Los tres primeros semifinalistas

El Anderlecht eliminó al Barcelona por segundo año consecutivo. Foto: www.rsca.be

Febas y Mayoral marcan la diferencia

Como ha sido la norma general durante todos y cada uno de los partidos del Real Madrid de Santiago Solari en esta competición, fueron Aleix Febas y Borja Mayoral los que marcaron la diferencia. Hasta el 2-0 de Salto, todos los goles del club blanco en las eliminatorias de la Uefa Youth League habían contado con la participación de alguno de los dos canteranos madridistas. Admitía el técnico argentino en zona mixta que, al contrario de la gran mayoría de equipos a los que enfrentan, este Juvenil del Real Madrid cuenta con muchos futbolistas que aún no han experimentado su evolución física y, en ese sentido, se volvió a notar que tanto el parleño como el ilardense se encuentran física y técnicamente muy por encima del resto de sus compañeros. Recibía el Real Madrid a su verdugo de la Final Four de la primera edición de la competición, el Benfica, y le esperaría un encuentro competidísimo que se decidiría por pequeños detalles. Quizá el club local llevaba algo más la iniciativa, pero el conjunto de Joao Tralhao se mostraba sólido y compacto atrás y se incorporaba a la contra con cierto peligro. Especialmente por la banda derecha, con el explosivo extremo diestro Hilderberto Pereira y el potentísimo lateral Aurélio Buta intimidarían a la escuadra blanca. El Real precisaba de jugadas individuales de sus dos fubolistas más desequilibrantes para penetrar en la zaga rival, pues los lusos no concedían espacios que le permitieran generar ocasiones. Encontraron los blancos una efectiva vía de peligro a través de los disparos lejanos, ya que el portero del Benfica, Fábio Duarte, contaba con serias dificultades a la hora de blocar y Mayoral se mostraba muy peligroso acechando rebotes. Entrada la segunda parte, fue una sutil descarga del delantero madridista la que habilitó a Febas para que hiciera uno de sus característicos slaloms y batiera al meta luso. Poco después de aquello, el lateral zurdo Pedro Amaral sería expulsado por doble amarilla en el Benfica, lo que puso cuesta abajo el encuentro para el Real Madrid, que lo finiquitó poco después tras un rebote de una falta lateral. Además de los dos comentados protagonistas, brillaron en el equipo blanco Luca Zidane (impresionante con los pies) y el incisivo lateral diestro Achraf Hakimi, cuyo físico privilegiado convirtió la banda derecha blanca en una de las principales fuentes de peligro.

El Alfredo Di Stéfano asistiría a una nueva victoria de los suyos. Foto: MarcadorInt/todos los derechos reservados.

Otra vez el Anderlecht

La segunda oportunidad debe aprovecharse, no nos engañemos, la vida no te suele dar una tercera. Así que tras la eliminación del Dinamo de Zagreb por alineación indebida, a los belgas se les volvió a cruzar en el camino el mismo equipo al que ya eliminaron el año pasado, el F.C Barcelona. Tal vez por el recuerdo de esa eliminación el primer tiempo de los de Gabri fue mucho más plano de lo esperado. Los belgas se bastaron con una evidente superioridad de envergadura y con la sobriedad del central Wout Faes y la intimidación del ariete Jorn Vancamp, un juvenil con cuerpo y velocidad de delantero curtido, para aguantar los ataques blaugrana. Tanto Lee como Paik volvieron a mostrar que siguen sin readaptarse a la dinámica del equipo, como ya reconoció el entrenador del juvenil culé hace unos días, y Aleñá no pudo completar ninguna de sus famosas arrancadas en el primer tiempo.

La suerte del Barcelona sin embargo iba a cambiar en el segundo tiempo, pero para mal. Salieron los chicos de la Masía a comerse el partido, empezaron a mover el balón a otra velocidad, asustaron a los mas de 4000 aficionados belgas presentes en las gradas del Van Roystadion y pudieron marcar en un remate de Carles Aleñá, que para su desgracia, salvó un jugador local sobre la raya. Aún se lamentaba el capitán azulgrana cuando llegó el primer golpe para su equipo. Tras un saque de esquina al primer palo, apareció Vancamp, que además de bueno es listo, y se coló para rozar el balón y marcar el primer gol del partido. Y el Barça se desquició. No hay gol peor encajado que aquel que llega cuando te sientes superior. De nuevo se vio a un Lee desesperado con cada error, no se permite el fallo a si mismo, no lo acepta con naturalidad y se crea una presión que en realidad no existe. Así la mitad del potencial del coreano se queda en el limbo. Movió mucho el balón el Barça en ese tramo de partido, pero cada ataque se diluía en el área rival, con un Faes omnipresente. En pleno asedio, y como suele ocurrir en estos casos, tuvo el equipo de Bruselas la oportunidad de marcar el segundo y no lo desaprovechó con un  rápido contraataque por parte de Bernier. De esta forma se clasificó el Anderlecht por segundo año consecutivo para la Final Four, de esta forma volvió a tropezar el Barcelona con la misma piedra.

Faes, central y capitán de Bélgica. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

El PSG se estrena en la Final Four

El campeón francés se clasificó para las semifinales de la Youth League por primera vez en su historia a pesar de no poder contar con uno de los mejores jugadores de esta generación, Augustin, que ha viajado con el primer equipo a Londres. El PSG dominó a la Roma durante todo el partido (3-1), comandado por un excepcional Yohann Demancy en la medular. El mediocentro galo repartió juego con criterio, cortó varios balones gracias a su colocación y dio las dos primeras asistencias del choque en dos acciones que la Roma no defendió demasiado bien. Ikone y Meïte también hicieron daño desde los extremos y Nkunku, que fue titular el pasado sábado en Montpellier, también exhibió su poderío para abarcar muchos metros en el centro del campo. En la segunda mitad Tumminello puso a la Roma de nuevo en el partido, pero el atentísimo Georgen evitó daños mayores gracias a su rapidez para cerrar el segundo palo y evitar un par de goles cantados. Casi sobre la bocina, Nkunku sentenció la eliminatoria con un golazo de falta que sitúa al PSG entre las cuatro mejores canteras del continente.

Alberto de Rossi, padre de Daniele. Foto: T.Martínez/MarcadorInt.

Foto de portada: www.rsca.be. \ Fotos del texto: T. Martínez, Guillermo Valverde, Edu Ferrer, todos los derechos reservados.

Related posts

Deja un comentario

*