El Barcelona doma el físico blue

Juan Miranda y Alejandro Marqués celebran uno de los goles del delantero venezolano. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

El Barcelona conquistó su segundo título de la UEFA Youth League al derrotar el Chelsea en la final de la Champions juvenil. El equipo azulgrana se impuso con claridad al equipo londinense en una final en la que impuso su estilo de juego asociativo y también su superior pegada en ambas áreas. La puntualidad culé en la definición golpeó en momentos decisivos mientras el Chelsea desaprovechó las ocasiones que tuvo para añadir emoción al encuentro. El conjunto blue echó de menos dos de sus pilares a lo largo del torneo, Ethan Ampadu y Trevor Chalobah, y acabó sucumbiendo ante un adversario que bordó su guion a lo largo del primer tiempo.

Chelsea 0
Barcelona 3 (Marqués 33′, 52′, Abel Ruiz 92′)

Barcelona vs Chelsea - Football tactics and formations

El equipo de Garcia Pimienta dominó la pelota desde el inicio e impuso el guion que le interesaba. Movió el cuero con paciencia, sin arriesgarlo en zonas delicadas para reducir las pérdidas comprometidas. El circuito de pases del Barcelona le permitió controlar el ritmo del choque, bajo, para reducir la influencia de la superioridad física blue. Sin Trevor Chalobah en la medular, el Barcelona encontró huecos para progresar por el carril central y conectó a menudo con sus interiores, Álex Collado y Riqui Puig. Brilló sobre todo el Riqui Puig, excelso en los controles y en las conducciones. De exquisita calidad técnica, Riqui Puig es un futbolista de enorme calidad asociativa y con capacidad para regatear tanto en carrera como a partir de la finta. Y volvió loco al Chelsea junto con las incorporaciones de Juan Miranda, profundo por el lado izquierdo.

El Barcelona se topó con un Chelsea más tímido de lo habitual. Al equipo inglés le costó mover la pelota con fluidez y perdió bastantes balones en campo propio ante el buen trabajo azulgrana sin balón. Guehi y Sterling no se mostraron demasiado contundentes en la defensa de los balones largos frontales que de vez en cuando soltaba el Barcelona para evitar las pérdidas en su mitad de cancha y también fallaron algunos pases a priori fáciles. El conjunto azulgrana cortocircuitó los primeros pases y desconectó a St. Clair, Hudson-Odoi y Redan, las tres amenazas londinenses en ataque.

Riqui Puig dominó la primera parte.
Riqui Puig dominó la primera parte.

El primer gol azulgrana llegó como consecuencia de la dinámica del choque. Riqui Puig y Abel Ruiz se asociaron en el lado izquierdo, atrajeron a varios futbolistas del Chelsea y luego atacaron su espalda. Abel Ruiz sacó de posición a Sterling, buscó la línea de fondo y luego asistió a Alejandro Marqués, que acompañó la jugada para abrir la lata. A partir de ahí, Mingueza, Jandro Orellanda y Riqui Puig administraron el balón, jugaron con la necesidad del Chelsea y movieron los hilos de la medular mientras el Barcelona se defendía a partir del control de la posesión.

Al poco tiempo de arrancar la segunda parte, Guehi falló en un control en la frontal del área, perdió la pelota ante la presión de Marqués y el delantero venezolano no dudó en la definición ante Cumming. Marqués, un futbolista secundario en la primera mitad de curso, se reivindicó con dos goles en la final. Su participación en la Youth League ha sido corta, pues ha marcado en los tres últimos partidos del torneo: anotó ante el Atlético en cuartos, repitió ante el Manchester City en la semifinal y perforó la portería contraria en dos ocasiones en la final. Su presencia en el área contraria permitió equilibrar el resto de piezas en el Barcelona, en una generación abundante en centrocampistas pero que no contaba con un delantero centro de referencia. De hecho, Abel Ruiz venía jugando en punta pese a ser un futbolista importante en el filial, y a menudo se siente más cómodo cuando puede partir escorado desde la izquierda. O al menos cuando no tiene que fijar a los centrales para abrir huecos para el resto de compañeros en el 4-3-3 azulgrana. Marqués aportó contundencia en el área rival a un equipo plagado de buenos centrocampistas: cuatro goles en cinco partidos, uno cada 75 minutos.

Marqués ha marcado en los últimos tres partidos de la Youth League.
Marqués ha marcado goles decisivos en los últimos tres partidos de la Youth League.

El segundo tanto azulgrana espoleó al Chelsea, que reaccionó con orgullo. Los diez minutos posteriores al 0-2 fueron un monólogo londinense. A base de coraje, el Chelsea bombardeó el área azulgrana con centros laterales que el Barcelona rechazó a duras penas. McCormick se quedó cerca de anotar un gol de bandera de chilena, Hudson-Odoi se topó con la madera en un lanzamiento de falta y hubo dos o tres acciones más en las que el Chelsea merodeó un tanto que pudo apretar más la final. El Barça supo sufrir, resistió el choque liderado por la contundencia de Óscar Mingueza (espectacular partido del capitán) y la sobriedad de Iñaki Peña bajo palos. Y luego se recompuso a partir de los cambios, que le dieron aire en ataque para volver a amenazar al Chelsea. Aguantó el temporal y luego volvió a respirar de nuevo, aunque no sentenció la final hasta que Abel Ruiz marcó el tercero en el descuento. Antes Charlie Brown también se topó con el larguero.

Con el título de este lunes, el Barcelona iguala al Chelsea con dos entorchados de la Youth League. Ambos se han repartido cuatro de las cinco ediciones del campeonato. Salvo por la semifinal (4-5 ante el Manchester City), el Barcelona se ha mostrado como un equipo muy sólido en defensa, que apenas ha encajado goles. Se ha sabido defender a menudo con la pelota a partir del control de sus centrocampistas, con dos buenas generaciones de futbolistas nacidos entre 1999 y 2000 que forman el grueso de la plantilla juvenil. Y con un refuerzo clave del 98, Carles Pérez, que ha aportado pegada en momentos importantes a lo largo de todo el torneo. Es un conjunto más coral que el que ganó la Youth League en 2014, en un triunfo que tuvo dos grandes protagonistas: el regate de Adama Traoré y la pegada de Munir El Haddadi. El tiempo evaluará el verdadero potencial de esta quinta tan prometedora. Aunque varios de sus integrantes ya han entrado en convocatorias con el filial, ahora les falta lo más difícil.

El Barcelona cuenta con una generación muy prometedora.
El Barcelona cuenta con una generación muy prometedora.
Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*