Palmer lleva al Chelsea a revalidar su título de Youth League

@Kasey_Palmer10 Palmer - Chelsea

Solanke golea en el Vitesse al lado de Isaiah Brown, Loftus – Cheek va sacando la cabeza en el Chelsea de Hiddink, Musonda ilusiona al Villamarín, el Borussia Mönchengladbach se pelea por retener a Christensen, Boga va apareciendo en el Rennes… Todos ellos forman parte del Chelsea campeón de la pasada edición de la Youth League, ilustrando meridianamente el trampolín hacia el profesionalismo que supone esta competición. La generación que se ha encargado de ocupar su plaza en el juvenil londinense ha sido capaz de reeditar su complejísima hazaña, la de levantar el trofeo hacia el cielo de Nyon, confirmando a su club como una potencia internacional indiscutible en la formación de talento. Sólo cuatro de los que conformaban el once titular que se proclamó campeón en 2015 ante el Shakhtar Donetsk repitieron presencia ante el PSG.

Artículo relacionado: Once ideal de la Youth League 2015-16

Aquel día le tocó salir desde el banquillo a Kasey Palmer, quien ha asumido el testigo y ahora lidera a este u19 del Chelsea y quien fue uno de los principales responsables de que su club se impusiera en una disputada final ante el PSG. Este finísimo y eléctrico mediapunta diestro, fortísimo y potente conduciendo el balón y con muchísimo peligro cuando arma el disparo, botó el córner que abrió la lata, marcó el 2-1 que desequilibró el encuentro y supuso el principal argumento ofensivo de un Chelsea que veía como su otra gran estrella, Tammy Abraham, tenía una actuación discreta.

 

El otro gran protagonista del conjunto de Adi Viveash en Suiza sí formaba parte de la columna vertebral del campeón del año pasado. Bradley Collins atajó un penalti a Augustin poco después de que su equipo se adelantara y fue una de las principales razones que explican que el Paris Saint Germain no sacara rédito de un periodo final en el que produjo ocasiones suficientes como para igualar la contienda.

El Chelsea saltó al estadio Colovray con una actitud muy agresiva. Valiéndose de una encendida presión fue a buscar al conjunto francés a la salida de balón y después administró las transiciones liderados por un Palmer cuyas zancadas hacían mucho daño. Se encontró el gol a los 10 minutos y, con la ventaja en el bolsillo, supo gestionar el encuentro con madura solidez. Defensivamente se mostró férreo, con el balón templó el ritmo del encuentro y, en definitiva, se le vio muy cómodo con lo que transcurría en el césped. Al PSG le costaba mucho desbordar a la estructura londinense, no encontraba los espacios para que sus explosivos atacantes fueran determinantes, así que tuvo que valerse de una jugada individual de su hombre más peligroso en la final, Yakou Meïté, para igualar la contienda. El potentísimo extremo diestro desequilibró desde su banda gracias a una zancada y a un cambio de ritmo letal. A los tres minutos, Palmer, quién si no, se encontraría la oportunidad de transitar con metros por delante y no perdonaría la ventaja delante de Descamps.

 

Ahí sí, con el pitido final acechándoles, el PSG volcó el campo hacia la meta de Collins y desbordó por completo a los ingleses. Junto al propio Meïté, las entradas de Ikone y Kanga impusieron un ritmo altísimo al encuentro que el Chelsea no supo descifrar. Pero resistió al vendaval, sobrevivió y pudo conquistar el trofeo por segunda vez en los tres años que lleva disputándose esta competición. Un título de campeón, sin embargo, sobre el que debe pesar el asterisco de lo ocurrido en los octavos final ante el Valencia. Que aquella tanda de penaltis no se repitiera es un error que la UEFA no debe volver a permitir si quiere que sus competiciones sigan contando con la ejemplaridad y los valores que hacen que el mundo entero las admire y las reconozca.

Foto de portada: @Kasey_Palmer10.

Related posts

0 comments

Iba a decir lo mismo. Siempre quedara ese asterisco en esta consecucion, sin animo de quitar meritos. Por otro lado, creo que muchas escuelas de futbol se estan equivocando en rendirse al fisico en vez de cultivar muchas otras cualidades. El tiempo les recorara que en un deporte en el que cada equipo juegan nada mas y nada menos que 11 personas, hay muchisimas cosas aparte de la reistencia y la fuerza fisica.

Deja un comentario

*