

Y también Juan Muñoz puede hacer ese papel. Es más, en el Sevilla División de Honor, cuando el equipo no encontraba el juego, la vía de ataque era esa, balones largos para que Juan Muñoz los bajara y los entregara a los rápidos de las banda (Juanje y David Carmona).

Saludos.

Si sigue la dinámica de los últimos encuentros europeos del Sevilla ganará con un gol con el culo en fuera de juego después de que Beto pare un penalti adelantándose y provocando una amarilla de un rival al pegarle.

Bueno, no ha podido ser, pero es para estar satisfecho con lo mostrado por Denis Suárez y el polaco.
Aleix Vidal de momento nada de nada, y la lástima es que no haya jugado Alberto Moreno su último partido, porque el ejercicio de dejadez que ha hecho Fernando Navarro en el primer gol de Madrid ha sido lamentable.
Ver a Cristiano corriendo con toda la ambición del mundo desde el medio del campo mientras Navarro le seguía al trote sin esprintar hasta el momento en el que ya era demasiado es inexplicable en un defensa de su experiencia.

Deja un comentario

*